El genio detrás de Grooveshark es un joven colombiano

El genio detrás de Grooveshark es un joven colombiano

Andrés Barreto es el fundador de tres empresas que han generado más de 150 empleos directos.

El genio detrás de Grooveshark es un joven colombiano
19 de octubre de 2012, 01:30 am

Desde que tiene memoria, Andrés Barreto recuerda la tecnología como algo inspirador en su vida. A sus 14 años, impulsado por su curiosidad por los computadores y el internet creó en su colegio el Club de Diseño Web. Fue su primera experiencia trabajando en equipo.

“Mis primeros conocimientos sobre desarrollo web los obtuve a través de Wikipedia, en este portal encuentras todo”, aseguró Barreto. En el 2005, cuando tenía 18 años y cursaba su primer semestre de universidad decidió crear su primera empresa. Consistía en una plataforma en la que los estudiantes pudieran compartir notas, trabajos e investigaciones. “Fue mi primera experiencia haciendo un producto tecnológico. Todos mis proyectos han nacido con el fin de resolver problemas propios”.

Por esa misma época llegó a su mente la idea de crear Socialatom, una agencia de relaciones públicas y consultoría en emprendimiento digital para Gobiernos e instituciones privadas. Durante el segundo semestre de su carrera, Andrés tenía un pensamiento recurrente: crear una aplicación que permitiera escuchar canciones en línea desde cualquier lugar. “Me interesaba escuchar las canciones colombianas cuando estaba lejos del país y, a menos de que una canción estuviera en un listado top 100 era muy difícil encontrarla. Con un amigo músico y otro programador decidimos crear Grooveshark”, comentó Barreto.

Para este joven bogotano no hay límites para ser un emprendedor. Y lo ha demostrado. Grooveshark fue creado en Gainesville, Florida (Estados Unidos) una pequeña población con 100 mil habitantes, de los cuales 50 mil son estudiantes. Aunque estaba en un lugar remoto, donde no había inversionistas ni mucho apoyo para la causa, este no era un impedimento para crear una empresa de alto impacto.

“Si en un lugar tan pequeño pudimos llevar a cabo este gran proyecto, pensé que podíamos hacer lo mismo en América Latina. En este momento decidí aliarme con María del Carmen Lara Dillon y le dimos inicio a Pulso Social, una plataforma de emprendimiento, tecnología y social media, que destaca la innovación y desarrollo de emprendedores hispanos y latinoamericanos y los conecta al mercado global”.

Durante dos años, Barreto viajó por América Latina con la intención de promover el emprendimiento, buscando talento joven, captando la atención de inversionistas y convenciendo a ingenieros de que crearan su propia empresa.

Su apuesta más reciente es Onswipe, un modelo de navegación que se inclina por un acceso sin restricciones y en el que el único intermediario es una plataforma para contenidos y publicidad para dispositivos táctiles. Esta opción permite obtener contenido sin necesidad de descargar ninguna aplicación específica de los sitios web para los diferentes sistemas operativos.

Y aunque cualquiera creería que Andrés Barreto es ingeniero de sistemas, sus estudios son en Ciencias Sociales de la Universidad de la Florida. No se equivoca cuando dice que es de los pocos afortunados que estudió por gusto y no por conseguir un empleo.

Generador de oportunidades

Con sus tres compañías, Barreto ha generado alrededor de 150 empleos directos en Colombia, Argentina, México, Chile y Estados Unidos. “Mi meta personal es contribuir con el desarrollo económico de América Latina y Colombia a través de modelos, eventos e iniciativas sociales. La tecnología es el futuro de cualquier nación. Necesitamos parar la explotación de recursos y dejar la dependencia de la economía agrícola y empezar a competir globalmente a través del conocimiento, innovación y propiedad intelectual”.

Niños, los nuevos programadores web

Coderise es una iniciativa impulsada por Andrés Barreto que busca enseñar programación web a niños de 8, 9 y 10 años en diferentes partes del mundo. Esta organización eligió a Colombia para empezar este programa piloto que inició el pasado 9 de octubre en Medellín. Alrededor de 20 jóvenes están tomando este curso de ocho semanas en el que aprenden conceptos sobre desarrollo de software para aplicaciones web. Se pretende que al finalizar esta capacitación los niños puedan presentar un proyecto viable.

Cómo volverse un emprendedor

Andrés es enfático. Dice que lo primero es tener una necesidad propia y tener la certeza de que su solución puede ser útil para otros. Darlo a conocer y conseguir usuarios es el paso posterior para hacerlo rentable.

"Muchos jóvenes se limitan para lanzar sus productos por falsos temores de que no hay inversión, ni apoyo económico. Mi consejo es no preocuparse por el contexto o los inversionistas. Para tener éxito debe existir una buena idea o una empresa que sea atractiva y obtenga resultados concretos. El interés de las grandes compañías en apoyar un proyecto está basado en los ejemplos exitosos que están surgiendo actualmente. Para cambiar el mundo solo se necesita un computador y una conexión a internet”, concluyó Barreto.

Ana María Castro Castro
REDACCIÓN ELTIEMPO.COM