Lance Armstrong, otra carrera contra la sombra del dopaje

Lance Armstrong, otra carrera contra la sombra del dopaje

La Agencia antidopaje de EE. UU. afirmó tener 'pruebas' en su contra ¿Perdería sus Tour de Francia?

Lance Armstrong, otra carrera contra la sombra del dopaje
16 de junio de 2012, 10:48 pm

La vida de Lance Armstrong no ha sido tranquila. La sombra del dopaje siempre lo ha perseguido. En febrero de este año, la Fiscalía de Los Ángeles cerró una investigación porque nunca se le comprobó nada, a pesar de tener testimonios de sus excompañeros Floyd Landis y Tyler Hamilton, quienes dijeron que lo 'habían visto doparse'.

Hoy, el estadounidense enfrenta otro señalamiento por parte de la Agencia Antidopaje de su país (Usada), que dice tener "pruebas contundentes" que demuestran que utilizó sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento entre el 2009 y el 2010 y que desde 1998 y hasta el 2007, período durante el cual ganó siete veces el Tour de Francia, hizo parte de una red de dopaje con su entorno: el médico italiano Michele Ferrari, los españoles Pedro Celaya y Luis García del Moral y su técnico Johan Bryuneel, quienes negaron las acusaciones.

Los medios italianos afirmaron que Ferrari, quien comparó el consumo de EPO (eritropoyetina) con el jugo de naranja, recibió del ciclista texano un pago de 465.000 dólares por los tratamientos del 2005. 

El 9 de julio del 2001, Armstrong reconoció que había mantenido contactos con Ferrari, pero negó tajantemente que le recomendara el consumo de EPO. Si se comprueban las sospechas, Armstrong, según la Usada, podría perder los siete títulos del Tour, pero "no corre el riesgo" de enfrentar un proceso penal.

Michael McCann, director del instituto de derecho del deporte en la Universidad de Vermont, dijo que el exciclista no enfrentará algún tipo de multa, pues la Usada es una "organización no gubernamental financiada a nivel federal y no tiene el poder de inculpar".

Enfermedad y sospechas

Desde que superó el cáncer y comenzó a ganar, Armstrong ha sido perseguido. Se dice que el dopaje era una práctica en el equipo Motorola desde 1995.

Su asistente del 2003 al 2005, Mike Anderson, denunció en el 2011 que encontró en el baño de la casa del corredor en Gerona (España) una caja con esteroides anabolizantes. 

El diario francés L'Equipe traba aún más la credibilidad del ciclista al revelar en el 2005 que en las muestras de orina de 1999, en su primera victoria en el Tour, había EPO, pero siempre lo negó. 

"Nunca me he dopado. En mis 25 años de carrera he pasado más de 500 análisis de dopaje y ninguno ha dado positivo", dijo Armstrong.

Por el momento, Armstrong tiene plazo hasta el próximo 22 de junio para presentar sus alegatos. Se reunirá un comité de cuatro expertos que decidirá si hay pruebas para abrir un proceso.

Si la respuesta es positiva, será juzgado por un colegio de tres integrantes. En todo caso, hasta el 22 de noviembre no se produciría su comparecencia.

'Nunca vi nada': Víctor Hugo Peña 

El ciclista colombiano Víctor Hugo Peña fue compañero del estadounidense Lance Armstrong en el equipo US Postal, le ayudó a ganar el Tour de Francia del 2001, 2002 y 2003, y negó que él hubiese visto que el pedalista utilizara sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento.

"Nunca vi nada de eso. Yo vi al Armstrong que entrenaba con nosotros, que reconocía las etapas de las carreras y que se preparaba para ganar", le dijo Peña a EL TIEMPO.

El santandereano compartió muchas concentraciones y días de carrera con el acusado, pero nunca notó raros procedimientos. "Fue un gran compañero, amigo y, sobre todo, un gran corredor, todo un profesional", precisó.