Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Armas que EE. UU. infiltró en la mafia aparecen en Medellín

'Oficina de Envigado' tiene el arsenal vendido a traficantes en fallidas operaciones encubiertas.

Congresistas de Estados Unidos están preguntando insistentemente por los 56 fusiles, las 9 subametralladoras y las 13 pistolas halladas hace un mes en la finca de Ericson Vargas, alias 'Sebastián', el capturado jefe de la 'oficina de Envigado'.

Los legisladores quieren verificar si las sofisticadas armas hacen parte de los lotes que agentes federales vendieron en el 2010 a traficantes internacionales para rastrear y capturar a los compradores finales.

Aunque se trataba de entregas controladas, hechas en las operaciones encubiertas Castaway y Rápido y furioso, todo le falló a la Agencia Federal de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF).

Sus agentes les perdieron la pista a 3.500 fusiles, pistolas y lanzagranadas que quedaron en manos de traficantes mexicanos y hondureños.

Y aunque hasta ahora era un rumor que esas armas hubieran terminado accidentalmente alimentando la guerra en Colombia, EL TIEMPO investigó y estableció que ya está confirmado.

Una comisión de expertos de la ATF viajó a Medellín hace algunas semanas, comparó el listado de armas perdidas con los seriales de las de 'Sebastián' y dictaminó que son las mismas que ellos 'sembraron' en las fallidas operaciones.

"Los dos fusiles que le hallaron en febrero a 'Frank', el hermano de 'Sebastián', también son parte de las operaciones que rastrea la ATF, al igual que 14 pistolas Fiveseven que hemos encontrado en varios allanamientos", dijo a EL TIEMPO un alto mando de la Policía Nacional.

Y agregó que ahora, cada vez que se incauta un arma en Medellín hay una inspección de la ATF "que ya tiene adelantada la investigación".

La primera vez que se encontraron las Fiveseven en esa ciudad, los agentes las confundieron con armas de juguete, de las que se usan en paintball.

Luego supieron que eran las llamadas 'matapolicías', que atraviesan chalecos antibalas y carros de bajo blindaje. Por eso, el Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) se unió al rastreo que la Policía le está haciendo al cargamento bélico.

El debate a la ATF

Según investigaciones adelantadas por congresistas estadounidenses -liderados por el republicano John Boehner-, el cartel de Sinaloa fue el principal receptor del arsenal perdido.

No obstante, se calcula que al menos 200 de estas circulan por Medellín, en manos de la 'oficina de Envigado' y de los combos criminales 'Calatrava' y 'Pacheli'.

Se cree que fue el propio cartel de Sinaloa el que introdujo las armas a Colombia, a través de canjes por cargamentos de coca. Pero también hay información que señala que Joaquín el 'Chapo' Guzmán, líder de esa organización, está armando las bandas colombianas para desplazar a los capos de menor calado que las han heredado.

El próximo 11 de septiembre, el Departamento de Justicia tendrá que rendirle cuentas al Congreso estadounidense por las fallidas operaciones encubiertas y por sus consecuencias en Colombia, México y Honduras, donde se han encontrado parte del los lotes vendidos.

A ese debate también fue citada la cúpula de la ATF. Incluso, el fiscal de ese país, Eric Holder, ya fue acusado de desacato por negarse a entregar información sobre los operativos en los que se perdieron las armas.

La Policía colombiana, mientras tanto, intenta establecer si las Fiveseven que se encontraron en Bogotá y en Barranquilla hacen parte del cargamento bélico que se le extravió a EE. UU.

Los otros países receptores

Aunque el rastro más fresco sobre el paradero del arsenal perdido es Medellín, la mayoría de las armas de Castaway (Náufrago) y de Rápido y Furioso fueron a parar a México.

De hecho, un vocero de la ATF admitió que el Cartel de Sinaloa pudo "haber recibido tantas armas como para armar un regimiento". Además, le ofreció disculpas a México.

También hay evidencia de que algunas de las armas terminaron en Honduras y Guatemala, en las llamadas maras, al servicio de narcos colombianos y de México. En septiembre, Estados Unidos hará un pronunciamiento oficial.

UNIDAD INVESTIGATIVA
u.investigativa@eltiempo.com

Publicación
eltiempo.com
Sección
Fecha de publicación
10 de septiembre de 2012
Autor
UNIDAD INVESTIGATIVA

Publicidad

Paute aqu�