A Londres le gustaría importar la ciclovía

A Londres le gustaría importar la ciclovía

Expertos compartieron en Bogotá su experiencia en transporte integrado.

A Londres le gustaría importar la ciclovía
13 de abril de 2013, 12:06 am

La experiencia de Londres en transporte es avasalladora: hace 150 años construyeron la primera línea de su red de metro, hace 13 integraron el transporte público (incluido el fluvial) y hace 10 años hacen cobros por congestión. Aun así, parece que Bogotá aún tiene qué enseñar.

Simon Buxton, director de transporte de superficie de Transport for London (TfL), y Jon Hodges, director general de ese sistema, estuvieron en la capital colombiana y, tras pasear por la ciclovía el domingo pasado, dijeron estar "muy impresionados".

TfL es el ente público-privado encargado de gestionar el sistema de transporte. Controla desde los buses, barcos, trenes y taxis, hasta las políticas para ciclas y peatones. Desde el año 2000, han incrementado el uso del bus en un 40 por ciento, el del metro en un 7 por ciento y las bicicletas un 100 por ciento y, para bien de la descongestión vehicular, se desestimuló el uso del carro particular un 7 por ciento.

¿Cómo integrar el transporte público con éxito?

Lo principal es pensar a dónde se quiere ir, qué medios de transporte quieren desarrollar y qué visión de sostenibilidad tienen. Por ejemplo, si buscan expandir la red de buses, hay que pensar cómo llegar a los buses y construir cicloparqueaderos y andenes.

¿En Londres se hace política con proyectos de movilidad?

Nos distanciamos de eso. Prueba de ello es que el 80 por ciento de los londinenses no querían los cobros por congestión, pero se implantaron de todas formas. Al final la gente entendió que es más rápido viajar en metro, en bus o en bicicleta. Además, si se elimina, se pierde una fuente de ingresos y empeora la movilidad.

¿Quisieran construir el metro de Bogotá si se destraba el proyecto?


No TfL, pero tal vez sí el gobierno británico a través de su embajada, que está en una campaña para promover los negocios y la internacionalización de Inglaterra, además de expandir nuestra cadena de insumos.

¿Pretenden traer buses híbridos a Bogotá?


La embajada británica está interesada en hacer contactos y expandir su cadena de producción para el transporte. En junio traerá a Bogotá un bus 100 por ciento tecnología inglesa. En Londres tenemos unos 400 buses híbridos, con los que ahorramos entre el 40 y el 60 por ciento en combustible.

¿Qué exportarían de Bogotá para Londres?

No tenemos sistemas como TransMilenio ni una ciclovía. El domingo la visitamos y estamos muy impresionados. Tanto que nos gustaría implementar algo así a nuestro regreso.

Cobros por congestión, la mina de oro

En el 2003 la Alcaldía de Londres y TfL impusieron un sistema de cobros por congestión para carros particulares. Antes, el desarrollo del sistema requirió 5 años de trabajo. Diez años después, este modelo ha recaudado 1,2 billones de libras esterlinas, que se han reinvertido en la red de buses, vías y puentes, seguridad vial y transporte sostenible.

¿Cómo funcionan los cobros por congestión en Londres?


Hay un área de 21 kilómetros cuadrados cuyas entradas y salidas son vigiladas por cámaras que leen las placas. Cada vehículo paga 10 libras diarias para entrar y salir de la zona cuantas veces quiera.

¿Fue fácil de hacer?


Implementar el sistema costó 160 millones de libras, pero antes de esto pasamos 3 años mejorando el transporte público: se expandió y mejoró la red de buses y bajamos los precios del subterráneo, y un año antes de empezar hicimos campañas para que la gente conociera el sistema, las tarifas y formas de pago.

¿Cuáles son los beneficios?

Además de recaudar dinero para la movilidad, mejoró la calidad del aire, se redujo la congestión y se estimularon el uso de la bicicleta y el hábito de caminar.

NATALIA GÓMEZ CARVAJAL
REDACCIÓN BOGOTÁ