Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Armas en Estados Unidos, la línea entre la vida y la muerte

Dos visiones opuestas sobre la tenencia de armas dividen dolorosamente a la sociedad estadounidense.

La masacre de 20 niños la semana pasada en una escuela de Newtown, Connecticut, volvió a abrir el viejo debate que ha dividido a la sociedad estadounidense. Es la delicada línea entre el derecho a portar armas, que garantiza la Constitución, y los controles que deberían existir si se quiere evitar este tipo de tragedias. El presidente Barack Obama y los demócratas en el Congreso quieren empujar leyes que eleven los estándares para la posesión de armas, pero los republicanos insisten en que las armas no son el problema.

EL TIEMPO conversó con dos expertos que si bien conocen muy bien el tema están en esquinas opuestas.

Más control
'Regulaciones más estrictas, la prioridad'

Kathi Austin. Exconsultora de la ONU en tráfico de armas.

¿Qué le hace pensar que las cosas podrían cambiar?

El debate ya ha venido cambiando en esta última década a raíz de los incidentes que se han presentado. Cuando Obama llegó al poder no tenía mucho margen de maniobra pero luego de que pasó en Newtown creo que lo tiene. Va a requerir, eso sí, mucho liderazgo y valentía de su parte. El estar en su segundo período hace más fácil que asuma los costos que vienen si realmente se quiere cambiar de dirección. Hay que recordar que muchos demócratas en el Congreso, aunque apoyan los controles, son vulnerables al poder de la Asociación Nacional del Rifle (NRA por su sigla en inglés). Esta es una batalla larga.

¿Cuáles son las prioridades en esa lucha?

Lo primero es restituir la prohibición de las armas de asalto. Lo segundo es poner regulaciones más estrictas sobre quién puede adquirir armas y sobre la venta múltiple de armas a una misma persona.

Los republicanos alegan que la década de prohibición de las armas de asalto no redujo la violencia.

También dicen que la prohibición no impedirá que un criminal obtenga las armas que necesita para competer un delito. Las estadísticas dicen otra cosa. Hubo una reducción de masacres en EE. UU. durante los años de la prohibición y eso también esta demostrado en otros países como Australia donde se pasó de 11 masacres en una década a cero luego que se prohibiera la venta de armas de asalto.

Los países están más seguros cuando armas de tipo militar no circulan entre la población civil. Lo que hemos visto con estas masacres es que no son criminales los que cometen estos actos sino personas enfermas que tuvieron acceso a armas que no debían tener.

¿Por qué es tan difícil que se den cambios?

Hay muchas, pero lo principal es el poder del lobby que tiene el NRA y su influencia en el Congreso y en los políticos. Así como es difícil que EE. UU. reduzca su dependencia al petróleo y al carbón dado el enorme poder que tienen estas industrias. Incluso los mismos miembros del NRA, según encuestas internas, favorecen más controles. Pero la estructura política del NRA le responde a los fabricantes de armas. Cualquier miembro del Congreso que se muestra favorable al control de armas es destruido políticamente con el dinero y el lobby que hacen el NRA y los fabricantes de armas. Esto es una gran industria.

¿Entonces cómo hacerle frente a ese poder?

Hay que educar a la gente. EL NRA ha hecho un gran trabajo al definir el debate como uno en el que el Estado les quiere robar su derecho a portar armas o a cazar. Y no se trata de eso. Es construir un sistema en el que todos estemos más seguros.

En gran medida, el argumento del NRA y quienes defienden las armas está en la Segunda Enmienda, que garantiza el derecho a poseerlas. ¿Habría que revisar esa enmienda para que las cosas comiencen a cambiar?

La misma Corte Suprema ha dicho que el derecho a tener armas no es absoluto y está sujeto a regulaciones y controles, que ya existen en algunos estados y han existido en el pasado. No hay necesidad de eliminarla. Es solo cuando la Segunda Enmienda se usa para incrementar la venta de armas y balas que se distorsiona su sentido.

 

Menos control
'El individuo es el del problema, no el arma'

Daniel Polsby, decano de Derecho, U. George Mason

Tras la masacre, ¿cree que algo pueda cambiar?

Diría primero que este es un caso excepcional (con niños involucrados), que nunca antes se había presentado en el país. Pero, en general, siempre pasa lo mismo. Al comienzo se responsabiliza a las armas, luego es un tema de salud mental, y después son las armas, la salud mental y los videos y las películas. Pero estos son todos temas que involucran libertades civiles, que son muy importantes en este país. El derecho a portar armas, el derecho a expresarse a través de videos y televisión, el derecho a no ser encerrado por el estado en un manicomio, son garantías en la Constitución. Hay mucho debate sobre si algo cambiaría si se modificaran estos principios constitucionales, pero lo que termina pasando es que, o no se hace nada, o se aprueban algunas leyes que carecen de efectividad.

¿Limitar la capacidad de los proveedores de las armas o prohibir la venta de armas de asalto serían buenas medidas para contener el problema?

Tal vez no. He vivido en este país 65 años y cuando yo era niño las armas se compraban por correo. Se podía entrar a una tienda y comprar cualquier tipo de pistola y las tasas de homicidios en ese entonces no son distintas de las de ahora, con más controles. Es cierto, hubo varias masacres en los últimos años, pero eso no altera la tendencia a la baja en la tasa de homicidios. La prohibición de las armas de asalto en el 94 no bajó esas tasas y eso está documentado.

¿Pero, entonces, cómo explica el problema?

La raíz del problema está en el individuo. Una vez este se convence de que quiere realizar una barbarie, la lleva a cabo y para hacerla no necesita ni siquiera de armas. Podría hacer una bomba con toda la información que está en Internet o envenenarlos.

¿Entonces no ve conexión alguna entre la violencia o este tipo de masacres y el fácil acceso que tiene la población civil en EE. UU. a las armas de fuego?

Es que son cosas distintas. Aún si se aprobaran leyes híper restrictivas, lo más probable es que los ciudadanos de bien las acatarán mas no los delincuentes o el tipo de personas que comenten estas masacres. Y se estaría dejando a esas personas de bien sin su derecho a defenderse.

Además, el tipo de violencia que usted sugiere, es decir, un individuo que está en el borde y mata a su esposa o al jefe por que tiene un arma a su disposición, es más bien anecdótica si se compara con el delincuente común que obtendrá las armas de manera ilegal para cometer su crimen. Las armas son también un elemento de disuasión que previenen el crimen.

La Segunda Enmienda habla del derecho que tiene la población de portar armas y usarlas para defenderse. Pero tiene más de 220 años y se redactó en un contexto muy diferente al actual. ¿No debería ser revisada?

Tiene los mismos años de antigüedad que las garantías a la libertad de religión, de prensa, de expresión y de muchos otros derechos que siguen vigentes. Lo que dice es que no queremos vivir en un país donde solo el ejército y la policía monopolizan las armas.

Hay países como el suyo donde no hay segunda enmienda y la tasa de homicidios es más alta que la nuestra y otros donde tampoco existe y es más baja. Lo que a mí me dice eso es que probablemente los homicidios no están relacionados con la enmienda.

EE. UU, tiene el 50 por ciento de las armas del mundo. ¿Por qué esa obsesión?

Hay mucha gente que le gusta las armas, que las colecciona, como colecciona cañas de pescar o bates de béisbol. Pero eso no los hace violentos. Prueba es que ningún miembro de la Asociación Nacional del Rifle ha estado asociado jamás a alguna de estas masacres.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington

Publicación
eltiempo.com
Sección
Mundo
Fecha de publicación
23 de diciembre de 2012
Autor
SERGIO GÓMEZ MASERI Corresponsal de EL TIEMPO Washington

Publicidad

Paute aqu�