Ocho estrategias para enfrentarse al cáncer

Ocho estrategias para enfrentarse al cáncer

Experto dice que afectados tienen mejor pronóstico cuando lo asumen centrados, positivos y activos.

Ocho estrategias para enfrentarse al cáncer
13 de noviembre de 2012, 11:41 pm

Pocas experiencias humanas son tan conmovedoras, desafiantes y angustiantes como la de padecer cáncer o que un ser querido lo sufra.

Se trata de una vivencia traumatizante, única y para la que nadie está suficientemente preparado, mucho menos en la etapa del choque inicial.

No obstante, a quienes se lo permiten, la vivencia del cáncer puede impulsarlos a transformar y a revalorar sus vidas positivamente.

De acuerdo con Ariel Alarcón, psiquiatra, psiconalista y psicooncólogo, “la psicooncología, una subespecialidad de la psicología clínica o de la psiquiatría de enlace, que estudia de cerca los fenómenos emocionales relacionados con el cáncer y establece pautas eficaces para su manejo, ha desarrollado recursos orientados a ayudarles a los afectados a lograr ese propósito.

En su libro Vencer el cáncer, de Intermedio Editores, el especialista aporta claves para enfrentar esta experiencia sobrecogedora, que demanda un gran esfuerzo psíquico del paciente y sus familiares.

“El libro –dice Alarcón– enfatiza en la existencia de estrategias fáciles de desarrollar, que pueden aliviar enormemente ese sufrimiento y hacer de la lucha contra el cáncer un esfuerzo más amable, eficaz y menos deletéreo de la calidad de vida”.

Las siguientes son algunas de las recomendaciones formuladas en su libro.

1. Acéptelo: No lo niegue; si es cáncer, es cáncer. Ningún médico da ese diagnóstico sin estar seguro. Es duro de reconocer y nadie quisiera tenerlo, pero si es la realidad asúmala y busque los correctivos con prontitud.

2. Infórmese: Soldado advertido no muere en guerra... Entre más sepa sobre su condición y para dónde va su tratamiento, más posibilidades hay de que sea un agente activo y positivo en su manejo. Eso sí, busque información en sitios de buena calidad, y el mejor de todos es su oncólogo tratante. Si quiere hacerlo, pida un segundo concepto de otro especialista idóneo. Evite páginas web populares o con intereses comerciales y elija sitios de reconocida idoneidad y neutralidad en la información, como entidades oficiales y universidades.

3. Nútrase bien: Una dieta balanceada, sin comida chatarra, mejora su nivel de defensas y permite llegar en mejor estado a la quimioterapia o la cirugía, que es cuando puede tener disminución del apetito o dificultades para comer con propiedad. De la buena nutrición depende la mejor cicatrización de los tejidos y la menor cantidad de fatiga postratamiento.

4. Haga ejercicio: Los tratamientos del cáncer debilitan el cuerpo y la mente. Entre mejor sea su estado físico y su movilidad, antes y durante el tratamiento, menores serán la fatiga, las restricciones y las secuelas.

5. Ojo con ansiedad: Durante el proceso de enfrentamiento del cáncer, es normal que se presenten momentos variables de ansiedad; cuando es exagerada aumenta el sufrimiento y el dolor, disminuye la calidad del sueño y del descanso y conflictualiza las relaciones familiares y con los médicos. Las técnicas de relajación, el yoga y la meditación ayudan a atenuar la ansiedad y a que la mente se enfoque en su bienestar.

No piense solo en su cuerpo

6. Ayuda psicológica: si siente que la ansiedad lo desborda, la depresión no se controla o está más irritable y conflictivo que de costumbre, una psicoterapia lo ayudará a canalizar emociones y a resolver conflictos.

7. Jerarquice sus valores: Respóndase preguntas como ¿para qué vivo yo?, ¿qué le da sentido a mi vida?, ¿qué me hace feliz? Oriente los esfuerzos de su vida y la meta de vencer el cáncer a la luz de estos objetivos. Las respuestas a estas preguntas le señalarán el derrotero a seguir y lo llenarán de motivaciones para luchar y superar dificultades.

8. Enriquezca su vida espiritual: Más allá de si profesa un credo religioso o no, toda la gente tiene una relación con Dios y con un sistema de valores y principios trascendentes. Sintonícese con ellos. Vuélvalos valores vitales actuales y dinámicos. Perdone. Perdónese. Acérquese a la presencia de Dios en su vida. Y medite... Medite todos los días.