Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Hijo de Pablo Escobar cree que su padre se suicidó

Segunda entrega de la entrevista con el hijo del fallecido capo colombiano.

Lo que se suponía fuera una entrevista de media hora, se convirtió en una de cuatro horas y en uno de los jardines exteriores de una exclusiva oficina de arquitectos en la zona de Palermo en Buenos Aires, Juan Pablo Escobar –hoy Sebastián Marroquín– destapó una infinidad de temas que rodean a su padre, el fenecido narcotraficante colombiano Pablo Escobar. (Vea la primera entrega de esta entrevista con El peso de ser el hijo de Pablo Escobar).

Ya más relajado, pero observador y cuidadoso con sus expresiones, Marroquín confesó que sintió terror al pensar lo que podía ser capaz de hacer para vengar la muerte de su padre. Luego reaccionó y se retractó. Pero era muy tarde, sus expresiones provocaron su exilio y el de su familia de forma inmediata.

Después de la muerte del “Patrón”, sus hijos y su esposa salieron de Colombia, pero fueron rechazados en varios países hasta que finalmente lograron instalarse en Buenos Aires. No obstante, por razones de seguridad y, para alejar el estigma de tener el apellido de Escobar, sus nombres y apellidos fueron cambiados por las autoridades colombianas antes de salir de ese país.

Fue en ese momento que Juan Pablo Escobar Henao pasó a ser Sebastián Marroquín Santos, su hermana Manuela Escobar Henao sería Juana Manuela Marroquín Santos y la viuda del “Capo”, María Victoria Eugenia Henao Vallejo, se llamaría desde entonces María Isabel Santos.

“Hoy día somos una familia que vive tranquila, que busca la paz permanente”, reiteró Marroquín mientras era escuchado detenidamente por la presentadora Sonia Valentín y Primera Hora. Sobre las circunstancias en que murió su padre, se inclina a pensar que pudo haber sido un suicidio.

“Mi padre siempre nos dijo que el teléfono era sinónimo de muerte porque nos podían rastrear fácilmente y el día que murió nos llamó tanto que me hace pensar que él quería que la policía llegara y que quería morir en un combate. Es una manera también de suicidarse”, consideró.

¿Y dónde está el dinero de Pablo Escobar? Esa es una de las preguntas más formuladas. Según aseguró Marroquín, “el estado confiscó todo el dinero de mi padre y destruyó sus propiedades”, sostuvo sin entrar en mayores detalles. A sus 35 años de edad y a 19 años de la muerte de Pablo Escobar, Sebastián Marroquín aún siente que es perseguido “por el delito de ser portador del ADN de Pablo Escobar y no porque haya cometido alguna falta contra la ley”, estableció quien hoy día es un arquitecto y diseñador de interiores en Buenos Aires y quien también posee su propia línea de ropa llamada Escobar Henao.

Pero él no está solo en ese martirio. Su hermana menor, Manuela, su madre María y su esposa, cuyo nombre no mencionó, corren la misma suerte.

Argentina, poco a poco, les ha brindado tranquilidad a Sebastián Marroquín y a su familia, pero este joven comerciante no puede ignorar el dolor que le provoca no tener la posibilidad de regresar a su natal Colombia por ser el hijo de Pablo Escobar.

De los episodios peligrosos que tuvo que vivir Sebastián Marroquín por ser hijo de Escobar, hay muchos. Entre los más impactantes está el de cómo él, su hermana y su madre tenían que esconderse de los ataques de las fuerzas militares de Colombia y cuando este, teniendo siete años y su hermana Manuela dos años, fueron encarcelados.

“Estamos superagradecidos de Argentina. Aquí me he podido educar, mi madre, mi hermana y mi esposa también se han educado y vivimos y trabajamos acá. Pero también hemos sido cuestionados, hemos estado en la cárcel aquí, un año y ocho meses, mientras las autoridades se aseguraban que nuestra madre no lavaba el dinero de nuestro papá. No ha sido gratis, pero creo que se han despejado por completo los fantasmas y las dudas que había con nosotros. A la sociedad le ha costado mucho reconocernos como individuos por mi padre. Hemos sido una familia perseguida por los delitos de uno de sus miembros”, aseguró quien fue rechazado con su familia en España y Alemania.

“El Vaticano no nos quiso atender ni recibir, ni la Cruz Roja Internacional ni las Naciones Unidas ni varios premios Nobel de la Paz. Entonces terminas sintiéndote como extraterrestre dentro del planeta Tierra”, expresó.

Cuando Marroquín fue encarcelado en Argentina, aprendió a valorar las pequeñas cosas de la vida.

“Me enseñó el valor de poder disfrutar de las gotas de lluvia cuando caminaba, me enseñó el valor de un plato de comida, te cambian los valores, las prioridades”, puntualizó el entrevistado, quien en su opinión los estados invierten más en ampliar sus prisiones que en rehabilitar a sus ciudadanos.

Por Melba Brugueras
Enviada especial / Primera Hora
Buenos Aires.
EL NUEVO DÍA - GDA

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
14 de noviembre de 2012
Autor
EL NUEVO DÍA - GDA

Publicidad

Paute aqu�