Consejos para una mujer de 20 años

Consejos para una mujer de 20 años

Alexandra Pumarejo hace una restrospectiva para recordar una importante etapa de las mujeres.

8 de enero de 2013, 09:59 pm

Esta carta se la escribo, ahora a mis 41 años, a la Alexandra de hace 20 años.

Mi querida Alexandra: Han pasado 21 años desde la última vez que nos vimos. Me devuelto en el tiempo, y te ves joven, sin canas, sin arrugas y con una sonrisa desprevenida e ingenua.

Te miro y lo primero que pienso es: "tan angustiada que eres". Pareciera que en vez de dos ojos tuvieras dos signos de interrogación incrustados en la cabeza: "¿Qué voy a hacer cuando me gradúe?", "¿Será que me equivoqué de carrera?", "¿Será que me voy a casar y a tener hijos?", "¿Será que algún día mi papá va a estar orgulloso de mí?", "¿Cuál será mi propósito en la vida?"
Estás estudiando una carrera que aunque no es para ti, vas a terminar, más por disciplina que por pasión. Probablemente hubieras sido más feliz estudiando sicología, pero tal vez no hubieras aprendido que la verdadera tenacidad no es terminar lo que a uno le gusta sino lo que uno empezó.

Tienes un novio maravilloso. Te idolatra y tú lo quieres, pero a ti te falta algo y no sabes qué es. Te queda imposible verlo ahora, pero lo que te falta es vivir el drama de las telenovelas.

Él es bueno y lo que tú piensas que es aburrido es realmente valioso. Qué pesar que tengas que sufrir para entender que el hombre bueno es el que vale la pena, y que el drama lo debe poner la vida, no la persona a quien amas.

Eres demasiado insegura y te la pasas buscando la aprobación de terceros. Te tomará muchos años superar esta característica, pero cuando por fin lo logres tu vida nunca volverá a ser la misma.

Creer en ti y en tus capacidades te va dar las alas para soñar y después hacer tus sueños realidad. Te vas a dar cuenta de que la única aprobación que necesitas es la tuya. Solo cuando dejes de buscar en otros lo que solo tú te puedes dar, lograrás paz. Debes estar orgullosa de ti, así nadie más te lo diga.

Tendrás una hija. ¡Prepárate! Ella será el ser más especial e importante de tu vida. Será tu motor y tu razón más grande para que trabajes duro y trates de ayudar tanto. Ojalá hubiera un manual que te pudiera dar para prepararte en tu papel de mamá, pero ni hoy, 20 años más tarde, se lo han inventado.

Pero sí te aconsejo: trata de gozarte cada minuto, porque los días son largos pero los años son cortos.

En cuanto a tu misión en la vida, te demorarás y te equivocarás muchas veces antes de entender que lo que más satisfacción te da es ayudar, darles a las mujeres una voz de aliento y ser una amiga fiel en quien confiar. Solo gracias a lo que te va a tocar vivir, especialmente las dificultades, vas a poder entenderlas y ayudarlas mejor. ¡Nunca se te olvide que todo te pasará por algo!

Te advierto, el camino que te espera no será fácil, pero con honestidad y con convicción de causa te puedo asegurar que valdrá la pena. Con todo mi amor, Alexandra.

PD: ¡No se te olvide reír y bailar en cada oportunidad que tengas!