Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Oración a Santa Laura

Madre Laura, si deseas cortar oreja, rabo y pata como primera colombiana en subir a los altares, tus devotos esperamos que nos depares algunos milagritos urgentes:

Estaremos eternamente agradecidos contigo si los colombianos volvemos a morir de pulmonía, no de plomonía.

Nos merecemos que alebrestados en armas como ‘Timochenko’, ‘Gabino’ y demás amigos íntimos del horror empiecen a tramitar sus pensiones de jubilación. (Si convierten los fierros en chatarra, me alquilo para darles clases gratuitas sobre la forma de descifrar los semáforos y leer el paisaje urbano.)

Acaba de una vez por todas con el beneficio de la casa por cárcel porque, injustamente, con esta figura, toda la familia del pillo de turno queda en prisión domiciliaria. No hay derecho a tener esa clase de santísimo expuesto a toda hora.

Manda de vacaciones perpetuas a las musas de Roy Barreras para que no nos siga afrijolando “poemas” que llegaron a desplazar los versos de doña Amparo Rodríguez de Turbay.

A quienes nos ganamos la vida escribiendo, regálanos la prosa de Pablo Coelho para vender millones de libros. Una vez hayamos engordado la cuenta bancaria, regrésanos a nuestra precaria escritura.

Magnífico regalo sería que en Colombia la gente se “honradezca” primero y se enriquezca después. No al contrario, como lo proclamó alguna vez don Tomás Rueda Vargas.

Te tengo este chicharrón, santa paisana jericoana de mi abuela Amalita: pídele al procurador Ordóñez que diga sí o no, como Cristo nos enseña: ¿hubo holocausto nazi? Por lo pronto calla.

Madre, nos merecemos otro Juan Manuel Santos que nos gobierne cuatro años con estrategia de callado ajedrecista o de proletario jugador de tejo, no de jugador de póquer. Y que su sucesor, si es el caso, también le ponga conejo, como hizo él con Uribe.

Celebraríamos que los jugadores de la selección no sufran amnesia parcial de fútbol en la fase final de la clasificación al mundial. No estamos preparados para ese tsunami anímico.

Te rogamos que ‘Márquez’ y Tanja, la holandesa y arma secreta de las Farc, se escapen por la escalera de incendios y se vayan a bailar boleros en Dos Gardenias, en La Habana, y no vuelvan nunca. La paz estaría a la vuelta de la esquina. Amén.

Óscar Domínguez Giraldo
www.oscardominguezgiraldo.com

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
20 de mayo de 2013
Autor
Óscar Domínguez Giraldo

Publicidad

Paute aqu�