Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

ONG denuncia descuido con el Plan Consolidación

Según Wola, se ha priorizado el proceso de paz y el Programa de Restitución de Tierras.

Así, este plan, que es la carta del Estado para recuperar integralmente las zonas más afectadas por la presencia de los actores armados ilegales, estaría pasando a un segundo plano para el gobierno Santos.

Eso concluye un extenso reporte producido en Washington por la influyente ONG Wola y escrito por Adam Isacson, analista de esta entidad para temas de seguridad regional.

El reporte es el resultado de varios años de estudios, entrevistas y visitas de campo a las zonas donde se ha venido implementando este programa, que se inició en el 2006 bajo la tutela del propio Santos, en ese entonces ministro de Defensa, y con un fuerte respaldo de Estados Unidos.

¨A lo largo de nuestra investigación hemos visto como la idea de entregar el control a los civiles a través de programas de estabilización -como el Plan Consolidación- ha ido perdiendo relevancia, no solo en Colombia sino en países como Irak y Afganistán, donde EE.UU. estaba implementando modelos similares¨, dice Wola en el reporte, que titula ¨Consolidando Consolidación¨.

La idea del Plan Consolidación comenzó a tomar forma desde el 2004, cuando tanto el gobierno colombiano como el estadounidense comprendieron que era necesario construir Estado en las zonas de conflicto que con mucho trabajo se arrebataba a los grupos armados ilegales. En otras palabras, que una vez los militares aseguraban estas zonas, era imperativo una estrategia para llevar desarrollo y gobernabilidad que aseguraran la conquista.

El concepto cobró vida en el 2006 cuando Santos y la embajada de EE.UU en Bogota escogieron 15 zonas del país (unos 100 municipios) donde había presencia guerrillera o de otros grupos ilegales, existían cultivos de coca o que servían corredores para el tráfico de drogas y armas. La Macarena (Meta) y Montes de María (Sucre y Bolivar) fueron elegidas para los programas piloto.

Hasta la fecha, dice el reporte, EE. UU. ha invertido entre 500 y mil millones de dólares respaldando la iniciativa.

De acuerdo con el informe , si bien el Plan Consolidación ha logrado notables mejoras en las condiciones de seguridad en varias zonas del país, no ha sido muy exitoso a la hora de transferir el poder a las autoridades civiles que, en su mayoría, han estado ausentes. Wola resalta la escasa participación de ministerios como los de Agricultura, Educación, Transporte y Justicia, que son esenciales si lo que se busca es la gobernabilidad.

A su juicio, es probable que muchos no vean la necesidad de emplear sus pocos recursos en zonas apartadas y con baja densidad. Así mismo, sostiene la ONG, más que un premio muchos funcionarios en estas instituciones verían su envío a estas zonas del país como un castigo.

Según el reporte, el vacío y la falta de oportunidades económicas están minado la confianza de la población en las intenciones del gobierno y han provocado que muchos regresen a la coca.

La ONG cataloga como justificada la frustración en ciertos sectores del gobierno ante la lentitud del programa, al igual que por sus altos costos y difícil implementación. Pero luego expresa su preocupación pues no parece existir un plan para reemplazarlo.

¨El gobierno colombiano que asumió en el 2010 ha puesto más énfasis en el proceso de paz y en el programa de restitución de tierras. Estos esfuerzos son audaces y necesarios pero incluso si son exitosos y se borra a la guerrilla del mapa, Colombia enfrentará un enorme vacío de poder en grandes zonas del país. Estos vacíos generarán nueva violencia y harán más difícil la restitución si no hay un plan. Y ese plan es Consolidación¨, dice el reporte.

Según Wola, el programa ha ido desapareciendo del discurso oficial y menciona que de tener un presupuesto de 320 mil millones de pesos para el 2010, pasó a uno de 125 mil en el 2011.

Además ya no estará concentrado en 15 zonas y 100 municipios sino solo en 7 y 51 municipios.

También sostiene que si bien el gobierno que dicho que quiere ¨institucionalizar¨ el programa para volverlo permanente, ese proceso ha sido lento y burocrático.

De hecho, afirma el reporte, la supuesta institucionalización se ha visto frenada por presiones para que se nombre en los cargos relevantes de Consolidación a personas menos calificadas y con estrechos lazos a los partidos políticos.

Y menciona como a su antiguo director, Álvaro Balcázar, se le pidió la renuncia en septiembre del año pasado por oponerse a los nombramientos.

En su reemplazo, dice Wola, se nombró a Germán Chamorro, un veterinario que manejó la campaña de Santos en Nariño y que tiene poca experiencia en temas de seguridad y desarrollo.

"A mí me preocupa que esto se convierta en una nuevo PLANTE", dice una fuente citada en el reporte haciendo alusión al programa de desarrollo que se implementó durante el gobierno de Andrés Pastrana.

Según el informe, el abandono del Plan Consolidación coincide con Espada de Honor, la nueva estrategia del ministerio de Defensa para debilitar o eliminar las estructuras de los grupos irregulares. Esta estrategia hace énfasis en inteligencia y el poder aéreo pero no contempla un componente civil o la estabilización de zonas, como era el caso de Consolidación.

En otras palabras, un regreso a la lucha anti insurgente o antiterrorista clásica -muy al estilo de lo que EE. UU. está haciendo en Afganistán-, que tiene costos económicos y humanos más bajos que la consolidación de zonas pero que según Wola no resuelve el problema.

¨Puede que lo que se escucha sobre el estancamiento o declive de Consolidación este errado y que la (llamada) institucionalización esté avanzado en silencio y al margen del escrutinio público. Nuestro temor, sin embargo, es que Consolidación ha pedido el apoyo de altos niveles del gobierno Santos y que otros modelos, más orientados al poder militar y menos a la gobernabilidad, lo están reemplazando,¨ concluye el reporte.

A juicio de la ONG, abandonar el programa sería un grave error pues consignaría nuevamente al olvido zonas del país dejando el terreno arado para nuevos brotes de violencia y delincuencia.

EL TIEMPO intentó comunicarse con Germán Chamorro, actual director de la Unidad de Consolidadación, para conocer su opinión sobre el tema y la denuncia de la ONG Wola, pero no respondió las llamadas de este diario.

SERGIO GÓMEZ MASERI
CORRESPONSAL DE EL TIEMPO
WASHINGTON

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
11 de enero de 2013
Autor
SERGIO GÓMEZ MASERI

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad