Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

¿Un abismo otoñal?

En los próximos meses, varias graves crisis económicas y políticas regionales podrían combinarse en un tremendo punto de inflexión que alimente una intensa conmoción mundial. Durante el verano, la perspectiva de una caída peligrosa ha pasado a ser aún más probable.

Suenan tambores de guerra aún más ruidosos en Oriente Medio. Nadie puede predecir la dirección en la que el Presidente y la mayoría parlamentaria islamistas suníes de Egipto orientarán el país, pero una cosa está clara: los islamistas suníes están modificando decisivamente la política de la región. Esa realineación regional no tiene por qué ser necesariamente antioccidental, pero lo será sin lugar a dudas, si Israel o los Estados Unidos o los dos atacan al Irán militarmente.

Entre tanto, la guerra civil arrecia en Siria, acompañada de una catástrofe en materia humanitaria. Desde luego, el régimen del presidente Bashar al Assad no sobrevivirá, pero está decidido a luchar hasta el final. La balcanización de Siria entre los diversos grupos étnicos y religiosos del país es un resultado claramente predecible. De hecho, ya no se puede excluir una situación parecida a la de Bosnia, mientras que la perspectiva de que el gobierno sirio pierda el control de sus armas químicas plantea una amenaza inmediata de intervención militar por parte de Turquía, Israel o los EE. UU.

Además, la guerra civil siria ha pasado a serlo por procuración en una batalla declarada abiertamente por la hegemonía regional entre el Irán, por un lado, y Arabía Saudí, Catar, Turquía y los EE. UU., por otro. Israel, que se mantiene al margen de esa coalición árabo-occidental, juega sus cartas sin revelarlas.

Por su parte, el Irán ha proclamado a Siria aliada indispensable y está decidido a impedir por todos los medios un cambio de régimen en ella. ¿Quiere decir eso que las milicias de Hezbolá en el vecino Líbano se verán directamente implicadas ahora en la guerra civil de Siria? ¿Reavivaría esa intervención la larga guerra civil del Líbano de los decenios de 1970 y 1980? ¿Se cierne sobre Oriente Medio la amenaza de una nueva guerra árabo-israelí? Y, a medida que los kurdos dentro y fuera de Siria adoptan una actitud más enérgica, Turquía, con su numerosa -y durante mucho tiempo inquieta- población kurda, está mostrándose cada vez más inquieta también.

Al mismo tiempo, la lucha regional que actualmente se da en Siria está enredándose cada vez más con la otra procedencia de los tambores de guerra: el programa nuclear del Irán. De hecho, paralelamente al drama sirio, la retórica en la confrontación entre Israel y Irán sobre dicho programa ha adquirido un dramatismo más áspero.

Los dos bandos han maniobrado hasta meterse en un callejón sin salida. Si Irán cede y accede a una solución diplomática sostenible, el régimen sufrirá una grave humillación respecto de un asunto interno decisivo, lo que pondría en peligro su legitimidad y supervivencia. Desde el punto de vista del régimen, el legado de la revolución islámica de 1979 está en juego, pero las sanciones internacionales están haciéndole mella e Irán corre el riesgo de perder a Siria. Todo indica la necesidad de éxito -ahora más que nunca- por parte del régimen respecto de su programa nuclear.

De forma semejante, el gobierno de Israel se ha metido en su propia trampa política interna. El Primer Ministro, Benjamín Netanyahu, y el ministro de Defensa, Ehud Barak, no pueden aceptar un Irán con armas nucleares. No temen un ataque nuclear contra Israel, sino una carrera de armamentos nucleares en la región y un cambio espectacular del poder con desventaja para Israel. Desde su punto de vista, Israel debe convencer a los EE. UU. para que ataquen a Irán y sus instalaciones nucleares o correr el riesgo máximo de utilizar sus propias fuerzas militares para hacerlo.

Las opciones de los bandos se han reducido en gran medida, lo que limita la posibilidad de una avenencia diplomática, y eso significa que los dos han dejado de meditar bien en las consecuencias de sus acciones.

Por todos lados se habla de una "opción militar", que significa ataques aéreos, pero, mientras que sus partidarios hablan de una "operación quirúrgica" limitada, a lo que de verdad se refieren es al estallido de dos guerras: una, aérea, dirigida por los EE. UU. e Israel, y otra, asimétrica, dirigida por Irán y sus aliados.

¿Y si esa "opción militar" fracasa? ¿Y si Irán llega a ser una potencia nuclear, quedan barridos los movimientos democráticos de la región por una ola de solidaridad islámica antioccidental y resulta aún más reforzado el régimen iraní?

Evidentemente, Irán tampoco ha meditado bien su posición hasta su conclusión lógica ¿Qué podría ganar con su condición de potencia nuclear, si es a costa del aislamiento regional y duras sanciones de las Naciones Unidas en el futuro previsible? ¿Y si desencadena una carrera regional de armamentos nucleares?

Una guerra en el golfo Pérsico, que sigue siendo la gasolinera del mundo, afectaría las exportaciones de petróleo durante un tiempo y los precios de la energía se pondrían por las nubes, con lo que asestarían un golpe severo a la economía mundial, que está tambaleándose al borde de la recesión.

China, que ya tiene problemas económicos, sería la más gravemente afectada, junto con toda el Asia oriental. Como los EE. UU. están también económicamente debilitados y afrontan unas elecciones presidenciales, su capacidad de dirección quedaría gravemente constreñida. ¿Y podría una Europa debilitada afrontar lo más mínimo una crisis del petróleo? Una crisis de la seguridad regional y mundial causada por una guerra asimétrica podría contribuir aún más a los problemas de la economía mundial, con lo que las exportaciones se desplomarían aún más.

Respice finem! ("¡Piénsese en el final!"), decían los romanos. Los dirigentes del mundo deberían tomarse muy en serio esa sabiduría intemporal, que es doblemente aplicable a los europeos. Sería absurdo que tuviéramos que sufrir de nuevo una catástrofe real para entender en qué ha consistido siempre la integración europea.

Traducido del inglés por Carlos Manzano. 

Joschka Fischer
Exministro de Asuntos Exteriores y ex Vicecanciller de Alemania de 1998 a 2005, fue un dirigente del Partido Verde alemán durante casi veinte años.

Copyright: Project Syndicate/Instituto de Ciencias Humanas, 2012.
www.project-syndicate.org 

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
2 de septiembre de 2012
Autor
Joschka Fischer

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad