Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'Espero que en enero Yidis Medina esté libre': Sigifredo López

Con su nueva fundación Defensa de los Inocentes, el exdiputado defiende causas como las suyas.

Después de pasar por dos experiencias traumáticas en las que vio vulnerada su libertad, el exdiputado del Valle Sigifredo López dedica su tiempo a sacar adelante la causa de defender a quienes él y su equipo de abogados presumen que están siendo juzgados sin pruebas suficientes.

En esta entrevista habla de dos casos que, según él, son otro símbolo de las injusticias del sistema penal colombiano: la excongresista Yidis Medina y el exalcalde de Villavicencio Germán Chaparro.

Los dos casos son atendidos por la Fundación Defensa de los Inocentes, creada por López en esta nueva etapa de su vida.

¿Cómo surgió la Fundación Defensa de los Inocentes?

Esta idea nació en los calabozos, estando preso en el búnker de la Fiscalía. Le prometí a Dios que cuando saliera iba a crear una fundación que se encargara de defender causas como la mía y que ayudara a mucha gente que está en la cárcel injustamente condenada. Hace dos meses inicié este proyecto con abogados que colaboran gratuitamente estudiando los casos. Hemos recibido más de 146. Hasta el momento, cinco de ellos tienen pruebas suficientes para asegurar su inocencia.

¿Cómo se contactan las personas con la fundación?

Los interesados se comunican con nosotros a través del correo o nuestra página web. Nos escriben su caso y, en la medida de nuestra capacidad logística, nosotros apoyamos. Hasta ahora, solo tenemos cinco grupos de abogados voluntarios. La mayoría de casos son muy delicados y necesitamos profesionales con experiencia, por eso, lastimosamente, no podemos trabajar con recién graduados. Son muchos los inocentes y no damos abasto. Esperamos que con la ayuda de donaciones voluntarias nuestra fundación pueda crecer.

¿Podría mencionarnos algunos casos que han sido comprobados de personas inocentes que están pagando condenas?

El caso de Yidis Medina, una persona acusada de un secuestro que no cometió. Ella es responsable del delito de cohecho, que confesó y pagó por él, paradójicamente, las personas que le ofrecieron y le dieron dinero están libres. Después de que ella declaró y dio toda la información que tenía, le aparecieron otras acusaciones como la del secuestro. Nosotros esperamos que para diciembre o primeros días de enero Yidis ya esté libre. Otro de los casos que hemos recibido es casi tan indignante como el mío, se trata del exalcalde de Villavicencio Germán Chaparro, quien fue condenado a 40 años de cárcel por un homicidio que no cometió. La prueba que lo incrimina es el testimonio de un desmovilizado que para someterse a Justicia y Paz y conseguir rebaja de años en su pena le pidieron que mintiera e incriminara a Chaparro. Este señor es un testigo falso que ha sido utilizado por la Fiscalía en 24 procesos y, en 23 de ellos, su testimonio ha sido desestimado por imprecisiones en sus versiones. La prueba que tenemos es que este desmovilizado dijo ante las cámaras del noticiero CM& que le habían pagado cinco millones de pesos para incriminar al exalcalde.

¿Permitiría que personas como Laura Moreno, Jessy Quintero o Carlos Cárdenas hicieran parte de su fundación?

Este caso ha sido uno de los casos más cubiertos por los medios de comunicación y en los que no podemos hacer más que especulaciones. Yo no me atrevería a responder esa pregunta sin antes estudiarlo a fondo en mi calidad de abogado. Solamente sé lo que escucho en las noticias.

Los medios de comunicación colombianos dieron gran protagonismo a todo su proceso y causaron gran revuelo en la opinión pública. ¿Qué imagen tiene de estos?

Creo que cuando salió a la luz mi situación y por lo que me estaban inculpando la mayoría de medios de comunicación cumplieron con su papel de informar y darle la importancia que requería un caso como el mío, en el que me culpaban de un crimen tan atroz. Solamente uno o dos medios se dedicaron a desprestigiarme y a dar la noticia de manera poco imparcial. Yo recibí mucho apoyo de la opinión pública. Cuando la gente me veía en la calle me decía que me creía, que demandara al Estado por todo el mal que me habían hecho a mí y a mi familia.

Usted recibió muchas críticas y prejuicios de muchas personas. ¿Ha recibido el mismo número de disculpas?

Una de las cosas que me dio fuerzas para salir adelante fue recibir el apoyo de muchas personas. Yo recibí con humildad las disculpas públicas del Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre, quien fue bastante estricto con sus acusaciones. Yo creo que él es un hombre de justicia y muy correcto, que en un momento se dejó llevar por supuestas pruebas que me incriminaron, pero a medida que fue avanzando el proceso y salieron los resultados del FBI, él se dio cuenta que todo había sido un montaje. Él no puede dar la cara por muchos funcionarios que trabajan en la Fiscalía y que actuaron de mala fe.

¿Cuáles son las razones que lo impulsan para demandar al Estado? ¿Y de salir favorecido, qué haría con esta indemnización?

Yo soy un hombre cristiano y de Dios. Aunque yo perdoné de corazón los errores que cometió la justicia colombiana conmigo, creo que mi caso está en la impunidad en la medida en que las personas que lucharon tanto por incriminarme dentro de la Fiscalía aún siguen en la institución. Tampoco se ha hecho justicia con los falsos testigos que me acusaron a mí y que probablemente seguirán haciendo lo mismo con otras personas para conseguir beneficios. Por otro lado, el daño que todo esto causó a mi familia es incomparable: mi mamá aún no lo supera y está muy mal de salud. Creo que demandar al Estado es lo más conveniente que debo hacer en nombre de todas las personas que están en una situación similar a la que yo viví. De salir favorecido con esta demanda, indudablemente, invertiré en mi fundación y desde ella intentaré que este país sea un poco más justo y que personas inocentes no se vean afectadas por intereses particulares de grupos ilegales o personas que están en el Gobierno.

¿Le tiene fe al proceso de paz?

Es difícil tenerle fe al proceso de paz con un grupo como las Farc que está dividido. Los bloques suroccidental y sur, liderados por Pablo Catatumbo y Joaquín Gómez, conforman más del 50 por ciento de esta organización y poseen gran poder y financiación. Ellos no están dispuestos a asumir un diálogo con el Gobierno. Mientras que los guerrilleros que están en Cuba están buscando un desarme y una rebaja en las penas, estos otros bloques buscan condiciones de igualdad que el Gobierno no está en posición de dar.

¿Estaría dispuesto a participar en los diálogos de paz, en calidad de víctima?

Yo sí estaría dispuesto a colaborar en un proceso de paz. Considero que los únicos legitimados para perdonar somos las víctimas, y a mi parecer, lo único que están haciendo en las mesas de negociaciones es repartir perdones, en nombre de nosotros, personas que nunca han sufrido la guerra, que nunca han estado secuestrados o han perdido un hijo. Puede que ellos sean muy doctores y pueden tener todos los títulos de Harvard, pero no conocen a fondo a su interlocutor como nosotros. Creo que en estos diálogos de paz es indispensable recuperar la memoria histórica y ponerla como un tema de discusión fundamental en los diálogos de paz. No es el Estado el que debe perdonar, es el pueblo colombiano y las víctimas de la violencia.

¿Tiene algún mensaje para todas las personas que están secuestradas y que pasarán una Navidad más sin sus familias y seres queridos?

El mejor consejo que les puedo dar es que se acerquen a Dios, que no pierdan las esperanzas y no intenten preguntarse por qué les pasó esto a ellos. Solamente reciban los designios de Dios con fortaleza y que no pierdan la fe de que pronto recuperarán su libertad.

Ana María Castro Castro
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
19 de diciembre de 2012
Autor
Ana María Castro Castro

Publicidad

Paute aqu�