Cerrar

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Rafael Puyana, un virtuoso de la música barroca

A los 81 años, falleció en París. Era considerado uno de los grandes intérpretes del clavecín.

"... miro y escucho a mi alrededor, para constatar con inmensa satisfacción, cómo se ha logrado recuperar la casi totalidad de aquel pasado musical perdido durante el siglo XX (...). En todos los centros musicales de Occidente, la música renacentista y barroca se toca hoy frecuentemente con cuidadosa y sabia observación de sus valores históricos y estilísticos."

Este extracto de una carta enviada hace 13 años por el maestro Rafael Puyana Michelsen, fallecido ayer en París a los 81 años, resume su propia trayectoria vital y su legado artístico para Colombia.

A lo largo de su brillante recorrido, no solo grabó al lado de las figuras más famosas de su época, como Andrés Segovia, Leopold Stokowski y Yehudi Menuhin, sino que fue una figura de gran influencia para muchos músicos europeos de generaciones posteriores.

Comenzó bien pronto: se inició en el piano a los 6 años con su tía Blanca Michelsen de Rodríguez y debutó a los 13 años en el Teatro Colón de Bogotá.

Tres años después viajó a Boston (EE. UU.) para estudiar música, antes de sumergirse ocho años en el clavecín, de la mano de la profesora polaca Wanda Landowska.

Su carrera internacional empezó a finales de los años 50, con su presentación en el Town Hall de Nueva York. A partir de entonces, recorrió los continentes haciendo presentaciones y la crítica lo calificó como una de las figuras más destacadas de su generación, al lado de madame Huguette Dreyfus y el gran Gustav Leonhardt, contemporáneos suyos y considerados, entonces, los mejores clavecinistas del mundo.

De ayer y de hoy

El maestro Puyana no se limitaba al repertorio más antiguo para el clavecín, sino que también abarcaba obras contemporáneas, como El retablo de Maese Pedro y los conciertos para clave de Falla y de Poulenc.

Además, inspiró a varios compositores a crear obras que le fueron dedicadas. Entre ellos se destacan Federico Mompou, Alain Louvrier, Xavier Montsalvage y el bogotano Guillermo Uribe Holguín, quien escribió su Concertino para clave y orquesta op. 99 teniendo en cuenta las especificaciones del clavecín de Puyana, como consta en una serie de cartas que ambos músicos se cruzaron.

Recuerdo nítidamente, como si hubiera sido ayer, un detalle de la última vez que lo escuché tocar en Bogotá, en el Teatro Colsubsidio, hace ya unos catorce años: al finalizar su concierto, Puyana volvió al escenario y dijo que quería ofrecer este concierto "por la anhelada paz de Colombia".

Músico y maestro

Aunque carecía de paciencia para enseñar, quienes lo conocieron de cerca recuerdan su don especial de gran conversador, en varios idiomas, incluso.

Enseñaba ocasionalmente durante los períodos de vacaciones a estudiantes europeos, en cursos magistrales de verano en Compostela, en Dartington Hall y en el palacio de Fontainebleau.

Durante varios años también fue profesor en el Festival Internacional de Granada y presidente fundador del Forum International du Clavecin, en París. Tras un concierto, el español Jordi Savall me contaba que una de las personas a las que le debía el haber conocido la viola da gamba era precisamente al maestro Puyana.

Savall estaba entonces muy joven y había realizado estudios de violonchelo, pero en una ocasión Puyana lo incitó a conocer y experimentar con la viola da gamba, otro instrumento antiguo que entonces no era tan conocido y hoy en día goza de una enorme popularidad, al igual que el clavecín.

Su influencia y conocimiento musical también llevaron al clavecinista colombiano a ser invitado, en diversas ocasiones, como intérprete y como jurado de prestigiosos certámenes, como el Deutsche Bachfest, de Ansbach, y los festivales internacionales de las capitales de la música: Utrecht, París, Londres, Segovia, Nueva York y Venecia, entre otros.

La Academia del Disco Francés le otorgó en dos ocasiones el Grand Prix International du Disque, y su grabación de François Couperin fue galardonada con el premio Deutsche Schallplatenpreis.

Grabó las sonatas de Scarlatti (Harmonia Mundi), las Partitas de Bach y varios discos de antigua música española e inglesa, utilizando varios instrumentos antiguos de su colección personal, otra de sus pasiones. Entre sus curiosidades sobresalen un clavecín español original del siglo XVIII y el famoso clavecín alemán de tres teclados, construido por Hieronymus Hass en 1740.

Aquella carta que cité al comienzo, enviada a alguno de sus amigos, con fecha del primero de enero del 2000, terminaba con una hermosa reflexión:

"La recuperación de la música antigua ha sido una titánica labor de todo un siglo, y se les debe a innumerables músicos y musicólogos de varias generaciones. Cada uno ha aportado su contribución para que haya sido posible entrar al siglo XXI con una visión más precisa, y más fiel, de cómo tocar las obras maestras de un lejano pasado que, por la conquista lograda, está ahora más cercano".

Una vida de reconocimiento internacional

El clavecinista Rafael Puyana nació en Bogotá el 14 de octubre de 1931 y cursó sus estudios de bachillerato en el Colegio de San Bartolomé y en el Liceo de Cervantes. Inició su formación musical a los 6 años y luego estudió piano con Giacomo Marcenaro, profesor italiano radicado en Colombia. A los 16 años viajó a Estados Unidos y perfeccionó su dominio del clavecín. Desde su primer recital en Nueva York, en 1957, fue reconocido como uno de los mejores intérpretes de su generación, y el diario The Times, de Londres, se refirió a una de sus presentaciones en la capital británica con el título 'La perfección del clavecín'.

Recibió de manos del entonces presidente Carlos Lleras Restrepo la Cruz de Boyacá, y en 1996 fue condecorado por el rey de España con la Orden de Isabel la Católica. Residió en París en la etapa final de su vida y allí fundó el Forum International du Clavecin.

*Acerca de Andrés Martínez

Maestro en música antigua del Conservatorio de Ámsterdam. Clavecinista bogotano, licenciado en Educación, Humanidades y Filosofía. Primer lugar nacional en los concursos Jóvenes Intérpretes y Jóvenes Talentos, del Banco de la República, y en la convocatoria de música de cámara del Auditorio Fabio Lozano. Ha estudiado en Francia y en Holanda.

Homenaje musical póstumo

El clavecinista colombiano Andrés Martínez Pardo se presentará el próximo 21 de marzo, a la 1 p.m., en la Universidad de los Andes, en un concierto 'in memóriam', tributo al maestro Rafael Puyana.

ANDRÉS MARTÍNEZ PARDO
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Entretenimiento
Fecha de publicación
2 de marzo de 2013
Autor
ANDRÉS MARTÍNEZ PARDO

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad