Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Relato de una víctima estafada en un concesionario falso

Según la Policía, siete de cada 10 compraventas de carros en Bogotá no son confiables.

Con la ilusión de ganarse 3 millones de pesos mensuales libres, alquilando su camioneta Toyota Hilux, modelo 2012, Francisco López* acudió a un supuesto concesionario ubicado en la calle 108 con carrera 7 B, en el norte de Bogotá.

El transportador, oriundo de Santa Rosa de Viterbo (Boyacá), conoció en ese lugar a una mujer que se presentó como Sandra Sandoval, gerente de la firma 'fantasma'. (Vea la galería Estafadores de concesionarios falsos instalados en Bogotá).

"Además de ofrecerme plata por el alquiler de la camioneta, me dijo que vendía cupos de volquetas, a 36 millones de pesos, para trabajar en petroleras y que las ganancias eran de 5 millones de pesos mensuales. Yo me ilusioné y le creí", dice Francisco, quien ignoraba que estaba a punto de convertirse en una de las 1.326 personas que entre enero y octubre fueron estafadas en concesionarios ficticios de la ciudad, según la Policía.

La mujer fue tan convincente que el transportador decidió vender un bus de su propiedad y alcanzó a reunir, junto con otros familiares, 96 millones de pesos para tres cupos de volquetas. "Nos mamó gallo varios días y nos prometía que ya iba a salir el negocio. Logré que me devolviera mi camioneta, pero un día regresé por mis 96 millones de pesos y el sitio lo habían cerrado. Ahora funciona una oficina de abogados. Perdí mi plata en un concesionario falso", concluyó.

Esta es una de las dos modalidades de estafa detectadas por la Policía. Según la Sijín, siete de cada 10 comercializadoras de carros en Bogotá no son confiables.

La otra estrategia de las organizaciones delincuenciales tiene que ver con los carros que son dejados en consignación por clientes incautos.

Generalmente a través de avisos clasificados, los estafadores llaman a los vendedores y les ofrecen buenos precios -incluso por encima del valor comercial- por los automotores.

En el lugar les dan en efectivo el 10 por ciento del precio total y los engañan para que firmen documentos de traspaso mientras supuestamente sale el resto del dinero.

Con el paso de los días los concesionarios dejan de existir y a un mismo carro le aparecen hasta cuatro dueños. Muchos de los vehículos son llevados a Venezuela, Perú y Bolivia, según los rastreos de la Policía, que ha capturado a más de una docena de estafadores este año (ver fotos) en Bogotá.

(* Nombre cambiado)

Consejos para no dejarse estafar

La Policía recomienda a la ciudadanía que acuda a comercializadoras de carros recomendadas por personas confiables o que lleven varios años y con el mismo nombre en un solo lugar. (Asousados es una organización de 27 compraventas que trabaja de la mano con la Policía).

Así mismo, no hay que hacer traspasos abiertos ni firmar papeles hasta que no se reciba la totalidad del dinero.

Igualmente, hay que hacer el negocio con la persona que figura en la tarjeta de propiedad, quien debe identificarse plenamente.

REDACCIÓN BOGOTÁ

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
14 de diciembre de 2012
Autor
REDACCIÓN BOGOTÁ

Publicidad

Paute aqu�