'Nueva directiva de Globovisión no sabe de periodismo'

'Nueva directiva de Globovisión no sabe de periodismo'

'Kico' Bautista, de los periodistas más reconocidos del canal, dice que lo sacaron por ser opositor.

27 de mayo de 2013, 10:46 pm

Francisco ‘Kico’ Bautista fue, hasta el pasado viernes, una de las figuras más importantes del canal venezolano de noticias Globovisión y una de sus voces más críticas hacia el gobierno nacional.

Ese día fue despedido, lo que corrobora el inminente cambio de línea editorial del canal tras su venta y posterior compra por parte de un grupo de empresarios –dos abogados y un corredor de bolsa- quienes tendrían conexión con el gobierno nacional.

Aunque inicialmente se creyó que la nueva directiva del canal respetaría el espíritu informativo que lo caracteriza, la renuncia del director Vladimir Villegas, incluso antes de haber asumido el cargo, y visibles cambios en la distribución y duración de las noticias levantó sospechas entre la oposición venezolana, que tiene en el canal prácticamente su única fuente de noticias y conexión con la opinión diferente a la “revolución bolivariana”.

Sospechas que parecen corroboradas con el despido de Bautista, que ha generado un fuerte descontento dentro y fuera del canal.

Con Bautista renunció la gerente de información y los periodistas del programa “Buenas Noches”, liderado por Bautista como productor nacional independiente.

Los venezolanos decidieron protestar sustrayéndose de la cuenta oficial de Twitter del canal, @globovision, que desde el viernes ha perdido alrededor de 300.000 seguidores. “Globovisión es una pasión muy grande porque expresa un sector muy grande, mayoritario, que no tiene cabida en los medios oficiales”, señala.

-¿Cuál fue exactamente la razón que le dieron para despedirlo de Globovisión?

Ese día (el viernes) teníamos las grabaciones de un acto de Henrique Capriles que no fueron transmitidas durante todo el día, cuando antes nosotros transmitíamos este tipo de material en vivo y en directo durante horas.

El canal tomó la decisión de no transmitir a los líderes políticos en vivo, ni los del gobierno ni la oposición. ¿Cómo es que a un canal de noticias se le prohíbe transmitir en vivo la inmediatez de la noticia?, ¿qué clase de periodismo es ese?, ¡por Dios! Claro, a los del gobierno no les hace falta eso porque tienen todos los medios del Estado y tienen las cadenas. En el programa “Buenas Noches” decidimos pasar parte del material. La inmediatez es inherente al periodismo y ha sido una fortaleza del canal durante todos estos años.

-¿Y fue por eso que lo despidieron o por expresar su preocupación por la salida del programa del diputado Ismael García?

Yo tengo los textos de mi jefe inmediatamente superior donde me dice que me botan por lo de Capriles y por los trinos que escribí sobre el despido de Ismael García (del programa Aló, Venezuela). Pero ellos ahora dicen que es por lo de García, pues Capriles los puso en evidencia con sus trinos del domingo en la noche, en los que aseguró que le impusieron un veto.

La nueva directiva dice que la medida es para todos los líderes políticos, pero es evidente que es para afectar fundamentalmente al gobernador de Miranda, y es evidente que me aplican la misma medida por haber transmitido imágenes de su acto.

-¿Alguna vez la nueva junta directiva explicó cómo sería la nueva línea editorial?

Ellos hablaron en una Asamblea y dijeron que querían colocar al canal “en el centro”, de vuelta a sus orígenes, que el canal ya no sería un partido político (que vale decir que nunca lo fue), pero que mantendrían los programas anteriores, que nadie sería despedido, que todo sería lindo. Sin embargo, yo no creo que el equilibrio -50% para uno y 50% para otro- sea una forma de hacer justicia en las condiciones actuales en las que están los medios en Venezuela.

-¿Cómo describiría esa situación?

El gobierno tiene la tesis de la “hegemonía comunicacional”. Ellos esperan que poniendo el volumen más alto de su punto de vista dominarán a la sociedad e impondrán su pensamiento. Esa tesis incluso se aplicó a la formación del Partido Socialista Unido de Venezuela y produjo la disidencia de varios partidos que estaban en la coalición del gobierno. Con esa excusa tienen el 72% del espectro radioeléctrico, según lo ha señalado el investigador Marcelino Bisbal de la Universidad Central de Venezuela. Han ido controlando y comprando medios. Sabemos que están ofertando y existe una boliburguesía -gente que ha acumulado enormes fortunas durante este gobierno chavista- que está comprando medios porque cree que a través de ellos puede defenderse y hacer negocio.

Frente a eso la sociedad venezolana ha venido protestando y abriendo nuevos espacios. Mi salida de Globovisión y distintos periodistas que también se fueron (como la directora María Fernanda Flores) llevará a la formación de nuevos medios. Nosotros abriremos un medio impreso y una televisora por Internet. La vida siempre se abre camino.

-Sin embargo, Globovisión es percibida como la última ventana que quedaba para mostrar el punto de vista de la oposición.

Lo que hacía fuerte a Globovisión no era su señal. Globovisión es un canal de cable cuya señal en vivo solo salía en Caracas y Valencia, que no representan ni el 10% del país. Pero era su política informativa la que lo convirtió en un espacio líder. A la hora de informar, y según la última encuesta de Datincorp, Globovisión supera a Venevisión que es un canal enorme que tiene señal en todo el país. ¿Qué hacía fuerte a Globovisión? La veracidad. Sus periodistas y su audiencia. Al menos esas dos cosas no se perderán.

-¿La postura de la nueva directiva cambió tras la reunión de la semana pasada con el presidente Nicolás Maduro?

Es sospechoso que luego de un discurso inicial de tolerancia, de que nos aumentarían el sueldo, de que iban a respetar a todo el mundo, después de la reunión con Maduro se decide mi salida y la ocurrencia de una serie de incidentes que indican una radicalización. Esa directiva llegó a acabar con el canal tal como lo hacíamos y lo conocíamos. No saben nada de periodismo.

VALENTINA LARES MARTIZ
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
CARACAS