Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Lecciones de una semana de tensión para el proceso de paz

Anuncio sobre secuestros contra Fuerza Pública y muerte de jefe guerrillero, los temas de la semana.

Ni los diálogos se rompieron, ni el Gobierno dejó de bombardear a las Farc -el muerto clave esta semana fue el jefe del frente 5- , ni estas de matar uniformados -tres policías en La Guajira fueron los últimos-.

En apariencia, todo quedó igual tras la turbulencia que hizo estremecer el proceso de paz, cuando, al admitir el secuestro de dos policías, esa guerrilla advirtió que esto podría seguir ocurriendo mientras no se diera el cese bilateral del fuego y de hostilidades que ha pedido. (Lea: Palabras de Farc sobre el secuestro, un arma de doble filo / Análisis).

Pero tras el mismo paisaje, desconcertante para muchos y apenas lógico cuando se ha pactado negociar bajo el fuego -como lo hicieron el Gobierno y las Farc-, las cosas no son las mismas para nadie.

En primer lugar, en medio del huracán las Farc comprendieron que el Gobierno habla en serio cuando dice que quiere la paz, "pero no a cualquier costo". Prueba es que le dijeron que en vez de "buscar floreros de Llorente para romper la mesa" tenga "inventiva" y dé "pasos definitivos" "para acabar la guerra". (Lea: Caída de 'Jacobo', golpe más fuerte a Farc este año).

Fue su respuesta al jefe de los negociadores oficiales, Humberto de la Calle, que las llamó a decir si "están dispuestas a terminar el conflicto" y no hacer "perder el tiempo".

También en medio de la tormenta, el Gobierno, que según personas cercanas, "vio el momento para demostrar que no es rehén del proceso de paz", entendió que las Farc pueden llevar sus provocaciones hasta límites insostenibles. Y en el fondo lo que quiere es el éxito del proceso de paz.

Es claro entonces que en las condiciones planteadas por la tensión, los diálogos en La Habana son hoy más azarosos.

En todo caso, que se hayan mantenido tras una semana de secuestros -la guerrilla tuvo retenidos a tres contratistas de una petrolera- y muertos importantes para el jefe de la delegación de las Farc, 'Iván Márquez', como el comandante del frente 5, muestra que las partes están honrando la palabra de no llevar a la mesa de Cuba lo que pasa por el conflicto en Colombia.

Y que la norma era necesaria para proteger el proceso de paz. En los diálogos del Caguán, tras cada tensión quedaba suspendida la mesa.

Pero, frente a la opinión pública, negociar bajo fuego es otra cosa. Si bien las Farc anunciaron ayer la liberación de los dos policías y un soldado que nadie sabía que estaba secuestrado, será muy complejo sostener el proceso de paz si no se prepara al país para los momentos difíciles.

Y aunque parezca contradictorio, estas liberaciones le dejan otro frente abierto al Gobierno. La guerrilla intenta demostrar que hace todo para que el proceso de paz no se rompa y que si fracasa no es culpa de ella. No de otra manera se entiende el gesto, en una semana en la que le dedicó un comunicado a los 8 "No" que le ha dado el Gobierno.

Lo cierto es que aún con secuestros y emboscadas, la semana que terminó probablemente no será la más violenta en medio de los diálogos. Falta mucho por negociar en La Habana, y mientras sea así, las Farc van a querer mostrarse fuertes. Y el Gobierno debe hacer algo para que esto se entienda.

Sobre todo, ahora que es un hecho que la campaña del expresidente Álvaro Uribe tendrá como uno de los caballitos de batalla la oposición al proceso de paz. Dijo el viernes, tras la emboscada a los policías en La Guajira, que se está "devolviendo" "poder a los asesinos" y tapando "el sufrimiento de policías, civiles y ciudadanos en general". Si el mensaje del expresidente llegara a calar, no será suficiente que el Gobierno y las Farc honren la palabra de no tocar en la mesa lo que ocurre afuera.

En dos frases

Juan Manuel Santos
Presidente

"Si las Farc creen que a través del secuestro van a presionar al Gobierno a un cese del fuego, se equivocan".

'Iván Márquez'
Jefe del equipo de las Farc

"Resulta insensato que mientras se hacen declaraciones de escalar la guerra, se eleven quejas por las consecuencias que esta desata".

MARISOL GÓMEZ GIRALDO
Editora de EL TIEMPO
margir@eltiempo.com
@margogir
 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
3 de febrero de 2013
Autor
MARISOL GÓMEZ GIRALDO

Publicidad

Paute aqu�