Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Cuando Leonardo Favio vivió en Pereira

Tras un accidente en Villavo, en una gira, el cineasta argentino pasó diez años en Colombia.

Por casualidad, como suelen llegar las mejores cosas a la vida de un hombre, así llegó Fuad Jorge Jury, conocido con el nombre artístico de Leonardo Favio, a la casa de Jhon Jairo Alzate 'Choco', en Pereira.

La historia de una larga amistad nació un día después del primer encuentro entre ambos, durante una gira en la que el cantante argentino pasó por la capital risaraldense. 'Choco' -un empresario de la ciudad- le pidió un concierto privado. Entonces intercambiaron tarjetas. (Lea: Leonardo Favio, el baladista que amó el cine).

"Al otro día me llamó diciéndome que se había caído en el baño del hotel donde estaba en Villavicencio, y que no sabía qué hacer. Nosotros lo trajimos a la ciudad (Pereira), y aquí lo atendieron en la clínica Carvajal", narra 'Choco'. Seis meses de incapacidad, tres hospitalizado y otros tres en casa guardando reposo, fue la orden médica ese día de septiembre de 1982.

El diagnóstico, una fractura en el fémur y un fuerte golpe en su cadera, lo obligó a terminar su gira de conciertos en Colombia, pero también a iniciar una 'vida' en nuestro país: después de ese episodio, el artista argentino se quedó una década (con toda su familia). Hace más de una semana, antes de la muerte (el lunes) del cineasta y cantautor, 'Choco' recordaba coincidencialmente con Nico Favio (el hijo del artista) ese tiempo que vivió su padre en la ciudad. Ambos caminaban por una calle de Pereira. "Antes de venir aquí mi papá fue uno. Y otro estando acá", narra.

Durante esa visita, Nico recibió un llamado de Argentina, diciendo que su papá estaba muy mal, que se devolviera. Como solía hacerlo cuando él recaía en su neumonía, Nico siguió repitiéndole a 'Choco': "El capo está bien, de esta se salva".

Ahora, como si continuara la tarea que el hijo de Favio comenzó hace días, 'Choco' enciende el motor de su carro y vuelve a los lugares que marcaron la vida del grande de la balada y el cine argentino.

Los pasos del maestro

En la calle 13 con avenida Pinares, en la mitad de la cuadra, una casa grande de dos pisos y cuatro habitaciones guarda en sus rincones el eco de esa voz que le cantó al mundo letras melancólicas y románticas. Allí Favio pasó sus días de reposo.

Aunque su pasión siempre fue el cine, medio en el que incursionó primero como actor y luego como director, fue su tiempo en Colombia el que lo llevó a interesarse más en la música. Fotografías, obras de arte, objetos que reposan en una caja y colgados en la pared o en una habitación le hacen saber a quien entra que Leonardo dejó su huella y su recuerdo.

"Cuando se enfermaba, se deprimía. Yo iba y le tocaba la guitarra", cuenta Carlos Arturo Torres, otro de sus amigos en la ciudad.

El recorrido de 'Choco' continúa y describe algunos momentos que vivió con Leonardo y su familia. "Los cumpleaños, por ejemplo, eran sencillos. Él fue una persona tranquila, hogareña y de pocas palabras. Todo lo que pensaba lo expresaba cantando al lado de sus dos hijos, Nico y Pupi, y de su esposa Carola", dice.

A cinco minutos caminando de esa casa, en el barrio Álamos, vive otra fuente de recuerdos. "Yo tuve el privilegio de tenerlo como vecino, recuerdo que salía con sus licras y la gente se escandalizaba porque eso no se usaba en ese tiempo", describe Álvaro Rodríguez, periodista de la ciudad.

"Él sí era un pereirano de corazón, no como otros artistas que lo dicen por decirlo", dice Gustavo Adolfo Salazar, quien se gana la vida vendiendo discos viejos en el centro de la ciudad. "Yo sí conocí al argentino que se volvió colombiano", remata el hombre.

MÓNICA ARANGO ARANGO
Corresponsal de EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
11 de noviembre de 2012
Autor
MÓNICA ARANGO ARANGO

Publicidad

Paute aqu�