Motores diésel provocan cáncer, dice Organización Mundial de la Salud

Motores diésel provocan cáncer, dice Organización Mundial de la Salud

Gases de combustión de esos motores entraron a la lista de elementos considerados como cancerígenos.

Motores diésel provocan cáncer, dice Organización Mundial de la Salud
12 de junio de 2012, 05:07 am

Los gases que genera la combustión de los motores diésel provocan cáncer en los seres humanos y pertenecen a la misma categoría de productos potencialmente letales que integran el asbesto, el arsénico y el gas mostaza, dijeron este martes expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los especialistas, que dijeron que su determinación fue unánime y basada en evidencia científica "contundente", instan a las personas de todo el mundo a reducir su exposición a los gases del diésel cuando sea posible.

En un anuncio que posiblemente cause temor entre los fabricantes de autos y camiones, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), departamento de la OMS experto en oncología, reclasificó los gases generados por la combustión del diésel desde el grupo 2A de probables cancerígenos al grupo 1 de sustancias que tienen relación concreta con el cáncer. "El grupo de trabajo (especializado) halló que la combustión del diésel es una causa de cáncer de pulmón y también notó una asociación positiva con un mayor riesgo de cáncer de vejiga", indicó el IARC en un comunicado.

La decisión es resultado de una reunión de una semana de duración de expertos independientes que evaluaron la última evidencia científica sobre la posibilidad de que los gases del diésel y la gasolina provoquen cáncer.

La clasificación coloca a los gases del diésel en la misma categoría de riesgo que otras sustancias nocivas, como el asbesto, el arsénico, el gas mostaza, el alcohol y el tabaco.

Christopher Portier, jefe del grupo de trabajo del IARC, dijo que la conclusión del grupo "fue unánime: la combustión del motor diésel provoca cáncer de pulmón en los humanos". "Dados los impactos adicionales del las partículas de diésel sobre la salud, la exposición a esta mezcla de químicos debería reducirse a nivel mundial", indicó Portier en un comunicado.

Los automóviles diésel son muy populares en Europa occidental, donde tratamientos impositivos ventajosos ayudaron a impulsar los avances tecnológicos y el auge de su demanda.

Fuera de Europa e India, los motores diésel están prácticamente confinados a los vehículos comerciales -sobre todo debido a la mayor eficiencia del combustible.

Los productores automotrices alemanes están tratando de aumentar el interés por los motores diésel en Estados Unidos, donde las largas distancias en carreteras se ajustan perfectamente al sistema.

Por casi 20 años, la combustión de motores diésel fue definida por el IARC como probablemente cancerígena para los seres humanos -definición del grupo 2A- pero los expertos asesores han recomendado en reiteradas ocasiones desde 1998 la revisión de esa clasificación como una prioridad.

En reacción a la decisión del IARC, Allen Schaeffer, director ejecutivo del Foro de Tecnología Diésel, con sede en Washington, dijo que los fabricantes de motores y equipamiento diésel, las refinerías y los productores de tecnologías de control de las emisiones invirtieron miles de millones de dólares en estudios sobre tecnologías y estrategias para reducir las emisiones. "Los motores diésel con nueva tecnología, que usan combustible diésel de azufre ultra bajo, los motores avanzados y los sistemas de control de las emisiones se acercan a emisiones cercanas a cero de óxidos de nitrógeno, hidrocarburos y materia particulada", indicó Schaeffer en un comunicado. En cuanto a la combustión de la gasolina, el grupo dijo que los gases generados deberían ser clasificados como "posiblemente cancerígenos para los humanos", lo que no modifica la evaluación previa del IARC, realizada en 1989.

LONDRES (INGLATERRA)
REUTERS