Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'El proceso de paz no va para ninguna parte': presidente de Fedegán

José Lafaurie dice que el proceso de paz solo servirá para que las Farc puedan 'lavar sus activos'.

Se destapó el gremio de los ganaderos contra las negociaciones de paz. Abiertamente, el presidente de Fedegán, la Federación Nacional de Ganaderos, el exviceministro José Félix Lafaurie, embistió radicalmente contra el proceso. Declara en este reportaje que si se firma un acuerdo, lo que habrá es una "lavandería de activos de la guerrilla, originados en el narcotráfico" y la concesión de indultos a "criminales, secuestradores y asesinos". Confiesa que se arrepiente de haber votado por el presidente Santos y no oculta sus aspiraciones políticas como eventual candidato, aun cuando señala que, por ahora, "dará la batalla como presidente de Fedegán".

¿Por qué se advierte al sector ganadero, con su vocería, tan distante del Gobierno?

Defiendo lo que siempre he defendido: que el sector rural y el ganadero puedan vivir con seguridad, generar riqueza y bienestar. Lo que está pasando es que cada vez nos alejamos más de eso...

Es decir...

Es decir, que este gobierno no es tan sensible. En vez de avanzar, retrocedemos. Ejemplo: en noviembre asesinaron a tres dirigentes ganaderos en apenas una semana.

Como presidente gremial, ¿está usted mucho más cerca del expresidente Uribe que del presidente Santos?

A mí me graduaron de antisantista. Yo no solo vote por él, sino que hice toda la fuerza para que fuera elegido. Sin embargo, me discriminaron y no han faltado las retaliaciones. Coincidimos, sí, con Uribe y no tanto con Santos.

¿Es una posición personal o gremial?

Personal y gremial. Yo lo siento así y los ganaderos lo sienten así.

¿Los ganaderos lo apoyan en esta actitud de oposición al Gobierno?

Si yo llegara a apoyar el controvertido proceso de paz, me tumban.

Usted habla ya como dirigente político. ¿Tiene aspiraciones políticas?

Por ahora, quiero seguir dando la batalla desde Fedegán.

¿Dando qué batalla?

En este país la gente se acobarda y no dice lo que piensa. Cuando a alguien como yo, por una circunstancia especial, le toca hablar con carácter y firmeza, muchos empiezan a identificarlo como opción para otras responsabilidades.

Usted acaba de ser reelegido en Fedegán. ¿Qué va a suceder de aquí a un año?

No lo sé; el futuro se labra con golpes certeros y claros del presente; al que hace castillos, al final se le derrumban y por estar haciendo cálculos no hace su tarea.

¿Y cuál es hoy su tarea?

La defensa de un sector que está seriamente amenazado.

¿El sector ganadero está amenazado, dice usted?

Sí, señor. No solo por un proceso incierto que podría conducir a una falsa paz, sino por las señales equívocas del Gobierno en materia de seguridad.

¿Por qué dice que el actual proceso podría conducir a una falsa paz?

Primero: en esta negociación las Farc no está compactadas. Se debe garantizar que guerrilleros, milicianos y el PC3 (Partido Comunista Clandestino) se desmovilicen. Segundo: si se firma lo que llaman paz, lo que habrá es una gran lavandería de activos de la guerrilla. Tercero: las Farc no han abandonado su pretensión de tomarse el poder por las armas ni abandonan la combinación de todas las formas de lucha, y siguen victimizando al pueblo que dicen defender. Cuarto: el país no va a aceptar que se pacte impunidad con la guerrilla. Quinto: las Farc son narcotraficantes y terroristas.

¿Dice que el proceso conducirá a un lavado de activos de la guerrilla?

No le quepa la menor duda. ¿O usted cree que los bienes de la guerrilla no han sido obtenidos en buena parte con dinero del narcotráfico?

¿Y en dónde sienten los ganaderos la amenaza?

Lo que salió del foro de tierras, al que no asistí, es que se van a meter con la propiedad privada y a expropiar. Es más, dijeron que nadie podía tener más de 100 hectáreas.

Pero eso no fue un acuerdo, sino una petición de la guerrilla...

Sí, pero dijeron que eso es lo que pide el pueblo; por eso hoy le exigen al Ministro de Agricultura, irrespetuosamente, que comparezca a los diálogos de La Habana, como si fuera un sindicado.

Veo que su posición ahora se radicalizó. ¿Ya no cree en el proceso?

Quienes más necesitamos la paz somos los ganaderos. Pero una paz estable, duradera, justa, que tenga en cuenta a las víctimas.

¿Qué lo conduce a presumir que eso no será así?

Ahí no están todas las Farc, por lo que vamos a un escenario poco deseable: una gente reinsertada y otra que continuará con armas. Además, lo que se acuerde en esa mesa tiene que volverse de estricto cumplimiento, y para ello se tendrá que recurrir a instrumentos aprobatorios. Ya pidieron constituyente.

Pero el presidente Santos rechazó de plano esa petición...

Pero abrió otras puertas. Referendo, por ejemplo...

En definitiva: ¿usted no cree para nada en el proceso de paz de La Habana?

No. Tal y como está diseñado, no va para ninguna parte; parece una paz con impunidad, precaria, una paz urbana que no va a servir para nada.

¿Sabe usted que la alternativa es el camino de la guerra?

La mejor garantía de seguridad es la aplicación de la ley. No creo que los Estados puedan relajar aquellas normas que obligan a los ciudadanos a comportarse civilizadamente. Este llamado proceso de paz abre una brecha gigantesca, porque está intentando volver conexos los delitos del narcotráfico, los de lesa humanidad o los crímenes de guerra con el delito político. Algo más: yo voté por Santos, y este proceso absurdo no estaba en su programa. Santos no ha continuado la política de seguridad democrática del gobierno anterior.

¿Entre combatir la guerrilla a sangre y fuego y negociar la paz, qué prefiere?

El imperio de la ley: si alguien comete un delito, el Estado tiene la obligación de detenerlo, juzgarlo y condenarlo si se demuestra su culpabilidad.

¿Le inquieta que el primer punto de la agenda sea la tierra?

No creo que la paz en Colombia pase por la concentración de la propiedad de la tierra, hay otras concentraciones más duras: los sectores financiero, minero, petrolero y de medios de comunicación. ¿Cómo es que la inflación el año pasado fue del 2,4%, pero cualquier tasa de interés está por encima del 20%? ¡Diez veces la inflación!

¿No le parece que las Farc dieron un importante vuelco en su posición al declarar que los latifundios ya no son su preocupación, sino la productividad de la tierra?

No, si piensan que latifundio es todo lo que pase de 100 hectáreas; y se olvidan de que para hacer productiva la tierra se requiere más que voluntad: instrumentos de desarrollo, como el crédito. Vemos la propiedad privada amenazada.

El Presidente y el Minagricultura han asegurado públicamente que no se tocará un centímetro de tierras privadas...

Es un avance que no se discute. Esperemos a ver qué dice la Ley de Desarrollo Rural. Pero el asunto es que, al contrario de lo que la opinión pública piensa, el tema agrario no es el que más preocupa a las Farc. Ellos quieren indulto y poder.

El Gobierno ha dicho que la tierra que, eventualmente, otorgaría a desmovilizados de las Farc serían predios que hoy pertenecen al Estado...

Sí. Que requerirían una inversión gigantesca en infraestructura, vías de comunicación, agua, energía, asistencia técnica y de mercadeo. ¿Sabe cuánto cuesta eso? Más de 15 billones de pesos para un millón de hectáreas. Mi pregunta es: ¿El país está dispuesto a una nueva reforma tributaria para sufragar esos costos? Una reforma rural y agraria integral, socioambiental, democrática y participativa con enfoque territorial? Como dicen en mi tierra: "¿ajá, y eso con qué?".

Si usted tiene razón, ¿cuántos años más de guerra nos esperan?

No me gradúe de enemigo de la paz. Soy el primer convencido de que Colombia necesita la paz, pero no por el camino que se escogió. Mientras más días pasan, más legitimidad les dan a las Farc, más réditos políticos, más reconocimiento internacional e interno, y al mismo tiempo se les está dando oportunidad para fortalecerse. Es su forma de ganar tiempo. La cantidad de armas que a través de Ecuador están llegando a la guerrilla es impresionante. Vea cómo se han incrementado los hechos de terrorismo en el sector minero, 457 atentados ¡Y espere lo que viene del 20 de enero en adelante!

¿Precisamente, todo eso no hace necesaria la paz?

Al revés. Legitimar a las Farc siempre ha recrudecido la violencia. Lo que hay que reafirmar es la voluntad de aplicar la ley. ¡Al criminal hay que combatirlo!

¿La eventual reelección del presidente Santos depende del proceso de paz?

No. Santos es suficientemente perceptivo y hábil para saber que cuando vea que las cosas no van por el camino que él creyó, rompe los diálogos.

¿Cree que eso va a terminar así?

Tengo casi absoluta certeza de que así será. El Gobierno se equivocó.

¿Si el camino hacia la paz no es la negociación, el camino es seguir dando bala?

Mire: el año pasado hubo 14.374 homicidios, 336 bajas del Ejército y 353 de la guerrilla. Son 689 muertes por el conflicto contra 14.300 homicidios y 1.599 suicidios. Aquí el problema es otro; es un problema de seguridad ciudadana y narcotráfico. Le repito: el proceso de paz, si se firma, será una lavandería de activos de la guerrilla. No se puede de ninguna manera amnistiar sus delitos ni sus capitales. Ellos van a dejar las armas, a dejar el narcotráfico y entregar sus bienes, ¿a cambio de qué? A cambio de impunidad, curules y lavado.

Pero el camino que escogieron muchos ganaderos fue el del paramilitarismo...

El Estado, ante la incapacidad de derrotar a la guerrilla, fue el que promovió la creación de grupos de autodefensa.

¿Prefiere el camino de las Convivir?

Por el contrario. Creo que la garantía de la vida está en manos de quien tiene constitucionalmente el monopolio de las armas, que es la Fuerza Pública. El otro camino genera más violencia...

Pero hubo ganaderos que escogieron ese camino...

Hubo ganaderos que lo escogieron, como el caso de 'Jorge 40', ante la incapacidad del Estado. Pero la inmensa mayoría de los ganaderos fuimos víctimas del conflicto. Las Farc llevan 50 años en una actividad criminal y 32 años engañando sucesivamente a los gobiernos y a la sociedad colombiana...

¿Engañan al actual gobierno?

Con toda seguridad. Santos de buena fe creyó que era posible sentarse con unos criminales a negociar una paz injusta y precaria.

¿Esto que ha dicho será su eventual bandera electoral?

En la Costa hace, unos días, se hizo un sondeo sobre eventuales candidatos costeños. Incluyeron a Eduardo Verano de la Rosa, a Cecilia López , a mí. Yo gané. Obtuve 72.000 votos en un día...

¿Eso quiere decir que sí, que es usted precandidato?

Desde que nací respiro política por todas partes. Mi papá fue senador. La opinión me ve como una opción, porque no creo en el proceso de paz.

¿Piensa que la opinión pública no está de acuerdo con el proceso?

No está de acuerdo. Tengo una encuesta en que el 78% así lo manifiesta.

'Soy un desengañado de este gobierno'

¿Es partidario de la reelección del presidente Santos?

Todo gobierno que hace un buen gobierno tiene derecho a repetir. Pero no comparto lo que ha pasado con este gobierno ni comparto este cuento de la paz. La economía no va bien. En consecuencia, no soy partidario de la reelección. Yo soy un desengañado de este gobierno.

¿A quién ve usted en el horizonte?

Las alternativas se van a construir en el curso del año, y dependerán de lo que se diga o se deje de decir en este proceso; aquí no sirven las aguas tibias...

Veo que usted comienza a andar ese camino...

Yo voy por el camino que voy...

YAMID AMAT
Especial para EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
20 de enero de 2013
Autor
YAMID AMAT

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad