Tota, declarado como uno de los humedales más degradados del mundo

Tota, declarado como uno de los humedales más degradados del mundo

Es el lago más grande del país. A pesar de su valor ambiental, resiste múltiples atentados.

10 de julio de 2012, 07:33 pm

La Red Mundial de Humedales (World Wetland Network) declaró al Lago de Tota (Boyacá) como uno de los humedales más degradados del mundo. Esto dentro de las actividades de la 11 Conferencia del Convenio Ramsar que se realiza en Bucarest (Rumania), y que discute fórmulas para proteger estos ecosistemas en todo el planeta.

La Red le entregó al lago colombiano el Globo Gris, que incluso se nutrió de votaciones virtuales desde muchos países del mundo. Fue la fundación Montecito, fundada en Sogamoso en 2010,  la que postuló a la laguna para que recibiera este título, en un intento de esta organización no gubernamental por captar la atención mundial frente a su degradación. 

Tota es el lago más grande el país y sus aguas abastecen a más de 400 mil personas, tanto de  Boyacá, como de Arauca, Meta y Casanare. A pesar de su valor ambiental, resiste múltiples atentados. 

Desde el municipio de Aquitania, ubicado a sus orillas, se vierten al lago aguas servidas a medio tratar.  Hay cultivos de trucha, realizados en jaulas flotantes, que vierten también allí sus desechos, un método de producción prohibido en muchos lagos del mundo y que de paso ha extinguido especies nativas. Y cientos de campesinos han secado parte de su espejo de agua para introducir cultivos de cebolla, cuyos químicos también van a dar al agua.

A esto se suma la construcción de nuevas edificaciones en sus orillas que comienzan a afectar negativamente el paisaje, en contraste con la arquitectura campesina tradicional.

"La agricultura y la industria de la trucha son vitales para la economía de la región, como lo es también el turismo con su enorme potencial. Pero son actividades que no pueden seguir desarrollándose a expensas de la integridad ecológica del lago y de su cuenca. Se requiere que el Estado actúe con firmeza haciendo caer el peso de la ley contra quienes hoy impunemente la violan y generan daños a este bien público", dice el ex ministro de Ambiente, Manuel Rodríguez Becerra.

También se requieren planes para restaurar el lago y sus riberas (con espejo de agua de 6.000 hectáreas), y su cuenca (con una extensión de 24.000 ), incluyendo los páramos y los bosques que regulan las aguas que lo alimentan. También es urgente que se controle la minería, que aunque a menor escala, también se ubica en sus alrededores.

Tota, a pesar de ser uno de los principales atractivos turísticos de la región Andina, ni siquiera ha sido postulado por el Gobierno como un humedal Ramsar (o de importancia mundial), como si lo han merecido lugares similares como las lagunas de La Cocha (Nariño) y algunas de las que se ubican en el páramo de Chingaza.

REDACCIÓN VIDA DE HOY