Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Tras la mente de un asesino en serie

El antropólogo Esteban Cruz publica libro con perfiles de los asesinos más sonados del país.

 Asombrado por la fascinación que produce en la gente la manera en que funciona en la mente de los asesinos, que incluso ha dado pie para la creación de personajes como Hannibal, y de series como ‘Dexter’ o ‘Criminal Minds’, el antropólogo Esteban Cruz Niño se dio a la tarea de estudiar el fenómeno, acercando el zoom al caso colombiano. Fruto de este trabajo es el libro ‘Los monstruos en Colombia, sí existen’, en el que Cruz aborda el la temática de estos asesinos, a partir del perfil de los cinco más temidos de nuestro país.

¿Cómo se define un asesino en serie?

Es un ser humano que mantiene conductas antisociales y compulsivas, una persona sin moral que asesina sistemática y periódicamente. Un individuo que llena de dolor y causa un daño irreparable a la sociedad y que es casi imposible de resocializar. Algunos los estudios controvertidos los dividen en organizados y desorganizados. Los primeros son los más peligrosos; planean con detenimiento sus crimines, borran la evidencia y tienen un perfil detallado de sus víctimas. Los segundos atacan en medio de su locura y son capturados fácilmente, tienen ideas delirantes y graves problemas psiquiátricos.

¿Qué rasgos unen a este tipo de asesinos?

Son personas que torturan y matan a otros en calidad de indefensión. Generalmente han sido niños abusados en su infancia y muestran conductas agresivas desde sus primeros años como torturar animales. La mayoría son locuaces y convincentes. Estafan y engañan a sus víctimas, tienen un record criminal que incluye varios delitos, se ven inofensivos y amables. El fenómeno existe en todo el mundo y muchos estudios apuntan a que enfermedades como la psicopatía hacen parte del coctel que produce estos monstruos.

Luego de su investigación, ¿qué rasgos creen que identifican al asesino en serie colombiano?

Son personas extraídas de la pobreza y la desigualdad social que azotan al país. Son viajeros incasables, tres de ellos llegaron hasta Ecuador, uno a Brasil y otro a Perú. Guardan trofeos o fetiches de sus víctimas para recordar sus nefastas acciones. Muchos se identifican con el mal, se proclaman seguidores de Hitler o Campo Elías Delgado (Pozzeto). En el libro, el lector podrá detalles insospechados sobre estos criminales, penetrando en su mente y entendiendo la forma en que piensa un monstruo.

¿Qué estrategias de encantamiento utilizan con sus víctimas estos asesinos?

Engañan a sus víctimas utilizando su encanto y manipulando los valores de la sociedad; Garavito se hacía pasar por cura y discapacitado, Daniel Camargo Barbosa ‘El Sádico del Charquito’, por pastor cristiano, Manuel Octavio Bermúdez ‘El monstruo de los cañaduzales’ vendía helados en los parques infantiles de Palmira cuando lo capturaron después de matar y violar a más de 20 niños. Se redimen falsamente convirtiéndose en cristianos o católicos devotos en las cárceles, se hacen pasar por enfermos mentales para evadir la justicia y culpan a la sociedad de sus actos. No son inteligentes pero son astutos y estafadores.

¿Es posible que repitan sus conductas, una vez quedan en libertad?

Totalmente, no hay un solo caso de resocialización en el mundo. Lo terrible es que nuestra justicia no está preparada para este fenómeno, como cuento en mi libro. Cinco de estos personajes asesinaron a más de 500 personas inocentes. Increíblemente, Pedro Alonso López, que fue catalogado durante mucho tiempo como el peor asesino en serie en la historia del mundo fue dejado en libertad después matar, violar y torturar a más 300 niñas y nadie sabe su paradero, el problema es que eran niñas pobres y no hijas de un agente de la DEA. En mi libro se cuentan detalles sobre el caso y sobre la mente de este criminal que habían pasado inadvertidos.

¿Estaría de acuerdo con la pena de muerte para ellos?

No, pero si en la cadena perpetua. No tanto por el castigo, sino por la justicia que representaría para los familiares de las víctimas y por el efecto protector de la medida. En Colombia nuestro sistema penal es un desastre, la impunidad bordea el 70 por ciento y las cárceles están al 100 por ciento. La pena de muerte convertiría al estado y los jueces en asesinos, ese no es un buen ejemplo para la sociedad.

¿Qué hacer ante la ausencia de política criminal que hay?

No hay acumulación de penas para delitos grotescos como estos. En la investigación describo minuto a minuto el caso de Rosa Elvira Cely. Su asesino Velasco Valenzuela, fue dejado en libertad después de asesinar a una mujer de forma salvaje un par de años atrás y mientras cumplía con su condena violó a sus hijastras. Una mujer lo denunció por abuso y esa misma noche salió libre. Garavito cumple menos de un mes de cárcel por cada niño que torturó y asesinó salvajemente, y como van las cosas el ‘Monstruo de los Cañaduzales’, Manuel Octavio Bermúdez, estará en las calles en menos de 10 años. Nuestro sistema penal debe reformarse para proteger a nuestras niñas y niños, pues como el lector podrá descubrir en el libro en Colombia los monstruos sí existen.

¿Cuál fue el principal desafío a la hora de contar las historias, para hacerlas llamativas desde el punto de vista narrativo?

Fue un proceso de dos años, investigando y revelando cosas impensadas. Descubrí que Daniel Camargo Barbosa ‘El Sádico del Charquito’ quien mató a más de 150 muchachas, escapó de la Isla Gorgona y mantuvo en jaque a todo Ecuador, encontré fragmentos de su diario personal y reconstruí su vida, para poder entender el origen del mal. Al igual que los demás homicidas que estudie en el texto. Pero el principal desafío fue enfrentar la carga de dolor que produjeron estos personajes. Tratar de narrar las más horrendas aberraciones con ética y objetividad, sin caer en el morbo pero mostrando la realidad. Es algo que debe descubrir el lector al tiempo que se introduce en la mente y la historia de estos asesinos en serie.

Cinco asesinos

- Pedro Alonso López (‘El Monstruo de los Andes’): considerado por muchos criminólogos como el peor asesino en serie de la historia, asesinó y violó a más de 300 niñas y en la actualidad se encuentra libre.

- Daniel Camargo Barbosa (‘El Sádico del Charquito’): asesino a más de 150 mujeres en Colombia, Brasil y Ecuador, Escapó de la Isla Gorgona y hablaba perfectamente inglés y portugués.

- Luis Alfredo Garavito Cubillos (‘Garavito’): un personaje nefasto en la historia de Colombia, un peligro para la sociedad. Se cree que asesino a más de 200 niños.

- Nepomuceno Matallana (‘El Doctor Mata’): un criminal que paralizó al país durante los años 40 del siglo XX. Se cree que asesinó y estafó a más de 20 personas, se hacía pasar por abogado y logró codearse con la aristocracia bogotana.

- Manuel Octavio Bermúdez (‘El Monstruo de los cañaduzales’): fue capturado en el valle del cauca a comienzos de este siglo mientras se vendía paletas en los parques infantiles. Asesino a más de 20 niños y podría quedar en libertad en

Ficha técnica del libro

Los monstruos en Colombia, sí existen

Esteban Cruz Niño

Editorial Grijalbo

264 páginas

$ 34.000

CARLOS RESTREPO
REDACCIÓN CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación
9 de julio de 2013
Autor
CARLOS RESTREPO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad