El país 'no está listo para extranjerizar la tierra', advierte experto

El país 'no está listo para extranjerizar la tierra', advierte experto

Investigador Jorge Garay dice que Colombia debe crear regulación para afrontar estos procesos.

El país 'no está listo para extranjerizar la tierra', advierte experto
27 de abril de 2013, 02:09 am

Por la falta de una normatividad y una institucionalidad que regulen los procesos de extranjerización de tierras, Colombia “no está lista” para afrontar este proceso.

Así lo advirtió Jorge Garay, uno de los economistas que mejor conocen el tema de tierras, quien participó en el foro ‘Territorio, extranjerización y acaparamiento de la tierra’, organizado por la Casa Editorial EL TIEMPO y el Incoder.
En el marco de este evento, el propio Gobierno reconoció que falta una legislación clara sobre este tema.

¿En qué va la extranjerización de tierras en Colombia?

Un hecho para destacar es que se está produciendo una relativa extranjerización en términos de que sí hay una inversión extranjera en el campo colombiano. Ha venido realizándose en los últimos años, pero no hay una regulación, una institucionalidad y una normatividad suficientemente desarrolladas para regular estos flujos.

¿Qué quieren los extranjeros de la tierra colombiana?

Buscan desarrollar proyectos agroindustriales, que les sirvan para abastecer en buena medida la demanda creciente de sus mercados de origen. Claro que estas tierras también las usan grupos económicos colombianos que ingresan en mercados, como el agroindustrial y el de agrocombustibles. Además, a través de commodities, tienen posibilidades de reducir riesgos y aumentar ganancias con la tenencia de esas tierras. Hacen negocios con la tierra y con el producto de la tierra.

¿Colombia corre algún riesgo con los procesos de extranjerización de tierras?

La extranjerización es una tendencia de la globalización, ante la presión y la demanda de ciertos países con poblaciones crecientes, como China o India, que ven la necesidad de hacer nuevos contratos de derechos reales de superficie para titularizar tierras en otros territorios. Colombia es un mercado potencial e importante en este campo, pero en el país no existe una normatividad detallada.

¿Se sabe cuántas hectáreas tienen los extranjeros?

Dado que no hay un esquema regulatorio taxativo, infortunadamente tampoco hay una exigencia estricta fiscalizada sobre la totalidad de la inversión extranjera en tierras de Colombia. Se debe reconocer que hay registros de inversión extranjera ante las autoridades responsables, pero no representan la totalidad. Es más, la Superintendencia de Notariado, en las matrículas y escrituras de cada predio, no tiene un registro de si hay o no inversión extranjera.

¿Cuáles son las regiones donde ponen más los ojos los inversionistas extranjeros?

Se conoce el fenómeno de la altillanura, donde hay macroproyectos de grupos nacionales y extranjeros para la producción de agrocombustibles y otros productos. También hay regiones en la Costa Atlántica y en la zona andina, pero como país no tenemos un panorama claro de cómo podría ser la territorialización de una eventual incursión masiva de capital extranjero sobre la tierra.

¿Colombia está quedada en la regulación de tierras?

Totalmente. Si el país decide avanzar hacia la globalización, también lo debe hacer en la implementación de la institucionalidad y la normatividad que exige la construcción de un mercado de tierras abierto al exterior.

¿El país está preparado para enfrentar la extranjerización?

Tiene que desarrollar la institucionalidad, pero hoy en día Colombia no está preparada. Debemos evitar los costos e inconvenientes que esto puede tener a largo plazo, por el impacto sobre las comunidades campesinas y la territorialidad del país.

¿Cómo regular el tema?

En las regiones donde ha habido despojo, y hoy hay informalidad en la tierra, debería haber una excepcionalidad por determinado tiempo para que no se pueda crear un mercado libre de tierras hasta que se den las condiciones. Además, en las regiones donde no haya violencia o despojo, hay que establecer una regulación para que el Estado y los particulares puedan tener una distribución equitativa de la renta del suelo. También, se debe buscar que los productores de las tierras tributen por las ganancias que obtienen por el agro.

REDACCIÓN POLÍTICA