Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Consumo de drogas también afecta a las FF. MM.

Caso por decomiso de marihuana en Tolemaida evidenció problemática dentro de las filas.

"Sé y tengo conocimiento de que esa marihuana que se encontró en Tolemaida pertenece a dos soldados profesionales. Lo sé porque llevo trabajando tres años con ellos y me di cuenta de que son expendedores y consumidores".

Este testimonio se oyó esta semana en un juzgado de Agua de Dios (Cundinamarca), donde se legalizó la captura de seis soldados sorprendidos en el principal fuerte militar del país con 18 kilos de marihuana, que habían transportado en un avión militar desde Cauca. La Fiscalía dice que la yerba -que fue comprada en 1,2 millones y a la que pensaban sacarle ganancias de 18 millones, vendiéndola en 'cigarros' de 2.000 y 3.000 pesos- no se iba a comercializar en la calle sino en la misma unidad castrense.

El escándalo, al que se sumó el hallazgo el lunes de 79 kilos de marihuana en el carro de un mayor del Ejército que hacía curso para coronel, puso los ojos del país sobre un problema poco conocido: el del consumo de drogas entre miembros de las Fuerzas Militares.

El comandante del Ejército, general Sergio Mantilla, le dijo a EL TIEMPO que por el caso de Tolemaida 27 militares más fueron retirados y que hace tiempo se diseñó una campaña de prevención que incluye una cartilla interna para alertar a los soldados sobre el riesgo de las drogas. A los comandantes de unidad se les pide estar atentos para detectar los casos de consumo, "por todo lo que ello conlleva respecto de la disciplina, la seguridad y la integridad".

"Enfrentamos un problema que es social, que se da en las empresas, en las universidades y que en nuestro caso (en el Ejército), es menor", dice Mantilla.

Según la Dirección de Sanidad del Ejército, solo el 0,1 por ciento de los soldados (es decir, unos 200 entre 200.000 hombres) se han acercado voluntariamente a esa dependencia en busca de ayuda para dejar las drogas; y ocho más están en proceso de desintoxicación en una unidad que se creó en el Hospital Militar.

Pero las cifras del consumo, como sucede en todo el país, pueden ser mucho mayores.

Augusto Pérez, director de la fundación Nuevos Rumbos y una de las personas que más conocen sobre el consumo en el país, afirma que el problema en las Fuerzas no debe ser minimizado. Y un sicólogo que trabajó en unidades militares en Bogotá dice que tuvo que atender en un año al menos a 100 soldados, muchos de ellos regulares, que llegaron a consulta por diferentes problemas pero que coincidían en el consumo de alucinógenos, especialmente de marihuana.

"Las Fuerzas reflejan lo que es el país, de allí sacan a sus hombres. La mayoría de los que consumen lo hacían desde antes de incorporarse", asegura.

Este diario habló con dos antiguos soldados, de los cerca de 40 que reciben apoyo en un centro de paso del Distrito porque cayeron en la indigencia, quienes aseguran que el uso de marihuana no era inusual en los patrullajes, "para aguantar el frío, el aburrimiento y el hambre".

"Uno 'mete' para relajarse, para no pensar en nada y no sentir el cansancio de caminar horas y horas", dice 'Tyson', que estuvo en el Batallón Bárbula, en Puerto Boyacá.

Si bien en el Ejército admiten que existe el problema del consumo, no reconocen que dentro de las Fuerzas haya redes de tráfico.

"No se trata de ninguna red. La unidad involucrada en ese tema estaba hace poco en el Cauca, y lo que se presentó fue una oportunidad de un negocio que les ofrecieron allá, que consistía en adquirir la marihuana, traerla a Tolemaida y venderla cuando salieran de permiso al día siguiente", afirma el general Fernando Pineda, comandante del fuerte.

Allí, sin embargo, Fiscalía y Defensoría del Pueblo reportan problemas. En el último año, esta última entidad tuvo que asistir en procesos judiciales, con defensores de oficio, a 32 uniformados que fueron retirados de las filas. De ellos, 24 fueron reportados por consumo de droga; y dos, por tráfico de alucinógenos.

REDACCIÓN JUSTICIA
justicia@eltiempo.com

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
23 de diciembre de 2012
Autor
REDACCIÓN JUSTICIA

Publicidad

Paute aqu�