Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Duro camino para guerra antimafia de Enrique Peña Nieto

La asesoría del general colombiano Óscar Naranjo en materia de seguridad podría ser clave.

"No habrá tregua ni pacto, el combate al crimen organizado habrá de mantenerse", advirtió ayer Enrique Peña Nieto, virtual ganador de las elecciones presidenciales en México.

Peña Nieto, surgido de la cuna política del Partido Revolucionario Institucional (PRI), busca acabar con sus viejos fantasmas de corrupción y autoritarismo. "No hay un regreso al pasado", agregó.

Su camino no será fácil; llega al poder con una economía que no logra ganar vuelo mientras el país lucha contra la violencia de los narcos, que deja miles de muertos cada año.

México enfrenta una grave crisis de violencia derivada de la lucha por el poder entre las bandas de narcotraficantes que se han diseminado por gran parte del territorio. Es la misma crisis que se recrudeció desde el 2006, cuando el presidente Felipe Calderón lanzó una ofensiva contra el crimen organizado. Según el mandatario, no había otra salida para combatirlo.

Peña Nieto ganó con la exitosa estrategia de firmar sus compromisos ante un notario público. Pero en esas promesas no hay líneas claras sobre cómo acabar con la oleada de muerte que baña al país.

¿Cuál es el panorama que le espera al nuevo presidente en materia de seguridad? De acuerdo con el analista Agustín Basave, de la Universidad Iberoamericana, consultado por EL TIEMPO, aún no se puede saber a ciencia cierta.

"Peña Nieto fue en su campaña bastante vago en sus promesas respecto del combate contra el crimen organizado. Dijo que no sacaría al Ejército ni a las Fuerzas Armadas de forma inmediata de las calles, pero que sí empezaría a fortalecer una policía nacional", afirma Basave.

El único mensaje más o menos claro que dio, de manera no verbal, fue la designación del general colombiano Óscar Naranjo como asesor. "Esto, para mí, es la indicación de que va construir una policía nacional, y creo que esa es la gran aportación de Naranjo" agrega Basave.

Sin embargo, otros analistas coinciden con las acusaciones que hacen los rivales del PRI de que puede caer en la tentación de negociar con el crimen organizado. El partido de Peña Nieto ha sido señalado en el pasado de pactar treguas con el narcotráfico, considera Carlos Gallego, profesor del posgrado de Análisis de Coyuntura de la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

"Lo que Peña Nieto va a buscar son negociaciones locales con el narcotráfico y tranquilizar las cosas", adelanta Gallego.

Howard Campbell, experto en combate contra el narcotráfico de la Universidad de Texas, en El Paso (EE. UU.), cree que de haber una negociación, esta debe excluir a 'los Zetas', el sanguinario cartel formado por militares desertores que domina buena parte del este del país: " 'Los Zetas' son intratables. Tienen que ser derrotados", advierte.

Aunque la idea de crear una policía única en México tiene fortalezas como la centralidad del mando, una mayor coordinación y fuerza, permanente capacitación de los elementos policiacos y la posibilidad de contar con tecnología de punta, entre otros aspectos, el foco rojo que el analista Basave observa es "que si todo depende de una sola institución y esa institución se corrompe, entonces ya no hay remedio".

Sin mayoría absoluta

Para poder llevar a cabo grandes reformas, Enrique Peña Nieto requerirá de la aprobación del Congreso, en donde no vislumbra un panorama muy halagüeño. Con los conteos que se tienen hasta ahora, el PRI no obtendrá la mayoría absoluta (más del 50%) en ninguna de las cámaras, ni en la de senadores ni en la de diputados. Es decir, tendrá que gobernar con un Congreso dividido en tercios.

"Cuando el presidente no tiene esta mayoría, situación que prevalece desde 1997, tiene que negociar con las bancadas completas. Esto encarece mucho la negociación y se cae en la parálisis legislativa", explica el analista Agustín Basave, de la Universidad Iberoamericana.

Izquierda no reconoce triunfo

El candidato Andrés Manuel López Obrador, que obtuvo al menos el 31% de los votos, no reconoció el triunfo de Peña Nieto. Calificó las elecciones del domingo como "inequitativas y plagadas de irregularidades".

La primera vez que buscó la presidencia, en el 2006, denunció que le robaron las elecciones, tras perder por 0,56 puntos porcentuales frente al ahora presidente, Felipe Calderón.

Multitudinaria protesta
Movimiento Yo soy 132 salió a las calles del D. F.

Decenas de miles de jóvenes del movimiento Yo soy 132 marcharon ayer en la capital mexicana para protestar por lo que consideran un "gran número de anomalías, delitos electorales y hechos violentos" registrados en los comicios. El colectivo, que creció gracias a las redes sociales, se declaró contrario a Peña Nieto, al que considera una imposición de la cadena Televisa.

Alejandra Noguez
Para EL TIEMPO
México D.F.

Con información de agencias

Publicación
eltiempo.com
Sección
Internacional
Fecha de publicación
3 de julio de 2012
Autor
Alejandra Noguez Para EL TIEMPO México D.F.

Publicidad

Paute aqu�