Obama hace firme defensa de espionaje a través de llamadas e internet

Obama hace firme defensa de espionaje a través de llamadas e internet

Agencias de inteligencia de EE. UU. monitorean llamadas telefónicas y compañías de internet.

8 de junio de 2013, 02:30 am

San José (AFP). El presidente Barack Obama hizo ayer una firme defensa de los programas de monitoreo de llamadas telefónicas, al afirmar que son legales y garantizan a los estadounidenses que “nadie escucha sus llamadas telefónicas”.

En sus primeras declaraciones desde que estalló la polémica por las revelaciones de la prensa sobre el espionaje masivo de datos, Obama dijo que es necesario balancear la seguridad nacional con la privacidad de las personas, aunque apuntó que es correcto que ese balance sea objeto de debate.

“Los programas de los cuales se ha hablado estos dos últimos días en los medios son secretos en el sentido de que son clasificados. Pero no son secretos en el sentido de que, en el caso de las llamadas telefónicas, todos los miembros del Congreso han estado al tanto”, declaró Obama en San José (California).

“La comisión ad hoc de inteligencia (en el Congreso) está plenamente informada del objeto de estos programas (...) que fueron autorizados por amplias mayorías de ambos partidos desde 2006”, agregó.

Obama se refería a los dos programas secretos de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA): uno comprende el registro desde el 2006 de datos de llamadas telefónicas en Estados Unidos realizadas a través del operador Verizon, y probablemente otros, como AT&T y Sprint, como informó ayer The Wall Street Journal.

El segundo, llamado PRISM, intercepta las comunicaciones de internautas extranjeros situados fuera de Estados Unidos en nueve grandes firmas, entre ellas Facebook.

En un intento de garantizar a los estadounidenses la protección de sus datos privados, Obama también prometió: “Nadie escucha sus llamadas telefónicas. No es esto de lo que se trata el programa”, dijo.

“La gente puede quejarse de que esto es el Gran Hermano y de que se nos ha ido de las manos. Pero cuando miras los detalles, creo que hemos alcanzado el equilibrio correcto”, dijo.

Los miembros de esta comisión de inteligencia “examinan los números de teléfono y la duración de las llamadas. Y no se fijan en el nombre de las personas. No examinan el contenido. Pero analizando los datos pueden dar con pistas sobre personas que podrían haber recurrido al terrorismo”, detalló.

“Si alguien en el Gobierno quiere ir más lejos (...) debe acudir ante un juez federal”, dijo Obama.

A pesar de sus explicaciones las críticas no cesan. Congresistas y asociaciones de protección de las libertades civiles criticaron al Gobierno por considerar que se ha “extralimitado” en labores de espionaje.

Por su parte, las nueve empresas cibernéticas implicadas han desmentido que concedan a los servicios de espionaje acceso a los datos de sus usuarios, como informan The Washington Post y The Guardian.

Las firmas coincidieron en que cuando el Gobierno les pide datos de sus clientes, debe mediar una orden judicial.

AFP