Así le funciona el 'chip' a un 'hacker'

Así le funciona el 'chip' a un 'hacker'

Los 'terroristas de la red' son también personas inquietas y apasionadas, dicen expertos.

Así le funciona el 'chip' a un 'hacker'
5 de mayo de 2012, 09:23 pm

Muchos definen a los hackers como personas inmersas en la oscuridad que, sentadas frente a la pantalla de un computador, consiguen ingresar a los sistemas informáticos y vulnerarlos con fines malévolos.

A veces es así, pero no siempre. "Los hackers son personas con mentes inquietas que buscan nuevas formas de utilizar la tecnología", sostiene Chema Alonso, autor del blog 'El lado del mal' y auditor de seguridad del sitio informatica64.com, premiado por Microsoft en el área de seguridad empresarial.

Según el experto, no hay que confundir a un hacker con un ciberdelincuente. En el primer caso, juegan la pasión y el reto. En el segundo, hay maldad y fines de lucro.

'CP', un hacker de 30 años, explicó que se trata de diversión, aunque en ocasiones las razones son más profundas. "Las empresas no cuidan los datos de sus clientes como deberían", dice.

Otros, como Alonso, lo hacen por pura pasión. "Puedo pasarme noches enteras buscando una falla en el sistema, solo por el placer de descubrirla. Hace años que no diferencio entre trabajo -le pagan por eso- y hobby", aduce.

Y es que la seguridad informática estaba, la mayoría de las veces, relegada, y no muchas compañías se preocupaban por ella. Hace un tiempo esto comenzó a cambiar. "El 'hacktivismo', esa combinación explosiva entre el hacking y la actividad política, prendió algunas alarmas. Eso es bueno. Ahora, más que nunca, se está empezando a valorar la seguridad de la información como corresponde y no solo si hay tiempo y dinero", enfatiza Nahuel Grisolía, de 26 años y consultor independiente de la firma de seguridad informática Cinta Infinita.

Las ganas de explorar son el combustible por excelencia y muchos solo quieren romper los sistemas a los que ingresan. A estos la mayoría les dice hackers, pero el término adecuado es crackers. Suelen hacer colapsar servidores, infectar computadoras, entrar a zonas restringidas y crear botnets, es decir, 'ejércitos' de computadores 'zombies', que hacen lo que ellos les ordenan, como atacar un sitio web.

El nacimiento de Anonymous, la organización de hackers que en su momento hizo colapsar páginas de la talla del FBI o de Visa y MasterCard, entre otras, demuestra que -al margen de los intereses propios- la creatividad y la 'audacia informática' han posibilitado una potente voz. "Cada cual usa sus medios para pelear por lo que cree justo y estos individuos, unidos, encontraron su forma", argumenta Grisolía.

La idea detrás de esta agrupación es luchar contra entidades que no apoyen los derechos de los ciudadanos del mundo. Por ese motivo, cuando una empresa toma una medida que ellos consideran que no es correcta (como cuando MasterCard bloqueó los fondos de Wikileaks, el sitio fundado por Julian Assange, que filtró cientos de cables diplomáticos), la atacan para dejarla sin funcionamiento.

Según Alonso, hay operaciones de Anonymous que fueron positivas y beneficiaron a la sociedad, pero otras no lo fueron tanto. De hecho, hay quienes los llaman 'los terroristas de la red'. Guste o no, la intención de esta agrupación conformada por miles de personas de todo el globo es hacerse escuchar cuando algo no les gusta. Como si se tratara de una manifestación digital.

Y aunque ese personaje sombrío que ha mostrado el cine no está del todo alejado de la realidad -como bien dijo Alonso-, los verdaderos hackers "hacen su trabajo por pasión y por la necesidad de entender cómo funcionan las cosas". Tan simple como eso.

'Cracker', el que hackea por plata

Según una investigación de la firma Kaspersky, un 'cracker' ('hacker' al servicio del delito) gana unos 340.000 pesos por cada perfil de red social que roba; 40.000 pesos por una cuenta de correo y unos 20.000 pesos por un número de tarjeta de crédito o por infectar un PC. Esto, sin contar el 'alquiler' de una red de PC infectados (zombie) para atacar un sitio web o crear un código maligno específico para atacar un portal web o robar información de una persona o empresa, 'servicios' que cuestan varios millones de pesos.

Google no es inmune

Un virus capaz de infectar computadores Macintosh le está costando unos $ 20 millones diarios a Google, según un reciente informe de la firma Symantec. El virus Flashback usurpa las búsquedas y las redirige a las páginas que han elegido los piratas.

AXEL MARAZZ
La Nación, Argentina