Publicidad

ARCHIVO

Sábado 25 de febrero de 2017

Dosis mínima sería castigada con trabajo social y multa

Iniciativa será presentada por el Ministerio de Justicia ante el Consejo de Política Criminal.

Por: REDACCIÓN JUSTICIA

El Gobierno tiene listo un proyecto de ley para actualizar de fondo, por primera vez en casi 40 años, su ‘hoja de ruta’ contra el narcotráfico y el consumo de drogas.

La iniciativa, que será presentada este martes por el Ministerio de Justicia ante el Consejo de Política Criminal, no hace mención de la despenalización de la droga que ha estado en debate en los últimos meses y que el presidente Juan Manuel Santos pondrá sobre la mesa en la ONU, en Nueva York, este miércoles. Sin embargo, por primera vez los componentes de prevención y atención sicológica y médica a los adictos pesan tanto como la persecución al tráfico.

El porte de la dosis mínima tendrá, de nuevo, sanción en Colombia: quienes sean sorprendidos con droga, aunque sea para su consumo, serán sancionados con multa de hasta 4 salarios mínimos (2 millones de pesos) y con trabajo social hasta por tres meses, sobre todo si son sorprendidos en sitios educativos o en sus alredores. En este momento, el porte está prohibido pero no había sanción.

Para proteger a la población infantil, el nuevo Estatuto Nacional Antidrogas impone entre 4 y 12 años de cárcel para quien propague el uso de drogas ilícitas entre menores de edad.

Por primera vez, expresamente queda prohibida la venta de inhalantes (por ejemplo, el pegante tipo ‘bóxer’) a menores. Es decir, esas sustancias tendrán el mismo tipo de restricciones a la venta que se aplican a cigarrillos y bebidas alcohólicas.

Se plantea que las universidades públicas y privadas cuenten con consultorios clínicos gratuitos para atender a los miembros de la institución que tengan problemas de droga. Los directores de las instituciones educativas tendrían además la obligación de poner en conocimiento de las autoridades competentes los casos de estudiantes que usen, posean o vendan droga. En ningún caso podrían exigir pruebas toxicológicas.

También por primera vez, el proyecto plantea los derechos de “los no consumidores de droga”: “Cualquier persona que se sienta afectada por la presencia de sustancias psicoactivas podrá acudir ante la autoridad policiva competente con el fin de que se adopten los correctivos y se apliquen las sanciones procedentes contra la persona, entidad o establecimiento infractor”.

La atención de los adictos entraría –en concordancia con varias sentencias de la Corte Constitucional– al POS.

johalv@eltiempo.com

Sanciones a los que inciten al dopaje

El proyecto plantea cárcel de entre cinco y nueve años para quienes trafiquen con medicamentos controlados, y por primera vez plantea la dosis mínima de 200 gramos de anfetaminas. Los médicos que induzcan a deportistas a utilizar sustancias prohibidas (dopaje) pagarían cárcel de entre 4 y 12 años. Y quienes ofrezcan droga por Internet tendría prisión de 8 a 12 años. Los medios de comunicación tendrían el deber de publicar campañas gratuitas contra el consumo, y las empresas debe- rán tener planes de prevención.

REDACCIÓN JUSTICIA.

Publicidad

Publicidad