Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Las implicaciones de decisión sobre límite entre Colombia y Nicaragua

A pesar de su sentencia, CIJ consideró válido tratado de 1928. ¿Qué más se decidió?

Con su fallo de este lunes, la Corte Internacional de Justicia modificó los límites del mar territorial colombiano en el Caribe y, al tiempo que confirmó la soberanía sobre los siete cayos que rodean a San Andrés, Providencia y Santa Catalina, le entregó a Nicaragua una amplia porción marítima.

Se trató de un hecho sin precedentes, que sorprendió a muchos, pues estableció la línea de delimitación marítima al oriente del meridiano 82.

Además, a pesar de que reconoció la soberanía colombiana sobre todas las formaciones del archipiélago -es decir, las tres islas principales y los cayos Serranilla, Bajo Nuevo, Quitasueño, Serrana, Roncador, Este Sudeste y Albuquerque-, le entregó a Nicaragua aguas que se encuentran al oriente de dicho meridiano.

El asunto llamó la atención debido a que en el 2007 la CIJ determinó (y este lunes lo ratificó) que el Tratado Esguerra-Bárcenas (1928), en el cual se estipuló que el archipiélago es colombiano, era válido.

Si bien la Corte dejó sin piso la pretensión de Nicaragua de apoderarse de todo el archipiélago de San Andrés y fijar la línea de delimitación marítima muy cerca de Cartagena, la apuesta del país centroamericano funcionó, pues ganó mar en el Caribe, en detrimento de Colombia.

"La Corte considera que se ha conseguido un resultado equitativo continuando la línea de delimitación de los paralelos hasta la latitud de 200 millas náuticas desde la costa de Nicaragua", señaló uno de los apartes del fallo, leído por el presidente de la CIJ, Peter Tomka.

De conformidad con la decisión de la Corte, Nicaragua ganó aguas al norte del cayo Roncador y la isla de Providencia, y al sur de los cayos de Albuquerque y Este Sudeste. Esa determinación dejó enclavados en ese nuevo territorio nicaragüense a los cayos colombianos Quitasueño y Serrana.

A su alrededor, estas formaciones insulares tendrán un área de 12 millas náuticas, que pertenecen a Colombia.

En su decisión, la Corte Internacional de Justicia le reconoció a Nicaragua aspectos de carácter territorial que no estaban contemplados en el tratado Esguerra-Bárcenas, ya que en el momento en que se firmó no existían nociones sobre el Derecho del Mar.

En su fallo, el tribunal internacional también le reconoció al archipiélago de San Andrés derechos de plataforma continental y de zona económica exclusiva.

En declaraciones a la agencia Efe, Antonio Remiro, jurista de la delegación de defensa de Nicaragua, dijo que, con la decisión de la Corte, se "ha salido de la jaula del meridiano 82".

Por su parte, Carlos Argüello, representante de Nicaragua ante La Haya, le dijo a la televisión que, dentro de lo que ese país había previsto, "este era el mejor resultado posible, así que estamos muy contentos todos".

Por su parte, el excanciller Julio Londoño Paredes, jefe del equipo de defensa de Colombia, destacó que la CIJ ratificó la soberanía de Colombia sobre el archipiélago y que reconoció la soberanía nacional sobre todos los cayos.

"De la misma manera, la Corte Internacional de Justicia ha rechazado la posición de Nicaragua de enclavar el archipiélago de San Andrés y trazar una línea de delimitación marítima entre el archipiélago y Cartagena, como era su pretensión", enfatizó Londoño.

No obstante, el diplomático, quien se refirió al asunto una vez se leyó el fallo, dijo que se estudiarán "cuidadosamente" el fondo y los detalles de este "para trasladarlos al Gobierno Nacional, que tomará las decisiones que considere adecuadas después de un análisis cuidadoso que se realice al respecto".

¿Cuánto mar perdimos?

Colombia, de acuerdo con el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, tiene 928.660 kilómetros cuadrados de área marítima.

En su fallo de ayer, la CIJ no incluyó una cita que precise la cantidad de mar territorial que se le entregó a Nicaragua. Tampoco, ninguna autoridad nacional tiene ese cálculo todavía.

Sin embargo, hay quienes estiman que fueron alrededor de 100.000 kilómetros cuadrados, es decir, el 10,7 por ciento de todo el territorio marino que Colombia poseía.

Reacciones diversas al fallo

Diferentes reacciones se generaron en el país una vez se conoció la decisión de la Corte Internacional de La Haya.

Jaime Pinzón, catedrático estudioso del conflicto con el país centroamericano, dijo que "valdría la pena pedirle una aclaración a la Corte, pues quedan muchos interrogantes".

Alberto Lozano, internacionalista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, aseguró que debió rechazarse cualquier injerencia de la CIJ.

Pero Andrés Molano, catedrático de la Universidad del Rosario, afirmó que el fallo le otorga un título claro a Colombia sobre sus derechos en el mar Caribe. "No podemos quejarnos de lo que hubiera podido ser. No fue Colombia el que llevó el asunto a la Corte, que de todas maneras habría podido iniciar el proceso sin la participación de nuestro Gobierno", dijo Molano.

Gustavo Gómez, presidente del Consejo de Estado, lamentó el fallo y dijo que "perdimos mar, plataforma marítima y quedamos con un enclave en San Andrés y los cayos, algo que ya se preveía desde el 2007, cuando decidimos poner un tratado aceptado por las partes en un tribunal".

Para Clara López, presidenta del Polo, se perdió "una enorme y rica porción de mar territorial (...), donde se dice que puede haber importantes depósitos de petróleo".

El presidente del Partido Conservador, Efraín Cepeda, expresó su desconcierto por el fallo y consideró "injusta" la pérdida de soberanía marítima de Colombia.

Por los lados del Congreso, mientras el presidente del Senado, Roy Barreras, consideró positiva la la decisión de la CIJ, porque "reafirma nuestra soberanía" y mantiene los siete cayos, otros sectores anunciaron que le promoverán un debate al Gobierno por el fallo de La Haya.

REDACCIÓN EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Política
Fecha de publicación
20 de noviembre de 2012
Autor
REDACCIÓN EL TIEMPO

Publicidad

Paute aqu�