El mito de RCN / El otro lado

El mito de RCN / El otro lado


17 de marzo de 2013, 09:23 pm

El mito de Caín y Abel responde a una pregunta: ¿quién es el favorito del padre? Una historia en la que el conflicto es entre hermanos y nace del padre. José Saramago se pregunta “¿qué Dios es éste que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín?”.

Con los Tres Caínes pasa al revés: ¿quién diablos es RCN para enaltecer a Caín y despreciar a Abel? He aquí cuatro coletillas:

1. Lo televisivo: Es una producción bien hecha en fotografía, actuaciones, ritmo, fuerza brutal del lenguaje guerrero. Contundencia en las escenas. Alucinante la capacidad actoral de los colombianos para representar a los bandidos de cualquier bando. Sabemos hacer narco-para-acción. Pero, ¿y el punto de vista de Abel? Si se quería resaltar a las víctimas que lucharon contra el paramilitarismo, ¿por qué su punto de vista no está desde el inicio? ¿por qué darles las primeras semanas solo a los Castaño y los guerrillos? Tal vez no se quería contar a las víctimas, sino celebrar a los victimarios.

2. Los televidentes. Tres Caínes está en primer lugar en sintonía, genera identificación y gusta. ¿Por qué se identifican? porque aquí sabemos más de narcos y paras que de democracia y derechos humanos; y es que los reconocemos como parte de las referencias culturales, pues paras y narcos han salido más en los medios con sus decires, gustos y maldades, son c elebrities .

3. La memoria. Tres Caínes expone la pregunta ¿qué memoria construimos? Y vemos que mientras en el proyecto de Memoria Histórica hay una memoria diversa y conflictiva desde las víctimas, en RCN y Caracol se produce una memoria desde los victimarios y la barbarie. ¿Por qué? Porque de alguna forma en el imaginario colectivo producido por ocho años por el innombrable (¡da mala suerte mencionarlo!) se instaló que los malos son los guerrillos, los paracos son pasado y el narco es tema mexicano. Luego, paracos y narcos son los nuevos héroes de ficción.

4. RCN. Tres Caínes es de RCN, canal que dice que apuesta por un país de valores y en convivencia. Tiene convenios con el Ministerio de Educación, apoya el cine, la música, el periodismo, la literatura y las reinas: apoya lo que sea festivo en Cartagena. Hace telenovelas para pensar, como Allá te espero. Entonces, ¿por qué en sus series celebra a los victimarios como héroes? Señores RCN, ¿qué Colombia, qué memoria están metiendo en su pantalla? Y ¿por qué no hacer ficción desde el punto de vista de Abel?

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión