Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Editorial: En defensa del burro navideño

Un libro escrito por el papa Benedicto XVI acaba de sembrar una ola de incertidumbre en los pesebres navideños de todo el mundo católico. El Sumo Pontífice recuerda en La infancia de Jesús que los evangelios no mencionan la presencia de animal alguno en el nacimiento de Cristo, por lo que el asno y el buey que suelen acompañar a María, José y el Niño en las representaciones de la Navidad son un añadido improbable.

La teología ortodoxa es una ciencia rigurosa, y la tradición popular que suele acompañarla constituye un complemento bastante laxo y pintoresco que cumple entrañable papel didáctico. La intención papal fue, seguramente, la de separar las verdades indudables, como la virginidad de María, del imaginario folclórico, aquel que ha puesto el pollino y el buey al lado del recién nacido en el pesebre.

Un buen cristiano puede creer o no en el escenario del nacimiento con animales, pastores devotos y los famosos reyes magos Gaspar, Melchor y Baltasar, según lo forjaron leyendas, pinturas y villancicos. Pero tiene que aceptar invariablemente un puñado de misterios, como el de la virginidad de la madre de Dios, la resurrección de Cristo y la transustanciación de la hostia y el vino en carne y sangre de Jesús.

Las dos creencias no necesariamente son incompatibles, por lo que no es preciso expulsar del cuadro popular a los acompañantes navideños con que han enriquecido los pueblos el escueto registro del evangelio. No es mejor cristiano quien cree en el buey y en el burro -incluso, si prefiere una mula al jumento-, ni deja de serlo el que duda de su existencia y de muchas otras circunstancias accidentales de la Natividad de Cristo que no afectan las verdades básicas de la fe.

De todos modos, y gracias a la informática, los comentarios del Papa podrán ser debatidos, apoyados o criticados a partir del 12 de diciembre, día de la Virgen de Guadalupe, cuando el Santo Padre inaugurará su cuenta en Twitter.

Los mensajes del Pontífice se emitirán todos los miércoles en ocho idiomas y serán pequeñas píldoras destinadas a reforzar la fe y responder preguntas. Ya flotan más de 400.000 seguidores que esperan ansiosamente los sagrados trinos de Benedicto XVI a través del usuario @pontifex.

editorial@eltiempo.com.co

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
6 de diciembre de 2012
Autor
Editorial

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad