Cerrar

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Conozca los usos y beneficios de la aromática

Además de su sabor, las infusiones de hierbas aromáticas aportan bienestar.

Calientes o frías, las ancestrales aguas aromáticas son más que bebidas que aportan calor o refrescan. Entre sus múltiples propiedades se destaca que son relajantes, antioxidantes, hidratantes y reconstituyentes.

Por ello, ayudan a mantener una buena salud y a prevenir problemas como la diabetes o la hipertensión, entre otros males.  Muestra de ello son las tradicionales recomendaciones de las abuelas: el agua de hierbabuena, para los dolores de estómago y la pesadez estomacal; la de caléndula, para la gastritis, y la de canela, para los cólicos menstruales. 

Sin embargo, tenga en cuenta que ante alguna enfermedad, estas no reemplazan los tratamientos médicos.  Para consumirlas, cualquier momento del día resulta apropiado.

Por ejemplo, es bueno degustar una infusión aromática de menta, hierbabuena o toronjil después de cualquier comida, para contribuir con el proceso digestivo. En las horas de la mañana son mejores las aguas de caléndula o manzanilla, con frutas como la papayuela o la fresa. Estas infusiones crean un factor protector de la mucosa gástrica y son cicatrizantes de úlceras y otros problemas gástricos.

En cuanto a la preparación, se puede hacer de dos formas. Una es la infusión, que se refiere a la extracción de las sustancias aromáticas de las hierbas, con una cocción en agua que no llega a hervir.

Esta se recomienda para plantas y flores delicadas, de textura suave y poco fibrosas, como hierbabuena, toronjil, menta, caléndula, manzanilla, poleo y salvia, entre otras. La segunda es la decocción, que se usa para obtener los cocimientos y se hace al hervir el agua junto con las hierbas, por varios minutos.

Esta es mejor para las plantas más robustas y muy fibrosas, las cuales necesitan mayor tiempo y temperatura para la extracción de sus principios activos.

Algunas son tomillo, romero, ruda, canelón, entre otras. En cualquier caso, prefiera las plantas y frutas naturales y frescas, pues de esa forma se asegura que las propiedades de las mismas estarán presentes en mayor cantidad. Una muy buena forma de contar con aromáticas frescas para infusiones es tener plantas en casa.

Para ello es necesario disponer de un lugar donde las plantas puedan tener por lo menos tres horas de exposición al sol y un poco de agua (un balcón, el jardín, el patio de ropas).  Algunas de las plantas que demandan muy pocos cuidados y que podría conservar en macetas en casa son: hierbabuena, toronjil, menta, albahaca, tomillo, poleo, caléndula, manzanilla, entre otras. Los siguientes son otros consejos relacionados con las propiedades de las infusiones y sus beneficios.    

Pasos para prepararlas    

Calentar  agua hasta que alcance 80 grados centígrados, es decir, no hierve pero hay humo. Esta temperatura asegura la destrucción de cualquier contaminante en el agua.

Pasar  el agua a un recipiente de vidrio, loza o porcelana   y dejar que llegue a 50   grados centígrados. 

En esta temperatura se puede tocar el agua y sentir que no quema. La temperatura asegura la extracción de los principios activos de las plantas. Lavar  las hojas de la   hierba y las frutas y   luego agregarlas al agua.

Tapar  el recipiente y dejar reposar entre 3 y 8 minutos.  Colar , servir y degustar.  Para endulzar la bebida,  es mejor usar una cucharadita de miel pura. 

Algunas de las infusiones son:  

Hierbabuena y toronjil: Excelente digestivo. Ideal para consumir después de cualquier comida pesada.

Caléndula y papayuela:  Recomendada para personas con gastritis y úlceras gástricas.

Tomillo, saúco y miel: Sirve como broncodilatador. Recomendada para disminuir la tos con flema.

Toronjil, anís estrellado y fresa: Excelente antiflatulento y digestivo.  

Manzanilla, linaza y miel:  Para problemas de reflujo y acidez estomacal. Se puede intercalar con la infusión de caléndula y papayuela.

Otros usos  de las plantas aromáticas  

Además  de ser útiles para las bebidas, existen otros usos como las maceraciones en alcohol o aceite que también son alternativas comunes para usar en tratamientos medicinales o para preparar algunas comidas. Por ejemplo, están los aceites aromatizados, así como el alcohol de hierbas de uso tópico para aliviar dolores reumáticos. 

Las plantas  aromáticas también se asocian a preparaciones cosméticas como pomadas, jabones, perfumes, entre otras.

Otras plantas , como la caléndula o la sábila, que no son aromáticas, igual poseen una gran relevancia en productos medicinales, en aceites y cremas.

Propiedades de los aromas   

El olor de las infusiones también resulta bueno para el cuerpo y la mente. Por ejemplo, los aromas de la manzanilla, la menta y la hierbabuena sirven para relajar el cuerpo, así como para liberar tensiones y estrés; la canela se considera afrodisiaca y estimulante, y el eucalipto genera sensaciones de limpieza, además de purificar el ambiente.

Paola González Osorio

Redactora de EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
21 de abril de 2012
Autor
PAOLA GONZÁLES OSORIO

Publicidad

Paute aqu�

Patrocinado por: