Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'El porro es de familia aristocrática y de sangre azul'

Juan Piña, Daniel Samper Pizano y el maestro Juancho Torres pujaron por que no muera este ritmo.

Este viernes, una cierta nostalgia invadió el ambiente del Teatro Amira de la Rosa, por culpa del porro. Claro, no de esa "hierba buena o infusión fumable", según lo aclaró el periodista Daniel Samper Pizano, durante uno de los conversatorios del Carnaval de las Artes de Barranquilla, sino de ese ritmo de la costa Caribe colombiana.

"Emporrados" quedaron por más de una hora los asistentes, gracias a la poderosa voz de Juan Piña -ganador del Grammy Latino el año pasado en la categoría de mejor álbum vallenato/cumbia- y a la big band de Juancho Torres, que en dos ocasiones se unieron para cantar.

La primera fue con el éxito La canillona y la segunda, con La tumbacatre. Esta última logró que una buena parte del público se parara a bailar y a seguir con las palmas los acordes.

Además, los tres recordaron algo de la historia del porro y, a veces, con la simple mención de un par de palabras, el público coreaba los versos siguientes de esas canciones inmortales que están incorporadas en la memoria colectiva y en los recuerdos. En esos momentos, se hizo evidente que Samper tenía toda la razón cuando decía que "la música, como el porro, la cumbia y el vallenato, no son de la Costa, sino de Colombia", porque permearon cada rincón del país.

A propósito, Piña agregó que en el mundo entero no conoce una canción más cantada y grabada que La pollera colorá, y remató con esta frase que le arrancó un largo aplauso al público: "No habrá otra igual, porque ya no hay compositores. Nuestra identidad está ahí, porque con el respeto que me merecen Shakira, Carlos Vives y Juanes, siempre terminamos recurriendo a lo de atrás".

Del modo más ameno, Torres también habló y dio una muestra con su banda de los porros instrumentales, que "son más clásicos y tienen esa expresión romántica y cadenciosa; en cambio, el porro cantado tiene letras corticas y puntuales", explicó.

Horas antes de su presentación, Torres le dijo a este diario que si bien el conversatorio se llamaba 'Para que no muera el porro', eso no iba a suceder, porque mientras él tuviera vida no lo iba a dejar morir, no solo porque "es la gasolina de mi vida", sino porque además ha aprendido a "insertarle ciertas cositas novedosas que lo hacen atrayente a los más jóvenes".

Y para demostrarlo, en el escenario del Amira de la Rosa, hizo que su banda tocara Caribeando, una composición de Victoriano Valencia, "un maestro de la música colombiana y uno de los principales hacedores de porro", según dijo. Pero luego aclaró que lo que sonaría sería más bien Caribeando en mochila; es decir, una versión suya de ese popular porro con unos giros contemporáneos que no le quitaron el sabor caribeño.

En cambio, un día antes de subirse al escenario, Piña le había contado a EL TIEMPO que tiene una relación contradictoria con este género musical, pues si bien le da gracias a Dios porque debido al porro, a la cumbia y al merecumbé, se dio a conocer, en la actualidad y después de ganar el Grammy Latino por un álbum eminentemente vallenato, ya no tiene "nada que pensar, ni que soñar, ni que añorar" con respecto al porro.

"En ese momento, la relación artística con ese aire musical no era ninguna. Yo seguía respetando el hecho de que el porro y la cumbia me habían dado muchos éxitos y nombre, pero ya no estaba pasando nada ni sigue pasando nada. Hoy por hoy, sigue mandando en el ambiente artístico y discográfico el vallenato", advierte Piña.

Así, cuando se le pregunta por la salud del porro, responde: "Al porro lo mataron hace rato, porque la última vez que tuvo éxito un porro yo tenía como 13 años y salió la canción Fiesta en corraleja, que le siguió los pasos a La vaca vieja (...) El porro murió, está muerta la cumbia, el chandé, el mapalé y todos los aires de género tropical". Lo dice con resignación, aunque sin miedo de señalar a los culpables: "Se murió por falta de apoyo de las programaciones musicales y por falta de estilo y personalidad de las orquestas". Y está seguro de que para revivirlo haría falta que lo tocaran las orquestas, lo programaran las emisoras, se volviera a grabar y los niños aprendieran a quererlo.

Pero sigue vivo...

Volviendo a la charla, Samper aseguró que el porro es hijo de la cumbia y hermano del vallenato, y le preguntó a Torres si era cierto que él era el padre del 'chucuchucu'. Entonces, con acento indignado, él le contestó que no había ninguna relación y que ese género era de "músicos 'corronchones' que hacen cosas que no tienen seriedad, porque el porro es de una familia aristocrática y de sangre azul".

De la nostalgia se fue pasando a la fiesta y se hizo evidente que, pese a todo, este aire sigue vivo, no solo por lo que ellos dijeran, sino porque el público lo cantaba, lo seguía con las palmas y en las intervenciones de los ponentes hasta les gritaban desde sus asientos nombres de canciones, de compositores y de intérpretes definitivos para el porro y las generaciones que crecieron con él.

La mejor demostración fue en el momento del cierre, cuando el público creía que ya se había acabado el conversatorio y el telón se volvió a abrir para que sonara la inolvidable Arturo García.

Cinco porros inolvidables

EL TIEMPO les pidió a los maestros Juan Piña y Juancho Torres que hicieran la lista de 'los 5 porros que no pueden faltar' en una colección personal o en una fiesta.

Los de Juan Piña:

- Carmen de Bolívar
- Arturo García
- Fiesta en corraleja
- La butifarra
- La vaca vieja
Los de Juancho Torres:
- Carmen de Bolívar
- Boquita salá'
- María Barilla
- El culebro
- Caribeando

Hoy en el Carnaval de las Artes

Periodismo

Desde las 10 de la mañana, el escritor y periodista argentino Martín Caparrós conversará con Álvaro García sobre sus dos oficios (la literatura y el periodismo), en la charla 'De verdades y artificios'. Será en el restaurante bar La Cueva.

Para leer a Armand Mattelart

El teórico belga (coautor de 'Para leer al pato Donald') hablará con Mauricio Vargas sobre las comunicaciones y los cómics, en tiempos de globalización. Teatro Amira de la Rosa, 2:30 p.m.

Cine italiano

Giacomo Morante, joven italiano que en 1964 personificó a San Juan en la película 'El evangelio según San Mateo', de Pier Paolo Pasolini, habla de esa cinta y de su director, con Alba Pérez del Río. Al final, un documental de Valeria Patané sobre Morante, y luego la cinta de Passolini. Cinemateca del Caribe, 9 a.m.

Actuación

Gran 'performance' 'Rastros y rostros', del estadounidense Jango Edwards. Con el actor Álvaro Bayona. Teatro Amira de la Rosa, desde las 6 de la tarde.

 Melissa Serrato
Cultura y Entretenimiento
Barranquilla.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Entretenimiento
Fecha de publicación
26 de enero de 2013
Autor
Melissa Serrato

Publicidad

Paute aqu�