Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Editorial: El horror en Sandy Hook

Estados Unidos está conmovido. Lo está el mundo entero. La espantosa tragedia del pasado viernes en la escuela Sandy Hook, de Newtown (Connecticut), estremece a la humanidad. Causa horror el solo pensar que lo que era recreo, dibujos y juegos inocentes de unos 700 chiquillos menores de 10 años, de repente se volvió un infierno porque un exalumno, Adam Lanza, de 20 años –inteligente y retraído, según dicen–, llegó allí enajenado, armado hasta los dientes, a dispararles a las inocentes criaturas y a sus profesoras.

El saldo ya se sabe: 20 niños de entre 6 y 7 años muertos, además de seis educadoras, entre ellas la directora de la escuela. Y el asesino, que venía de matar a su madre en su propia casa, y a lo mejor horrorizado también, se descerrajó un tiro. El sin sentido total.

En EE. UU. de vez en cuando el diablo hace su fiesta macabra. Aún hay luto por el tiroteo en Denver el 20 de julio de este año, durante el estreno de la película Batman. Murieron 12 personas y 58 más resultaron heridas a manos de James Holmes, quien rumia su locura en una cárcel.

Otra de las tragedias que marcan a la sociedad fue la de Virginia Tech, donde, el 16 de abril del 2007, Seung Hui-cho, de origen coreano, abrió fuego en la universidad estatal y mató a 32 personas.

Con la matanza en Newtown revive el debate sobre el control de las armas. El presidente Barack Obama, consternado hasta las lágrimas, dijo: “Vamos a tener que unirnos y tomar medidas. (…) No hay palabras para calificar el dolor de todos los estadounidenses”. Pero el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, al frente del grupo ‘Alcaldes contra las armas ilegales’, replicó: “El Presidente envió sus condolencias a las familias, pero lo que el país necesita es que envíe un proyecto de ley al Congreso”. Por suerte, ayer, la senadora demócrata Dianne Feinstein anunció que lo presentará en enero. Quizás tenga éxito, pues en Estados Unidos circulan, sin control oficial, entre 270 y 300 millones de armas. Casi una por cabeza, en una sociedad de 311 millones. Lo grave es que, según una encuesta de Gallup de finales del 2011, el 73 por ciento de los estadounidenses se declara en contra de que se prohíba la posesión. Ojalá la consternación de Connecticut los ayude a cambiar de parecer y se impongan a la Sociedad del Rifle, con 4 millones de socios. Quizás.

editorial@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Editorial - opinión
Fecha de publicación
17 de diciembre de 2012
Autor
Editorial

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad