Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Gitanos, pueblo que se resiste a desaparecer

La comunidad, asentada en Sabanalarga (Atlántico), contó las necesidades que enfrentan.

El lunes pasado se celebró el Día Mundial de los Gitanos, y en el municipio de Sabanalarga permanece, desde hace cerca de 50 años, una de esas comunidades que en medio de la pobreza y la falta de reconocimiento como pueblo se resisten a desaparecer.

Sharon Awad Gómez es la líder de esta comunidad, que también es víctima del conflicto armado, pues la han arrinconado a vivir en un solo lugar sin poder continuar con su condición natural de nómadas.

¿Cuál es la situación del pueblo gitano en Sabanalarga?

La realidad es dura y ha provocado desmejoras en nuestras actividades. Esto debido a la inseguridad y problemas sociales que atraviesa el país. Vivimos en casas rentadas pasando mucha necesidad, nuestros niños venden minutos de celular o manejan mototaxi, porque no hay trabajo.

¿Siguen ejerciendo sus oficios tradicionales?

Si, los hombres se dedican al comercio, compra y venta de animales. A la fabricación manual de montajes de caballo, mientras que las mujeres leen la mano.

¿Con estas actividades les alcanza para conseguir el sustento?

No podemos competir contra las grandes industrias. Mientras un gitano hace una silla, en una fábrica producen 1.000. Las mujeres tampoco pueden ejercer su labor de quiromancia, pues han aparecido una gran cantidad de falsos adivinos que han dañado el negocio.

¿Cómo los golpea el conflicto armado?

No somos víctimas porque no nos han matado a nadie. El único problema es el lugar donde realizamos nuestras labores, pues salimos a las zonas rurales y los grupos que se encuentran en esos sitios nos advierten que nuestro trabajo allí no es necesario. Ya no tenemos zonas seguras. Somos desplazados.

¿Ya no son un pueblo nómada cómo sus ancestros?

A través de la historia nos hemos caracterizado por ser nómadas, pero la situación ha cambiado. La realidad ha influido en nosotros provocando temor en nuestra comunidad. Ya no podemos quedarnos en carpas. Ahora tenemos que buscar lugares más seguros como casas, podemos decir que ahora somos seminómadas.

¿Qué mantienen intacto de su cultura?

El idioma, que lo enseñamos a través de la transmisión oral: la madre le habla al niño desde sus inicios en romanes (lengua nativa). No hay escritos debido a que los gitanos no asisten a las escuelas, nuestra cultura es oral. La gastronomía se conserva a través de las reuniones que se celebran en casa de algún miembro.

La situación cambió

La líder de la comunidad en Sabanalarga, Sharon Awad Gómez, tiene su pedido para el Gobierno Nacional:

"Lo principal es obtener una vivienda. La situación ha cambiado y nuestra tradición de permanecer en constante movimiento ha desaparecido, debido la realidad que atraviesa el país. El último invierno arrasó con nuestras chozas que se ubicaban cerca de los ríos. También queremos ser diferenciados al momento de ser atendidos en los puestos de salud. Estamos gestionando para que haya una evidencia que nos permita ser identificados como una comunidad gitana. Por último necesitamos sitios en los cuales podamos realizar nuestros trabajos para poder generar ingresos".

Leonardo Herrera Delghams
Enviado especial de EL TIEMPO
Sabanalarga (Atlántico)

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
13 de abril de 2013
Autor
LEONARDO HERRERA DELGHAMS

Publicidad

Paute aqu�