Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Petro pasó por la peluquería

Cuando alistaba la maleta para viajar al Brasil, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, recibió de su médico una noticia aburridísima: si viaja ocho horas en avión, puede estallarle el coágulo de sangre que tiene a centímetros del cerebro. Y para que los médicos pudieran sacarlo, hubo que peluquearlo al rape en la sala de cirugía. Lo privaron y se olvidó de todo, hasta del pico y placa en japonés antiguo que nos ordenó hace ocho días. Así desmiento a los políticos anti-Petro, los que dicen que se rapó para cambiar de look, como los figurones de ego vanidoso, digamos Joaquín Sabina, Miguel Bosé, César Rincón y Piqué, el novio de Shakira.

A Petro lo raparon, lo dejaron supercalvo y, como es un enfermo con poder, le llovieron regalos. No le mandaron tabacos y pasajes para el rojo TransMilenio; le mandaron sombreros, que para un calvo son como un neumático para el turista cachaco, que traga agua cuando se cae de la lancha en el mar de San Andrés.

Alcalde calvo tenemos y el cantante de mariachis,el mexicano Vicente Fernández, le mandó uno de sus sombreros rancheros con esta dedicatoria: "Hola, mi cuate Petro, te salvaron del abrazo de la calavera. Me alegro mucho; ojalá te hayan mejorado el genio para que no prohíbas las canciones mexicanas con el pretexto de que combates el machismo. Iré a verte recitando poemas de Gabriela Mistral y Julio Flórez en la plaza de Santamaría, la que usaban para lidiar toros cuando el alcalde era Samuel".

Otro sombrero le llegó a Petro, una montera, que es como los taurinos llaman la gorra que luce el 'mataor' cuando hace el paseíllo ante los ecologistas taurinos. El regalo para el enfermito Gustavo Petro vino de cuatro aficionados que hicieron la primera comunión vestidos de toreros: el cronista taurino de EL TIEMPO Luis Noé Ochoa, los exalcaldes Andrés Pastrana y Juan Martín Caicedo y don Felipe Negret, gran regalador de boletas y jefe de la élite que ve los toros desde el exclusivo callejón.

Bogotá no tendrá la sabia dirección de Petro durante 20 días. Lástima que no lo reemplace doña Clarita López. Lo sucede el doctor Asprilla y, por favor, no confundirlo con el famoso futbolista. Bogotá estará en deliciosa tranquilidad mientras los taurinos se verán tristones, regalando sus chaquetas de gamuza, sus boínas rojas, sus tabacos y sus botas Trez Zetas o plásticas para la manzanilla. Olé y olé, dice el pasodoble y "que sea la suerte mataor", como le gustaba decir a Hernando Santos, 'Rehilete', que fue un aficionado taurino de postín.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Opinión
Fecha de publicación
19 de junio de 2012
Autor
Poncho Rentería

Publicidad

Paute aqu�