Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Estas son las tribus urbanas que 'inundan' Bogotá

Patilludos, sopaipillas y faranduleros son una muestra de las expresiones juveniles en la capital.

Se ven en las esquinas, en las plazas de los principales centros comerciales y en los parques de barrio. Sorprenden por sus extraños peinados y sus exóticos atuendos.

Son las nuevas subculturas juveniles o tribus urbanas, que en los últimos años han saltado a la escena capitalina para unirse a manifestaciones de vieja data como los skin head (cabeza rapada), los punk y los metaleros, agrupaciones que surgieron en los años 80 y 90. Los de hoy son los patilludos, los sopaipilla, los faranduleros, los flogeers, los otakus, las lolitas, los hipsters y los emos.

A diferencia de la poderosa influencia anarquista de las antiguas tribus, las de hoy están inspiradas por las redes sociales, el reguetón, la música alternativa y la cultura japonesa. Así, los sopaipilla, que nacieron en Chile y reciben ese nombre por una arepa muy popular en ese país, adoran el reguetón y se visten a semejanza de los artistas de moda de este género musical.

Algo parecido sucede con los patilludos, jóvenes rapados que exhiben pobladas patillas y usan ropa ancha. Ambas manifestaciones tienen en común que 'parchan' en los alrededores de Plaza de las Américas y en los bares de reguetón y música crossover de la Primero de Mayo.

Otra manifestación ligada al reguetón son los faranduleros o pokemones, nombre que reciben, según algunos blogs en Internet, por el programa animado japonés Pokemon y por ser seguidores de los últimos chismes de la farándula nacional e internacional.

Este grupo es fanático de la red social fotolog, sitio web donde se publican fotografías para que otros usuarios las comenten. Los que tengan más comentarios se vuelven 'famosos' y sus demás compañeros deben invitarlos a fiestas para que sean la atracción principal. En estas reuniones realizan una polémica práctica que se denomina 'ponceo' y que consiste en besarse con varios integrantes del grupo.

Las nuevas tribus urbanas se rigen por normas y comportamientos que pueden ser interpretados como antivalores.

Así les pasa a los floggers, quienes viven obsesionados por su apariencia física y buscan ser populares en las redes sociales. En la ciudad es común verlos en la plazoleta del centro comercial Gran Estación, en Salitre Plaza y en Maloka. "Bailamos tectónica, que es un género pop muy de moda en Japón y somos pacíficos y cero depresivos como sí lo son los emos", recuerda Nalia Pinilla, de 16 años y perteneciente a los floggers.

En La Candelaria, Usaquén,Chapinero y Teusaquillo habitan los hipster. Es la tendencia más clásica de las nuevas que existen. Se trata de un movimiento conformado por jóvenes y adultos de clase media-alta influenciados por el jazz, la música alternativa y el cine europeo.

"Nos gusta estar en contra de la sociedad de consumo", cuenta Leonardo Félix, hipster desde hace un año.

Lo único preocupante para el Distrito, que realizó recientemente un estudio sobre el fenímeno (vea recuadro), es que en algunas de estas manifestaciones se realizan cultos a la muerte o también llamados 'barbituriparty', donde jóvenes atentan contra su vida con elementos cortapunzantes.

Estudio las tipificó

Distrito identificó a diez nuevos grupos

Durante dos años, un grupo interdisciplinario del Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc) adelantó una investigación para tipificar a las nuevas tribus. El estudio reveló, según cuenta Rubén Darío Ramírez, director del centro, que la mayoría de tendencias son apolíticas y buscan identidad por medio de la música y de la imagen.

FABIÁN FORERO BARÓN
Redactor de EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
12 de agosto de 2012
Autor
FABIÁN FORERO BARÓN

Publicidad

Paute aqu�