Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Así ha sido la larga lucha de siete barrios para tener agua

Fallo judicial obliga ahora a la Empresa de Acueducto a prestar el servicio.

Siete de los barrios más altos y alejados de Ciudad Bolívar, en el sur de Bogotá, llevan cerca de 11 años suplicándole al Distrito por la instalación de un servicio de acueducto y alcantarillado digno.

Es una lucha que emprendieron los líderes de los barrios Paraíso, Alpes y Verbenal, entre otros, desde el 2001, para lo cual elevaron cinco derechos de petición a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá (EAAB), pero ninguno fue respondido satisfactoriamente.

"Inicialmente (18 años atrás) nos construyeron unos tanques de cielo para abastacer a tres barrios, pero no fueron suficientes y el agua, cuando llegaba a las casas, era por una o dos horas al día", recuerda Germán Guevara, expresidente de la junta de acción comunal.

Los años siguientes aparecieron nuevas barriadas y el líquido escaseó, por lo que la gente construyó un acueducto artesanal sobre la quebrada Quiba. Pero el remedio resultó peor que la enfermedad. Estudios del hospital Vista Hermosa detectaron que el agua venía contaminada y causaba daños a la salud.

Entonces suspendieron la conexión con Quiba. Para el 2009 había sectores que no recibían ni una gota del líquido.

Desesperados, habitantes de El Recuerdo Sur, parte alta, y vecinos de otras zonas bajaron a la avenida Caracas y bloquearon el tráfico para exigir atención. La alcaldía local se comprometió y en diciembre del 2009 se firmó un contrato por 697 millones de pesos para un nuevo tanque.

La sorpresa de la comunidad fue grande cuando, seis meses después (junio del 2011), la Contraloría de Bogotá obligó al consorcio Obras 2009 a rehacer y pagar de su bolsillo los trabajos.

"Luego de la visita técnica y de la queja interpuesta por la red de veedurías y control social, se evidenció que no cumplió (la obra) con las especificaciones técnicas, generando contaminación del agua, con los consecuentes problemas de salud pública", señaló la Procuraduría.

Finalmente, en 2007, la comunidad interpuso dos acciones populares y gracias al acompañamiento del Grupo de Acciones Públicas de la Universidad del Rosario, que se apropió de la causa, en mayo de este año el Tribunal Administrativo de Cundinamarca le ordenó a la EAAB "adelantar la ejecución de las obras proyectadas para la prestación de los servicios de acueducto y alcantarillado".

La pesadilla parece llegar a su fin.

REDACCIÓN BOGOTÁ.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
26 de julio de 2012
Autor
REDACCIÓN BOGOTÁ

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad