Solo el 32% de capturados por porte ilegal de armas va a prisión

Solo el 32% de capturados por porte ilegal de armas va a prisión

La ley dice que el delito no es excarcelable, pero jueces y fiscales liberan a los imputados.

Solo el 32% de capturados por porte ilegal de armas va a prisión
30 de julio de 2012, 12:43 am

Entre este lunes y martes estaría listo el decreto que extiende hasta el primero de noviembre la restricción al porte de armas de fuego con salvoconducto en Bogotá.

La decisión se toma en un momento en el que los índices de criminalidad presentan bajas históricas -según el alcalde Gustavo Petro, estamos camino a tener la tasa de homicidios más baja en 40 años-, pero también en medio del debate que siempre ha generado la lucha contra el porte ilegal de armas.

El Distrito reconoce que estas armas sin salvoconducto son las causantes de nueve de cada diez homicidios y las protagonistas de 28 de cada 100 delitos que se cometen con violencia en la capital.

Y si bien es cierto que en el primer semestre la Policía capturó a 901 personas por llevar un arma sin salvoconducto, el 66 por ciento de los casos quedó en libertad.

Lo inexplicable es que, según la ley de seguridad ciudadana, que rige desde junio del 2011, el porte ilegal de armas tiene penas entre los 9 y los 12 años de prisión, lo que quiere decir que este delito no es excarcelable.

Aunque la norma parece clara, el jefe de la Unidad de Delitos contra la Seguridad Pública de la Fiscalía, José Jairo Garrido Madrid, dice que los fiscales y los jueces toman en cuenta muchos factores a la hora de solicitar una medida de aseguramiento, como el arraigo (lugar de residencia identificado) o la ausencia de antecedentes judiciales del imputado.

De hecho, este último es el principal motivo (52 por ciento) por el que la justicia dejó en libertad a 549 personas en el primer semestre, seguido de la demostración del arraigo (25 por ciento) y porque se consideró que la persona judicializada "no representaba un peligro para la sociedad" (17 por ciento).

Por otra parte, el experto en seguridad Jairo Libreros opina que el hacinamiento en las cárceles de la ciudad es otro factor que la justicia toma en cuenta para no enviar a todos los imputados tras las rejas.

"También se ven casos en los que hay fallas de la Policía al momento de hacer la captura o de demostrar la flagrancia, por lo que los jueces o los fiscales no tienen más remedio que decretar la ilegalidad del procedimiento", indica Libreros, aunque las cifras señalan que esos episodios representan apenas el 5 por ciento.

Para el general Luis Eduardo Martínez, comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, "cualquier persona que porte ilegalmente un arma de fuego es un delincuente porque está incurriendo en un delito", y por eso cree que no deberían recibir beneficios.

Los obstáculos de la lucha

El Centro de Estudio y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc) explica que una de las razones que dificulta la lucha contra las armas ilegales es la trashumancia de los traficantes.

"Si saben que hay problemas entre delincuentes, se trasladan a ese lugar, porque allí van a tener clientes", dice Rubén Darío Ramírez, director del Ceacsc. Igualmente, los análisis señalan que las armas ilegales (expertos calculan que hay al menos un millón circulando en Bogotá) hacen parte de un problema transnacional, pues los grandes contrabandistas están en el extranjero y los decomisos se hacen a personas que están en los últimos eslabones de la cadena. Por lo anterior, se requiere cooperación entre países para hacer inteligencia efectiva, que permita detectar a los grandes distribuidores de estos elementos.

Otro aspecto que alimentó el tráfico de armas se dio durante el auge del narcotráfico, que incrementó el contrabando de armas de fuego para fortalecer los 'ejércitos privados' de las mafias, según el Distrito.

"Es una prioridad capturar a los traficantes de armas, con cooperación internacional, para romper el circuito perverso del tráfico", concluye Ramírez.

Las zonas más afectadas

Kennedy y C. Bolívar, las localidades con más capturas

Las localidades en las que más capturas e impunidad hay por armas de fuego ilegales son las mismas en las que se registran los mayores índices de asesinatos: Ciudad Bolívar, Kennedy, Suba, Bosa, Rafael Uribe y Engativá. Este año, ya van más de 420 asesinatos en estas zonas.

REDACCIÓN BOGOTÁ