Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

El temblor del domingo dejó daños en Valle y Cauca

El sismo, de 7,1 grados, se sintió en varias ciudades y en la zona de frontera con Ecuador.

El sismo que se extendió en la mañana del domingo desde La Vega (Cauca) a 12 departamentos y 32 municipios del suroccidente del país no dejó daños de consideración, a pesar de tener una magnitud de 7,1 grados en la escala de Richter (vea galería de fotos que muestra daños causados por el sismo).

"No hubo muertos ni heridos y en total, entre 25 y 30 casas tuvieron algún tipo de afectación", informó Carlos Iván Márquez, director nacional de Gestión del Riesgo.

Según el experto en prevención de desastres Gustavo Wilches Chaux, a pesar de que el terremoto tuvo una intensidad mayor que la del que se presentó en Popayán en 1983 -con 250 muertos, 1.500 heridos y el 70 por ciento de las edificaciones destruidas- en esta ocasión las consecuencias fueron menores, por haber sucedido a una mayor profundidad -166 kilómetros, frente a 12 del anterior-.

En gran parte del país se percibió el sacudón a las 11:31 de la mañana, pero hasta la noche del domingo las autoridades solo habían reportado consecuencias con pérdidas materiales en poblaciones del Valle, Cauca y Nariño.

En Timbiquí (Cauca), 17 viviendas ubicadas por fuera de la zona urbana sufrieron averías de consideración, y el río que lleva el mismo nombre del pueblo se salió de su cauce e incomunicó a varias veredas. Además, En La Sierra (sur del departamento) hubo 10 casas con agrietamientos, de acuerdo con lo informado por el jefe de la Defensa Civil en esa zona, Bolívar Dorado. Y en Timbío, una escuela quedó debilitada por el remezón.

El temblor llegó también con fuerza al Valle del Cauca. En Cali, dos centros asistenciales tuvieron fisuras en la mampostería. La clínica Colombia evacuó a sus pacientes y al personal en medio de un pánico general. Las autoridades reportaron así mismo una casa del barrio Prados del Sur que se desplomó, y otra en El Limonar cuyo techo colapsó.

Toro, norte de este departamento, fue otro de los municipios que más sufrieron, en especial con averías en casas.

Incluso hubo movimiento en Esmeraldas, Carchi, Imbabura, Pichincha, Guayas y Manabí, provincias limítrofes de Ecuador, según el Instituto Geofísico de ese país.

Recuerdo de la tragedia

En Tumaco (Nariño), el Instituto Sismológico descartó una alerta de tsunami.

"El temblor estuvo fuerte, pero le pedimos a la comunidad que conservara la calma", dijo Hernán Cortés, secretario de Gobierno.

Y aunque Popayán hoy no tiene que recoger escombros, pues no hubo daños, el remezón hizo recordar la tragedia de hace 29 años.

"El terremoto de 1983 fue demasiado duro, y aunque el de hoy (el del domingo) no se le compara, las secuelas reaparecen", anotó José Enríquez, uno de los habitantes de esta capital.

Mientras que en otras ciudades del país las lámparas y los cuadros de algunas edificaciones se mecieron al vaivén del movimiento telúrico, en la Ciudad Blanca los carros estacionados se movían hacia adelante y hacia atrás, según cuenta Jimena Benítez, funcionaria del Observatorio Sismológico.

Los payaneses salieron a las calles, unos en piyama y otros en su atuendo de domingo, a esperar que el sacudón terminara, por apenas un minuto que se les hizo eterno.

Muchos temieron que los edificios aledaños comenzaran a desmoronarse, como ocurrió aquel 31 de marzo -Jueves Santo-, en plena procesión, lo que hizo que el desastre fuera mayor, por la gran aglomeración de personas.

Pero tan pronto se superó el miedo inicial, las autoridades de Popayán comenzaron a hacer el censo y al final informaron que no hubo consecuencias fatales, como tampoco las hubo en las demás ciudades de Colombia.

Profundidad evitó daños
Movimiento ocurrió a 166 kilómetros bajo tierra

El sismo tuvo lugar en La Vega, sur del Cauca. A pesar de sus 7,1 grados en la escala de Richter -el de Japón en el 2011 fue de 8,9 grados-, no hubo mayores estragos, ya que ocurrió a 166 km de profundidad. "Se dispersa la energía sísmica, y por eso se siente en más lugares, pero sin producir grandes daños", explicó Jaime Raigoso, coordinador de la Red Sismológica. "El terremoto de Popayán, en 1983, fue de apenas 5,6 grados, pero se dio a 12 kilómetros bajo tierra", agregó el ambientalista Gustavo Wilches Chaux.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
1 de octubre de 2012
Autor

Publicidad

Paute aqu�