Cerrar

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Van más de cinco mil niños asesinados en cinco años

En 2012, Medicina Legal registró 1.993 muertes violentas de menores, de entre cero y 17 años.

El 2013 arrancó con un preocupante panorama para la niñez colombiana. Durante los primeros días del año, el país se ha conmocionado con los crímenes atroces cometidos contra varios menores de edad.

El caso más sonado es el de Alison LisetteBritel, la niña 11 años que falleció tras ser alcanzada por una bala perdida en Medellín.

En Codazzi (César) violaron y asesinaron a una niña de 10 años. El crimen generó una protesta de la comunidad en la que, en un cruce de disparos, falleció otro menor, de 17 años.

En Barranquilla asesinaron a un niño de ocho años, y el hecho también generó una asonada. Entre tanto, una niña de seis años apareció estrangulada en Valencia (Córdoba) y en la vereda El Limón, de El Tambo (Cauca) las autoridades encontraron el cuerpo de una niña, de seis años, con signos de violencia sexual y física.

Y en Cúcuta, un joven de 16 años falleció tras recibir un disparo en la cabeza, en hechos confusos.

A estos casos se suman la muerte de una niña de tres años tras ser arrollada por un vehículo en Cáceres (Antioquia). Otro niño, de siete años, permanece en estado crítico tras ser atropellado por un taxista en Bogotá.

Aunque estos crímenes hayan generado un rechazo general, lastimosamente no representan ninguna novedad en el país. En el 2011 (datos más recientes), el Instituto Nacional de Medicina Legal registró 1.304 asesinatos de menores de edad, de entre cero y 17 años; es decir, más de tres casos por día (3,5).

Contrastando el informe Forensis, de Medicina Legal, se evidencia un preocupante incremento de crímenes contra niños y adolescentes en el país. Mientras en el 2007 fueron 829 casos, en el 2011 se registraron 1.304; es decir, un incremento de más del 50 por ciento desde entonces.

Año tras año han aumentado los homicidios infantiles, que suman, desde el 2007 hasta el 2011, 5.416 (ver gráfico).

“No es sino que arranque la temporada de fin de año para que llegue la tragedia; cada año por esta época hay una mortandad de niños”, comenta la senadora Gilma Jiménez, autora del fallido referendo que buscaba la cadena perpetua para asesinos y violadores de niños, al explicar que en época de vacaciones se dispara la violencia contra los menores de edad.

Esta situación se presenta, básicamente porque no están en el colegio, donde suelen estar más protegidos que, incluso, en sus hogares.

La senadora del Partido Verde opina que los niños son el grupo poblacional al que más se les violan los derechos.

“Hay crímenes macabros contra nuestros niños, el problema es que esta sociedad no los quiere ver”, comenta Jiménez al poner de ejemplo el caso de la niña de Tunja que fue descuartizada e incinerada en octubre pasado, que no generó tanta indignación.

“Me dolió mucho lo que pasó con Rosa Elvira Celi, pero acá matan a los niños, de formas más terribles, y nadie dice nada”, opina Jiménez.

Por su parte Diego Molano Aponte, director del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, repudió los crímenes recientes ocurridos contra niños.

“Cada vez que asesinan a un niño o una niña debemos reflexionar cómo estamos funcionando como sociedad”, afirmó el funcionario al insistir en que los derechos de los niños, sobre todo el de la vida, deben ser inviolables.

“Lo que pasó con Alison (la niña muerta por la bala perdida en Medellín) frustró la vida de una niña que podría ser toda una campeona, a su familia y a toda una generación de colombianos”, protestó Molano.

Preocupa la impunidad

En el homicidio de niños, la impunidad es del 90 al 95 por ciento. Eso lo afirma Beatriz Linares, abogada especialista en derecho de infancia, y coautora del proyecto de Ley de Infancia.

“En este país, los últimos que entran en la fila de la verdad, la justicia y la reparación son los niños y las niñas, y mucho más cuando se trata de un crimen contra ellos”, asegura la experta.

Las familias de niños y adolescentes muertos, agrega, no tienen manera de mover la justicia, ante la ausencia de defensores públicos que intervengan en procesos judiciales en favor de las víctimas.

“El 74 por ciento de los agresores sexuales contra niños son conocidos o familiares del menor de edad y esto podría ser similar en los casos de homicidio, pues ya encontramos casos de maltrato infantil que terminan en muertes”, agrega.

El año pasado, las mayores víctimas de homicidio fueron niños y jóvenes entre los 12 y los 17 años y aunque la Ley de Infancia y Adolescencia trató de aumentar las penas severamente para los agresores (60 años cuando el niño es menor de 5 años y entre 30 y 40 para otras edades), la justicia no ha actuado diligentemente en este aspecto, según denuncia la abogada Linares.

Tampoco –añade- se ha dado prevalencia a los derechos de los niños cuando son víctimas de delitos, como lo contempla no solo esta ley sino la constitución política.

El único caso donde la justicia fue implacable, afirma Linares, fue en el homicidio del niño de Chía, Luis Santiago Lozano, mandado a asesinar por su padre. A él se le impuso la pena máxima de 60 años.

REDACCIÓN VIDA DE HOY

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
6 de enero de 2013
Autor
REDACCIÓN VIDA DE HOY

Publicidad

Paute aqu�