Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Colegios en concesión son mejores, pero distan de ser excelentes

En menos de dos años se decidirá si este modelo educativo continúa o no en 25 colegios.

Pese a tener mejores resultados académicos, en convivencia y en la relación con los padres de familia, así como menos casos de deserción, las nueve concesiones que manejan 25 colegios en Bogotá todavía no saben si continuarán o no trabajando con los niños del sistema oficial, sobre todo, porque el Distrito busca que migren a colegios públicos.

A menos de dos años para que concluya la vigencia del programa, la Secretaría de Educación no se ha pronunciado. "Solo pedimos que se nos notifique a tiempo. Para seguir o entregar los colegios se necesita tiempo para hacerlo bien, sin traumar a los niños o a los padres", dijo Patricia Gómez, directora de Alianza, uno de los 9 concesionarios que trabajan en colegios de Santa Fe, Usme y Bosa.

El modelo

Esta modalidad, diferente de la de los colegios por contrato, nació en 1999 para que los privados ofrecieran su modelo académico. Con tal fin, se construyeron 25 colegios, de propiedad del Distrito, con capacidad para albergar a entre 800 y 1.200 estudiantes. El paso siguiente fue el de licitar su operación.

Quien ganaba se comprometía durante 15 años -que finalizan en diciembre del 2014- a llevar las riendas académicas de la institución, mostrar ser eficientes, implementar una jornada única e, incluso, cumplir con estándares nutricionales.

A cambio, el Distrito le giraba a cada niño, anualmente, 500 dólares en promedio, recursos que son manejados en forma autónoma por los rectores, así como la elección de la planta docente.

Los resultados

Durante todos estos años, estudios públicos y privados han develado las bondades y deficiencias de este sistema, entre ellos, un documento reciente del Centro de Estudios sobre Desarrollo Económico (Cede), de la Universidad de los Andes, llamado 'Calidad de la educación básica y media en Colombia: diagnóstico y propuestas', a cargo de Felipe Barrera, Darío Maldonado y Catherine Rodríguez, que propone un modelo de política educativa para Colombia; y una evaluación realizada por el Instituto para la Investigación Educativa y el Desarrollo Pedagógico (Idep).

Los primeros señalan que en los colegios en concesión hay mejoras, aunque moderadas, en los niveles de deserción escolar.

"No solo disminuye en un 1,7 por ciento, sino que, gracias a los programas comunitarios, el impacto también se nota en los colegios públicos cercanos", dijo Catherine Rodríguez.

Los resultados positivos también se ven en las pruebas de matemáticas y lenguaje del Estado. "Son superiores en 2,4 por ciento y 4 por ciento, respectivamente", y esto se lo atribuyen a que en estos colegios la permanencia de los profesores está sujeta al buen desempeño de los estudiantes. "Siempre les han exigido mejores resultado", afirmó Rodríguez.

Por su parte, el Idep concluyó en el 2010 que los resultados de las pruebas de Estado de los estudiantes de las concesiones son mejores que los de los públicos, según un estudio comparativo.

No obstante, el análisis afirma que la calidad de tales colegios dista mucho de lograr excelencia académica y agrega que el sistema de concesión se puede calificar como una buena alternativa dentro de un panorama en el que la educación oficial es de mala calidad. Concluye también que, para que el sistema funcione con resultados óptimos se necesitaría un mejor y más constante control pedagógico.

Otros desafíos para mejorar la educación en Colombia

Según el documento del Cede, las instituciones de educación en Colombia deben poner sobre la mesa los siguientes puntos para gestar una nueva política en busca de mejores resultados.

- Romper con las inequidades en la educación.

- Dar incentivos basados en resultados de eficiencia y calidad de los establecimientos educativos.

- Mejorar las habilidades de los 314.000 profesores de Colombia porque son bajas comparadas con las de otros profesionales. Para ello se necesita que sean mejor evaluados a fin de que retirar a los de peor desempeño y ratificar a los de mejores resultados.
Establecer jornada única.

- Dar acceso a los estudiantes a las nuevas tecnologías.

- Buscar mecanismos de trabajo con el sector privado.

- Fortalecer la capacidad institucional de los colegios públicos.

- Atraer a los mejores estudiantes a la carrera docente.

Concesiones

Para Patricia Gómez , directora general de Alianza, uno de los 9 concesionarios, este modelo de educación ha traído innovación al contexto de lo público en estrategias pedagógicas, valores, relaciones con los padres y el manejo de la comunidad.

Para la experta, uno de los aportes más significativos fue lograr un mejor desempeño de los estudiantes y cerrar las brechas entre la educación oficial y la privada.

Según Gómez, las pruebas Saber 5, 9 y 11 demostraron un mejor desempeño académico, comparado con el del sistema oficial. "Lo mismo podemos decir de la retención de estudiantes. Las tasas de deserción en las concesiones bajan significativamente", dijo. A todo esto se suma una reducción de los problemas de convivencia. "Agresiones o consumo de drogas -afirmó- son menores."

Se sabe que la intención de estas 9 concesiones es la de saber si el Distrito les ofrece condiciones viables para su funcionamiento.

"Hoy, el valor pactado por niño para la concesión se mantiene en pesos constantes desde hace 12 años; sube con la inflación", dijo Gómez.

Añadió que, mientras tanto, las condiciones del sector han cambiado, pues se ha fortalecido la profesión docente, por ejemplo, con alzas de los salarios de los maestros. "Mientras tanto, el valor año-niño se queda rezagado año tras año. Esto hace cada vez más inviable la concesión", sostuvo.

'Trabajamos en una evaluación'

Entrevista / Óscar Sánchez, Secretario de Educación

¿Cuándo se acaban los contratos con los colegios en concesión?

En diciembre del 2014. Tenemos dos años para la transición.

¿Cuál transición? ¿Por qué la Administración no quiere apostarles a estos colegios si han mostrado buenos resultados?

Toda institución que aporte al sistema educativo es bienvenida, pero, de aquí en adelante, tenemos que evaluar cuáles han sido los resultados de cada institución. Lo que pasa es que algunos colegios quieren una renovación automática de las concesiones y eso no se puede hacer; deberán pasar por un nuevo proceso licitatorio. Además, tenemos que diseñar un mecanismo para evaluar lo bueno y lo malo de este sistema de educación.

¿Han pasado diez años y no se ha podido evaluar cuáles han sido los alcances de estos colegios?

Lo que pasa es que ha habido evaluaciones anuales del modelo, pero no han sido de mucho impacto. La idea es contratar este año una evaluación que muestre qué está aportando este modelo de educación, para aprovechar su aporte y crear un solo modelo. Sabemos que el Banco Mundial quería hacer una.

¿Eso quiere decir que usted va a dejar de trabajar bajo el modelo de colegios en concesión?

No se trata de acabar las concesiones. Se trata de reinventar el modelo. Es decir, hay que hacer una evaluación real de lo que han hecho porque no podemos quedarnos con lo que han logrado algunos de estos colegios para juzgar a los 25. Es probable que la evaluación que hagamos nos lleve a concluir que hay que renovar las concesiones.

CAROL MALAVER
REDACTORA DE EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
12 de febrero de 2013
Autor
CAROL MALAVER

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad