Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Placer y propósito: la receta para ser felices, según Paul Dolan

La charla del profesor inglés fue una de las más concurridas en el Hay Festival.

El primer Ministro del Reino Unido, David Cameron dijo hace un tiempo, durante una conferencia mundial de Google: “El bienestar de los ciudadanos no se puede medir en dinero o intercambiar en los mercados. Nuestro bienestar está relacionado con la belleza de nuestro entorno, la calidad de nuestra cultura y, sobre todo, con qué tan fuertes son nuestras relaciones.” Poco después, creó lo que hoy se conoce en su gobierno como ‘departamento de la felicidad’ (Unidad de Percepción Comportamental, para los entendidos), que se dedica a encontrar maneras de persuadir a la gente a tomar las mejores decisiones para su bien y felicidad.

El profesor del London School of Economics Paul Dolan, uno de los conferencistas más taquilleros del Hay Festival este año, fue uno de los principales colaboradores en ese equipo. Por más de una década se ha dedicado a estudiar la relación entre psicología, economía y políticas públicas; trabajó de la mano con el premio Nobel de Economía Daniel Kahneman; y está preparando un libro que por el momento piensa titular A head for happiness (Una mente para la felicidad), cuyos temas expuso en la charla ‘¿Qué es la felicidad?’, ante más de 800 personas en el Teatro Adolfo Mejía, de Cartagena.

Pese a ser uno de los invitados más serios y académicos de este festival, Dolan es descomplicado. Admitió que no leía novelas, durante un panel en el Hotel Santa Clara, ante un auditorio que esperaba oírlo hablar de literatura; e inició su charla en el Adolfo Mejía diciendo que había encontrado la receta de la felicidad en Colombia: “el ron cartagenero”. Lo decía medio en burla, medio en serio. Para él, la felicidad consiste en encontrar un balance entre lo que produce placer y un sentido de propósito.

¿Por qué los políticos deberían preocuparse por la felicidad en nuestras vidas privadas?

Nuestro objetivo, a larga, es hacer lo que podemos para ser más felices, en tanto individuos y ciudadanos. Y me parece un poco perverso que quienes toman las decisiones públicas no estén interesados en saber qué es lo que nos mueve a buscar esa felicidad. Las decisiones políticas tienen una influencia enorme sobre nuestras vidas. Se puede discutir hasta qué punto eso es válido, pero de hecho, influyen bastante sobre lo que hacemos: cómo usamos nuestro tiempo libre, cómo se gasta la plata que pagamos en impuestos. Si se llegara a demostrar –y esto es motivo de debate– que las buenas relaciones sociales son un factor determinante de nuestro bienestar, los gobiernos podrían diseñar políticas o incentivos que harían más fácil relacionarse.

¿Qué determina la felicidad?

Las cosas en las que más atención invertimos (disculpe que use un término económico) son las que determinan nuestra felicidad. Si no somos felices, entonces no estamos invirtiendo nuestra atención en lo que debemos. Por eso, para tomar decisiones que van a afectar nuestra felicidad debemos pensar primero en las cosas a las que más atención les prestamos, las que más nos afectan.

Usted ha dicho que no somos muy buenos prediciendo nuestra felicidad. ¿Por qué?

Una de las razones tiene que ver con la ‘Teoría de la galleta de la fortuna’, de Daniel Kahneman. Según él, nada en la vida es tan importante como se cree, mientras se está pensado en ello. Cuando pensamos en nuestro bienestar y en el de nuestros seres queridos, partiendo de nuestras circunstancias actuales, les prestamos atención a cosas a las que por lo general no se la prestamos. Si nos preguntan qué tan felices nos hará un aumento de salario, por ejemplo, tendríamos que imaginar cómo sería nuestra vida después del aumento. Y, claro, nos pondríamos muy felices. Pero una vez llega el aumento, dejamos de pensar en ello, nos acostumbramos, nos lo gastamos todo, y este deja de llamar nuestra atención de la forma como esperábamos. La lección detrás de todo esto –y aquí es donde está el verdadero reto– es pensar en las cosas que no dejarán de llamar nuestra atención con el tiempo.

¿Cómo qué cosas?

Una de las cosas buenas sería pasar tiempo con la gente con quienes disfrutamos. Uno no se acostumbra a los amigos que tiene hace 20 años; son como un buen vino, empiezan a madurar con la edad. Estar con ellos es muy satisfactorio. Del lado negativo, están la ansiedad y la depresión. Los desórdenes mentales no tienen mucha atención. Y los gobiernos quizás deberían priorizar en esas cosas negativas e invertir más dinero en minimizarlas.

¿Cómo?

Se ha demostrado, por ejemplo, que la gente que tiene que recorrer trayectos más largos para llegar al trabajo es menos feliz. La forma más suave como podrían intervenir los gobiernos es informar a la gente sobre las consecuencias de los viajes largos. Luego se podrían hacer campañas de persuasión, subiendo los precios de estos viajes; siendo más radicales, un gobierno totalitario simplemente no dejaría que la gente viaje distancias tan largas. Todo depende del contexto y del aspecto por tratar.

¿Qué hacer entonces, para ser más felices?

Hay pequeñas cosas –bueno, en realidad, no tan pequeñas– a las que se les debe dar prioridad. Está demostrado que resolver las situaciones de incertidumbre nos ayuda a adaptarnos y a superar los problemas con éxito. Los datos muestran que durante una separación hay un descenso muy significativo en los índices de bienestar, pero que una vez se firma el divorcio estos empiezan a subir. Creo que parte de la explicación es que durante un proceso hay considerable incertidumbre y esta nos quita bastante atención. La lección aquí es que tendemos a aplazar la toma de decisiones, porque nos preocupa el resultado, pero rara vez este termina siendo tan malo como lo imaginamos.

¿Qué tan cierta es esa frase que dice que todo mejora con el pasar del tiempo?

Bueno, no todo. Por eso menciono la depresión. Nunca me acostumbraré a estar deprimido, aunque hayan pasado diez años. Pero nos acostumbramos relativamente rápido a muchas cosas, como a nuestro salario o a ciertos problemas de salud, como los problemas para caminar, que tienen que ver más con nuestras funciones físicas. No estoy diciendo que los problemas no importan o dejan de importar, sino que algunos terminan importando menos que los que siempre van a quitarnos buena parte de atención.

Usted dice que el dolor de una pérdida genera más sufrimiento, en términos comparativos, que el de bienestar de una ganancia. ¿Cómo afecta esto la toma de decisiones que implican un riesgo?

Es que somos una especie muy optimista. Mientras nos asusta mucho imaginar “los peores escenarios” o le tenemos miedo a la pérdida, también nos convencemos de que la pérdida es muy improbable. Así que optimismo y pesimismo, dos fuerzas contrarias que se balancean, entran en juego al tomar decisiones.

Colombia es el país más feliz del mundo, según Gallup. Pero tenemos altos índices de inseguridad y desigualdad. ¿Cómo se puede explicar este resultado?

No tengo la respuesta, pero le puedo dar varias posibilidades desde el punto de vista metodológico. La primera es que puede no ser cierto. Esas encuestas de felicidad tienen en cuenta aspectos globales y hacen preguntas sobre los niveles generales de satisfacción. Las respuestas suelen estar relacionadas con la forma cómo se hacen las preguntas y, además, puede haber algunas diferencias culturales significativas en la manera en que la gente las responde. Por otro lado, puede ser que se hayan tenido en cuenta factores equivocados que determinan la felicidad. Sin embargo, no me sorprendería que Colombia sea uno de los países más felices, aunque los datos no se correspondan con los niveles de ingreso u otros factores. Es muy probable que los colombianos sepan priorizar sus relaciones (y estas para mí son uno de los principales determinantes de la felicidad), mientras que en países con altos niveles de ingreso, la gente de hecho está dejando de lado los factores que más contribuyen a su bienestar.

Muchas de estas encuestas preguntan por los niveles de satisfacción y placer. ¿Pero pueden estas sensaciones ser igualadas con la felicidad?

Creo que la felicidad es una experiencia, algo que se vive en las actividades cotidianas. Las preguntas sobre la satisfacción no son las mejores y creo que las encuestas que preguntan sobre los estados de ánimo son mucho más acertadas. Yo prefiero las preguntas que giran en torno a los niveles de propósito y sentido. De esta manera, estaríamos partiendo de que la felicidad surge del balance entre placer y propósito. Ahora, no todo el mundo encuentra este equilibrio de la misma manera. Hay personas que son lo que yo llamo “máquinas de placer” y otras que son “motores de propósito”. Para llevar una vida feliz, debe haber un cierto balance entre estos objetivos.

María Alejandra Pautassi
Redacción Domingo
Cartagena

Hay Festival

PERSONAJE
El nobel Mario Vargas Llosa

El premio Nobel de Literatura llegó al Centro Histórico de Cartagena con actitud de local. Participó de varias charlas y empujó la Carreta Literaria de Martín Murrillo. Fue el conferencistas que más público atrajo y el más amable con sus fans (nunca negó un autógrafo).

LA METIDA DE PATA
‘El baile del chivo’ de la alcaldía de Cartagena

El alcalde designado de Cartagena, Carlos Otero Gerdts, mandó leer un decreto para entregarle las llaves de la ciudad a Mario Vargas Llosa. La persona de protocolo que lo leyó presentó al Nobel como el autor de ‘El baile del chivo’ en lugar de ‘La fiesta del chivo’. Cuando se terminó el acto Otero Gerdts fue abucheado.

EL DESCUBRIMIENTO
La pakistaní Kamila Shamsie

Sus charlas fueron tan concurridas que fue necesario organizar otra, gratuita, en la U. Jorge Tadeo Lozano. Sus libros están agotados. Es una de las mejores escritoras del siglo XXI, según el comité del Premio Orange, del Reino Unido.

LOS MÁS VENDIDOS
La civilización del espectáculo

La civilización del espectáculo, Mario Vargas Llosa. Alfaguara. $40.000. Librería Nacional. Ética de urgencia. Fernando Savater. $29.000.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Cultura y entretenimiento
Fecha de publicación
28 de enero de 2013
Autor
María Alejandra Pautassi

Publicidad

Paute aqu�