Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'Convivir', las dueñas de la ilegalidad del Centro de Medellín

Estos grupos armados ejercen control territorial en 42 sectores de la comuna 10.

En un pestañeo arranca la tapa del tanque de gasolina de un Twingo. La conductora ni cuenta se da. El habitante de calle corre despavorido por entre los carros. Mira hacia atrás, sabe que si lo ven, la acción le puede salir cara. Obtiene la victoria: cruza la esquina.

El miedo no era para menos. Pese a que la escena es el día a día del centro de Medellín en esa calle –entre el Palo y la 47–, rondan ocho hombres que son la ‘ley’.

“La ‘Convivir’ ya tiene todo controlado. Esto era peor: un atracadero y matadero, pero ya se puede andar medio tranquilo. El que robe, como ese ‘man’, está ‘marcando’”, inquiere un propietario de una cafetería que también fue testigo del hecho.

Y es que según un estudio del Centro de Consultoría de Conflicto Urbano C3, en la comuna 10 existen 42 ‘Convivir’ que controlan los negocios ilícitos que allí se mueven. “Se dedican al mantenimiento y protección de las casas de vicio, a las ‘vacunas’, al expendio de drogas, a la explotación sexual infantil, organizan rifas ilegales”, asegura Luis Guillermo Pardo, presidente del C3 y exasesor de Paz.

Nadie mueve un dedo –asegura él– sin su permiso: “En su territorio no se roba”, dice aclarando que si eso pasa es porque ellos mismos lo autorizan.
Eso lo sabe bien Ramiro*, miembro de una de estas organizaciones que se encarga de la “seguridad” de un sector del Centro que no mencionamos por su petición. “Al que robe por acá lo terapiamos (golpear)”.

De hecho según el estudio del C3 en el Centro habría 15 lugares en los que les “dan escarmiento” a quienes infrinjan el reglamento de las ‘Convivir’. Les llaman ‘Casas del terror’, famosas en la época paramilitar, donde torturaban y desmembraban personas.

Mientras camina por su ruta –tipo cuadrante como lo hace la Policía–, Ramiro saluda a cuanto comerciante –incluidos los de la lista de cobros– encuentra a su paso.

Con su trabajo, además de darle de comer a su familia, cree que está sirviendo a la ciudad, pese a que lo cobre. La tarifa oscila entre 25.000 y 125.000 pesos semanales y depende de la capacidad del negocio.

Ramiro no habla de su salario. “No les cobramos a los vendedores ambulantes porque ganan muy poquito, pero sí a los de las discotecas y negocios grandes (…) el que no quiere pagar, pues no pasa nada”, dice.

El estudio del C3 sostiene que las ‘Convivir’ del centro ganarían alrededor de 37.200 millones de pesos anuales ejerciendo su actividad ilícita: “Sin contar con el tráfico de drogas”, aclara Pardo.

La Personería de Medellín también conoce de la situación pero sostiene que éstas –que en su momento fueron una figura legal– realizan primero un ejercicio de persuasión en el que ofrecen seguridad: “De ahí pasan a las acciones ilegales (...) Si no las hacen ellos directamente, sí ejercen el control territorial en dónde sucede”, explica Jesús Alberto Sánchez, personero delegado para los Derechos Humanos.

Aunque Ramiro niega que sean dueños de plazas de vicio, las conoce casi todas así como los 'jíbaros' a él, puesto que admite que quien quiera vender drogas en su zona tiene que anunciarse antes, sino “se tiene que ir”, como lo hizo el ‘raponero’ que desafió el poder de los ‘vigilantes' del Centro.
*Nombre cambiado por petición de la fuente.

Tráfico de drogas genera violencia

En el Centro se cree que hay 80 plazas de vicio donde un cigarrillo de marihuana cuesta $1.000 y de cripa $2.000. Un bazuco (base de coca) cuesta mil. La cocaína entre $2.000 y $10.000 la bolsa.

Ese negocio hace que miembros de las ‘Convivir’ se enfrenten por territorio. Según la Personería, algunos son los dueños de las ‘plazas' y otros las protegen. Es tal la competencia que inclusive usan papeles de color distinto para diferenciar la droga de una plaza de otra.

‘Atacar las ‘ollas’ no es suficiente’

Para el personero delegado de Derechos Humanos de Medellín, Jesús Alberto Sánchez, no servirá de nada la actual intervención policial en las ‘Ollas’ de la ciudad –que comenzó la semana pasada– sino se desarticulan los actores armados (‘Convivir’) que controlan el negocio.

“La acción de la Fuerza Pública no logrará resultados capturando a los que solo venden la droga, deben atacar a la cadena, no solo la comercialización”, dijo.

De eso es consciente Luis Fernando Suárez, vicealcalde Gobernabilidad, Seguridad y Servicio a la Ciudadanía de Medellín.

No en vano hace un mes la Alcaldía y la Policía presentaron el Cuerpo Elite de Objetivos de Alto Valor, un grupo especializado compuesto por 6 fiscales 'bacrim', 25 agentes de la Sijín, 15 del CTI y un fiscal de la Unidad Nacional de Lavados de Activos y Extinción de Dominio.

“Su objetivo es desarticular las 10 Organizaciones Delincuenciales Integradas al Narcotráfico (dentro dónde están la convivir”, dijo Suárez recordando que los operativos en el Centro son constantes.

Por su parte, Luis Guillermo Pardo, del Centro de Consultoría de Conflicto Urbano (C3), en Medellín existe un “modelo dual de seguridad”.

“Eso hace que ‘Convivir’ y combos, que son lo mismo, sean miradas como autoridad e instrumento que dan seguridad en las calles. Inclusive, en algunos sitios los ven como jueces y mediadores de conflictos”, plantea el investigador social.

Encuesta revela alta percepción de inseguridad

Una encuesta realizada a 550 transeúntes del centro de Medellín reveló la percepción de inseguridad que tienen de uno de los lugares más importante para el comercio de la ciudad.

De acuerdo con los resultados, el 66 por ciento (363) dijeron que cuando visitan la comuna 10 se siente muy inseguro. Otro 26 (94) por ciento se siente muy amenazada y un 7 por ciento está muy tranquilo. Lo preocupante de esa percepción es que solamente un 1 por ciento (5 personas) siente que la policía los protege.

De hecho el 67 por ciento piensan que los que manejan la seguridad en el Centro son las ‘Convivir’. El 31 por ciento cree que es la Policía.

A la pregunta ¿la Policía es corrupta?: el 42 por ciento respondió que cree que lo es, el 22 la considera muy corrupta, el 34 medio corrupta y el 2 por ciento dijo que transparente. Nadie respondió en la variable muy transparente.

La encuesta fue realizada por el Centro de Consultoría de Conflicto Urbano que aprovechó para lanzarles una alerta a las autoridades para que “intervengan rápidamente” este espacio que es visitado por un millón de ciudadanos a diario.

YEISON GUALDRÓN
REDACTOR DE EL TIEMPO
MEDELLÍN

 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Nación
Fecha de publicación
8 de abril de 2013
Autor
YEISON GUALDRÓN

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad