Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Así fue el camino de la hazaña de Nairo Quintana en el Tour de Francia

El colombiano confirmó este domingo su segundo puesto en la clasificación general la ronda francesa.

El Tour de Francia, el del centenario, la carrera por etapas más importante del mundo, terminó este domingo con su tradicional paseo de los campeones, quienes en sus bicicletas recorrieron las calles empedradas de los Campos Elíseos de París, con un boyacense de protagonista, mirado por el planeta como la novedad, la sorpresa, la revelación de una competencia que para Colombia no se olvidará nunca: Nairo Quintana.

Luego de la última etapa de 133 kilómetros entre Versalles y París ganada por Marcel Kittel con tiempo de 3 h 8 min 15 s, llegó la hora de la premiación y qué orgullo de colombiano es ver a uno de los pedalistas nacionales subiendo en dos ocasiones al pedestal al cual mucho añoran llegar, pero que pocos han podido poner un pie en él. Un podio cuyo fondo es el Arco del Triunfo, construido entre 1806 y 1836 para conmemorar la batalla de Austerlitz, en el que la menuda figura de Nairo se vio al lado de la del gigante Chris Froome (campeón general) y casi igual a la de Joaquim Rodríguez (tercero), pues el español lo supera solo por dos centímetros.

Esta página gloriosa la comenzó a escribir el hijo de Luis y Eloísa el pasado 29 de junio en Porto, cuando el Tour del centenario partió para una jornada de 213 kilómetros. Ese día, las ilusiones del colombiano no eran muchas: ganar una etapa y pelear por la camiseta del mejor joven, pues a sus 23 años corría su primer Tour, sin imaginar que tres semanas después todo sería muy distinto. Ese día, Quintana terminó en el puesto 47 con el mismo tiempo del ganador, en la peor ubicación de la carrera del boyacense, pero luego comenzó a ascender puestos. Sólo había que esperar que la carretera se empinara, que la montaña llegara para que las cosas cambiaran. Y así fue.

El 6 de julio, el Tour tuvo su primera gran cita con el ascenso. Castres y Ax 3 Domaines, de 195 kilómetros, fue la jornada en la que el mundo conoció a Nairo. Durante el último ascenso de primera categoría, Quintana se mostró atacante. Como si ya hubiera corrido varias veces la prueba francés, Quintana sacó toda su artillería y comenzó a poner paso, aunque por delante Froome y Porte fueron los mejores. Nairo se ubicó octavo en la general a 2 min 2 s del keniata nacionalizado británico, que se enfundó la camiseta amarilla y no la volvió a soltar. De ahí en adelante, el colombiano nunca salió del ‘Top’ 10. Pero la alegría no terminó, ese 6 de julio, además de su ‘bautizo’ en el Tour, Quintana se apodero del liderato de los jóvenes, el que perdió cuatro días después en la contrarreloj entre Avranches y Mont-Saint-Michel, de 33 km.

La pelea con el polaco Michal Kwaitkowski con el reloj de por medio la perdió el colombiano, que cedió el liderato de los jóvenes, pero mantuvo el octavo lugar de la general, ganancia importante.

En una jornada que no quitaba ni podía, en la que el viento y la mala fortuna hicieron de las suyas, Quintana se quedó con el liderato del equipo Movistar. Un pinchazo de Alejandro Valverde, que era segundo en la general, le impidió volver al grupo por acción del fuerte viento. Al final, el murciano, a quien el Tour se le ha convertido en un maleficio, perdió 12 min 10 s, dejándole a Nairo la posibilidad de lucha por el podio, pues conservó el octavo puesto.

La parte definitiva

La montaña regresó al Tour el 14 de julio en la fracción entre Givors y el Mont Ventoux, en la que Nairo Quintana confirmó que lo que pasó en Ax 3 Domaines no fue casualidad. En el ascenso final, el pedalista colombiano se encargó de romper el grupo a 12 kilómetros del final. Pasó a comandar la etapa, pero de atrás como una ráfaga le llegó Froome, que lo mantuvo a paso y a cuatro km del final le lanzó el ataque que dejó en el segundo lugar del día a Nairo, quien subió al sexto de la general, a 5 min 47 s. La camiseta blanca, gracias a esa acción, fue recuperada por el boyacense.

Tras la jornada los análisis de los especialistas apareció el nombre de Nairo Quintana como un candidato a terminar en el podio y un ganador de etapa, pero su inexperiencia era la que los ponía a pensar, más cuando quedaba aún lo más difícil del Tour. En Gap, Quintana subió al quinto puesto, tras el mal momento del holandés Laurens Ten Dam.
El ciclista nacional afrontó uno de los duros y difíciles momentos de la carrera: la contrarreloj de 32 kilómetros en terreno quebrado, con dos premios de montaña de segunda categoría, en la que debía defenderse. Y así lo hizo. Nairo ocupó la sexta casilla en la jornada y siguió en el quinto puesto de la general, a solo 2 min 7 segundos del tercer lugar del podio en poder de Roman Kreuziger. Alpe d’Huez, un ascenso que le trae buenos recuerdos al ciclismo colombiano, era el indicado para que Nairo ajustara cuentas con sus rivales.

El 18 de julio partió la jornada de Gap y en el ascenso final, como siempre, Nairo y Froome fueron los protagonistas. Ataque va y ataque viene y Quintana terminó de tercer detrás del líder y de Contador. La noticia fue el retraso de Kreuziger y de Bauke Mollema, a quienes Nairo les ganó el puesto y se montó en el tercer lugar del podio, a sólo 21 s del español, segundo.

La última oportunidad para ganar la etapa y asegurarse en el podio era el sábado 20 de julio, el día del grito de Independencia e Colombia, un día que nunca será olvidado, pues Nairo saltó a sus rivales Froome y ‘Purito’ Rodríguez en el kilómetros final y pedaleó con el alma hasta la gloria, que estaba ubicada debajo de la pancarta de meta.

La etapa fue un victoria sensacional para Nairo, para Colombia, con la que logró el segundo lugar del podio, asegurar la camiseta de los jóvenes y enfundarse la de montaña, algo que no estaba en los planes, pero que se logró de ‘carambola’.

Así fue la gran historia de Nairo Alexánder Quintana Rojas en este Tour, al cual llegó como un novato y se va como un grande, levantando los brazos en el podio de París y con el Arco del Triunfo al fondo, en una imagen imborrable, que se guardará para siempre.

 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Deportes
Fecha de publicación
21 de julio de 2013
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad