Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

'Cada padre en Estados Unidos tiene el corazón pesado de dolor': Obama

En discurso semanal, el presidente estadounidense llamó a la solidaridad con familiares de víctimas.

El presidente estadounidense, Barack Obama, llamó el sábado a los estadounidenses a ser solidarios con los familiares de las víctimas de la masacre en una escuela primaria de Newtown, Connecticut, y pidió "medidas decisivas" para evitar estas "tragedias". (Vea las imágenes de desconcierto tras la masacre)

"Este fin de semana, Michelle y yo estamos haciendo lo que sabemos que todo padre está haciendo -manteniendo a nuestros hijos lo más cerca posible y recordándoles cuánto los amamos", dijo Obama, padre de Sasha, de 10 años, y Malia, de 14.

"Hay familias en Connecticut que no pueden hacer eso hoy. Y nos necesitan ahora", agregó Obama en su discurso semanal.

Estados Unidos vivió este viernes una de las peores pesadillas de su historia reciente, con un tiroteo en una escuela que dejó un total de 27 muertos (a los que se suma otra víctima en una segunda escena del crimen). La tragedia se ve agravada por el hecho de que veinte de las víctimas eran niños pequeños, de entre 5 y 9 años.

Un tirador con varias armas y un chaleco antibalas causó una escena infernal en la escuela Sandy Hook de esta pequeña ciudad de Connecticut. Solo hubo un herido, por lo que se cree que el autor, que realizó al menos un centenar de disparos, actuó con aterradora frialdad, buscando matar al mayor número posible de personas. (Lea también Masacres en colegios, un mal de EE. UU. desde 1700).

Las autoridades encontraron muerta en una vivienda de Newtown a otra persona, cuya identidad no se ha establecido. Reportes no confirmados sugerían la noche de este viernes que podría tratarse de la madre del asesino, quien trabajaba como maestra de preescolar en esa escuela.

Según parece, el autor habría matado a su progenitora antes de acudir a la escuela en la que ella trabajaba, para continuar la matanza. La directora y la psicóloga del centro figuran entre las víctimas mortales, mientras que la subdirectora es la persona herida. (Vea una galería de las peores masacres ocurridas en Estados Unidos).

El tiroteo duró apenas unos pocos minutos y ocurrió en un pasillo y dos salones de clases de la escuela, por lo que generó escenas de pánico en un centro docente con entre 600 y 700 alumnos.

"Oímos muchos golpes y gritos", explicó una niña poco antes de que sus padres se la llevaran a casa. "Un maestro me agarró y me metió en su clase", relató de forma confusa otro niño, quien explicó que "se oían muchos golpes".

Brendan Murray, también de nueve años, relató que estaba con sus compañeros en el gimnasio de la escuela cuando escucharon "un montón de golpes" y los profesores les ordenaron que se escondieran en un armario, donde permanecieron durante 15 minutos. (Lea más información sobre las declaraciones del presidente Obama por el hecho).

"La policía nos dijo que nos abrazáramos, nos cogiéramos de la mano y cerráramos los ojos. Solo los abrimos al salir del colegio", explicó Vanessa Bajraliu, una niña de nueve años, al diario local Hartford Courant. Otros alumnos de la escuela de Newtown, una localidad de 27.000 habitantes a unos 105 kilómetros al norte de Nueva York, fueron escoltados fuera de la escuela por sus profesores, entre gritos y sollozos.

Bobby Haskins, un estudiante de octavo grado (14 años) de una escuela de enseñanza media situada muy cerca, narró que estaban en clase y les dijeron que se cerraba el centro, por lo que "empezamos a correr" hacia la salida.

Al saber que se había producido un tiroteo en la escuela, muchos padres llegaron a toda prisa, llorando y con gestos de terror, para encontrarse con el edificio rodeado por policías que buscaban a otros posibles pistoleros. "La escena era horrible y muy difícil", reconoció un portavoz de la policía estatal de Connecticut.

Según medios locales, el autor empleó tres armas semiautomáticas -dos pistolas y un rifle-, vestía ropa negra y usó un chaleco antibalas. La policía asegura que ningún agente llegó a hacer disparos, por lo que se trabaja con la hipótesis de que el autor se quitó la vida. (Vea imágenes de masacres en colegios y universidades). 

Relatos de heroísmo

Maestra detuvo puerta con su cuerpo

El relato de una testigo de los hechos en la escuela Sandy Hook sirvió para identificar a dos de las víctimas y registrar su coraje al defender a los alumnos. Diane Day, terapeuta de la escuela, estaba en la rectoría cuando escuchó los primeros disparos. En su relato a 'The Wall Street Journal', la mujer indicó que la rectora, Dawn Hochsprung, y la psicóloga Mary Sherlach "saltaron de sus asientos" y corrieron a buscar ayuda. (Lea también Estados Unidos, una nación de civiles armados).

Otros relatos de heroísmo referidos por Day tienen protagonistas anónimos. Como la puerta de su salón no tenía cerradura, una maestra la bloqueó con su cuerpo. El tirador le disparó a través de la madera. "Ella fue nuestra heroína", le dijo la testigo al rotativo.
Otro héroe anónimo encendió el sistema de altavoces del campus, lo que alertó a muchos profesores, que evacuaron sus clases.

Afán por la noticia generó confusión

Washington (Efe). En medio de la especulación por la identidad del asesino y la escasa información dada inicialmente por la policía, varios medios de EE. UU. publicaron el nombre de Ryan Lanza como autor del tiroteo, citando fuentes policiales.

Diarios como The New York Times y The New York Post, así como FOX y el Connecticut Post, cambiaron luego sus versiones para señalar a Adam Lanza, hermano menor de Ryan, como principal sospechoso. Algunos medios incluso publicaron en sus páginas de Internet una supuesta fotografía del asesino que estaba en un perfil de Facebook, bajo el nombre de Ryan Lanza.

Este sábado se conoció que Adam, de 20 años, sufría de una discapacidad mental, según informaron personas cercanas a la familia de Lanza. Igualmente, lo calificaron como una persona reservada.

Según el Connecticut Post, Ryan Lanza, antiguo residente de Newtown que ahora vive en el estado de Nueva Jersey, habría escrito en su cuenta de Facebook que él no había protagonizado el tiroteo, minutos antes de que esta fuera cerrada.

Newtown, Connecticut (Efe).

Publicación
eltiempo.com
Sección
Mundo
Fecha de publicación
15 de diciembre de 2012
Autor

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad