'Se reabrirán los archivos para conocer qué pasó en Armero': Icbf

'Se reabrirán los archivos para conocer qué pasó en Armero': Icbf

Hablan el Bienestar Familiar y la Fundación Armando Armero sobre los niños perdidos en la tragedia.

'Se reabrirán los archivos para conocer qué pasó en Armero': Icbf
6 de mayo de 2013, 04:35 am

En próximos días, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf) abrirá tanto el libro rojo como los archivos de esa época de la regional del Tolima con el fin de que los familiares de los damnificados puedan revisarlos e investigadores puedan reconstruir la historia de lo que realmente sucedió tras la avalancha de Armero (Tolima), por la que fallecieron unas 25.000 personas el 13 de noviembre de 1985.

Así lo hace saber Camilo Andrés Domínguez, director de Protección del Bienestar Familiar, quien le dijo a ELTIEMPO.COM que se está ajustando varios convenios con la Universidad de Ibagué y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh) para que se analicen los documentos y se pueda hacer un gran informe sobre lo que realmente sucedió en Armero tanto con los niños, como con la atención que pudo prestar el Instituto en la emergencia con el fin de “no repetir errores” en futuros eventos.

El Bienestar Familiar también ha venido conversando el tema con la Fundación Armando Armero, que ha reunido en la última década información valiosa sobre más de 80 familias que están buscando a sus hijos y que tienen indicios de que están vivos. (Lea también: Los secretos del libro rojo, el triste álbum de los niños de Armero)

El periodista Francisco González, cabeza de la fundación, dice que representa a las familias y que solo se permitirá entregar la información si él mismo, con acompañamiento de veedores, revisan el libro rojo y hacen los cruces necesarios. Así mismo, se ha quejado de que, durante años, el Ibcf no ha prestado atención a las solicitudes de información de los padres que perdieron a sus hijos en Armero. ELTIEMPO.COM habló con Domínguez y González, respectivamente, sobre lo que pasó y lo que sigue.

‘Muchos niños quedaron en la deriva’: Director de Protección del Icbf

Hay familiares que han denunciado que hubo niños que se vendieron y que se regalaron. ¿Qué evaluación han hecho de estas denuncias?

Es un evento que sucedió hace 27 años. En ese momento de la emergencia muchos niños quedaron a la deriva y no todos llegaron al Instituto. Vamos a revisar con las familias si sus hijos realmente pasaron por el Instituto. El objetivo es que nada de esto se vuelva a repetir y podamos crear los protocolos necesarios para afrontar una tragedia de ese tamaño. Con el Icahn y la Universidad de Ibagué vamos a hacer un esfuerzo de recuperación histórica, y lo que queremos determinar es cuáles fueron los pasos antes de la emergencia y después de esta. También, vamos a interceder ante la Cancillería y los organismos de socorro para revisar los archivos. Por ejemplo, en el Ministerio de Relaciones Exteriores vamos a revisar las salidas de menores en esa época.

¿Tienen evidencias de los errores que se pudieron haber cometido?

Las familias tienen esperanza e ilusión, pero no es fácil poder determinar si el niño falleció o fue rescatado. Un primer paso inmediato será revisar el libro rojo. La Fundación Armando Armero tiene una lista de familias que buscan a sus hijos.

¿Qué se pueden encontrar en el libro rojo? ¿Por qué tiene reserva?

Las adopciones tienen reserva para proteger al propio niño o niña. El libro solo es un paso de esta investigación. Allí, la mayoría son casos de menores que fueron reintegrados a sus familias. Pero queremos revisar todas las adopciones que se hicieron en esa época. Vamos a hacerlo de manera organizada, lo vamos a hacer con rigor, con la debida confidencialidad. Nos comprometimos para hacerlo a partir de esta semana. Hoy, el principal obstáculo es no tener la lista que tiene la Fundación Armando Armero. Pero queremos trabajar con ellos para poder empezar a hacer la evaluación con los datos que ahí. Es un esfuerzo que no se ha hecho en Colombia. Es reabrir los archivos de hace mucho tiempo.

¿Por qué los niños no llegaron al Icbf?

Eso es lo que queremos saber. Es que la emergencia estuvo atendida por organismos de socorro, ONG y manos privadas que llegaron allá. Fue un enorme propósito de proteger a los niños, pero muchos de ellos no pasaron por el Icbf.

¿Entonces qué evaluación hacen de cómo se atendió la tragedia?

En 1985, Colombia no tenía los instrumentos constitucionales e institucionales que tiene hoy. En la actualidad se cuenta con los protocolos robustos que no existían en ese momento. La capacidad era mucho menor.

‘Los familiares fueron olvidados durante años’: Fundación Armando Armero

¿Qué ha pasado estos últimos 27 años con los familiares que aún tienen la ilusión de encontrar a sus hijos?

Las madres y padres de los niños perdidos de Armero duraron 26 años mandando cartas y llamando al Icbf para que les dijeran qué había pasado con sus niños. Nunca recibieron respuesta. Fueron olvidados durante años. Y solamente cuando la Fundación comenzó a visibilizar a las madres y a representarlas ante las instancias del Estado fue ahí cuando el Icbf puso la cara hace cinco meses. Nos salieron que debíamos entregar las listas de nosotros para que ellos averiguaran. Nosotros dijimos que no vamos a entregar la lista de las 86 familias que están buscando a sus hijos, sino que las cotejaríamos juntos y paralelamente con el Icbf, y con la veeduría de un grupo de periodistas. Es un proceso más transparente. Este es un acto humanitario. Después nos dijeron que pasáramos un proyecto de investigación, el cual lo presentamos en enero. Sin embargo, el presupuesto está muy por debajo de lo que se necesita para hacer una indagación seria y responsable. En eso estamos.

¿Qué pistas daría el libro rojo de armero?

Hay que cotejar los nombres para sacar las primeras conclusiones. Sin embargo, sabemos que pueden existir más libros rojos en otras zonas del país a donde llegaron niños de Armero. Por eso hay que hacer más investigación para que resulten más casos de niños. Entre más menores encontremos, más posibilidades existen para estas familias de saber lo que pasó. Estamos claro que hay que hacer un proceso honesto y transparente para el beneficio del país. Esto puede generar protocolos para el manejo de los menores en casos de desastres naturales y que esto no se vuelva a repetir.

¿Cómo llegó a investigar lo que pasó con los niños de Armeros?

Yo soy de Armero. De hecho mi padre murió en la avalancha y en un momento pensé en darle impulso a la memoria histórica del municipio porque se estaba perdiendo. La Fundación nació de una tesis de grado de una maestría que hice en España en políticas culturales y desarrollo. Entonces se juntaron los dos elementos para cualquier investigación: lo emocional y lo profesional. Y a uno le ha dado más ganas de trabajar cuando el Icbf y el Estado les ha cerrado las puertas a estas madres. El Estado no me ha dado cinco centavos.

ANDRÉS GARIBELLO
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM
garand@eltiempo.com