Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Pandillas se han apoderado del sector del Carrizal, en Barranquilla

En Carrizal, después de la calle 50 se convierte en la 'zona candela'. La comunidad se queja.

Con los 20 heridos que dejó el enfrentamiento del martes entre tres pandillas, Carrizal protagonizó un capítulo más como territorio de jóvenes sin futuro y en continua disputa. La pelea reciente fue por el control de la calle 51B, entre las carreras 4 y 4C.

Los orígenes de esta barriada del suroccidente de Barranquilla se remontan a los años 50, cuando muchos de los campesinos que llegaron a esta capital se asentaron en ese sector y desde 1957 comenzaron a llamarlo Carrizal: hoy tiene 30 mil habitantes y está asediado por la inseguridad y las pocas oportunidades, se lee de un informe sobre la violencia reciente de la ciudad, elaborado por el Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos.

En Carrizal delinquen nueve de las 43 pandillas que tiene identificadas la Policía, lo que lo convierte en el barrio con más grupos de este tipo en la ciudad. Los Panela, Los Tabaquitos, Los cara e' sopa, Los Simpsons y Los cara e' diablo son algunas de ellas. Casi 500 jóvenes, entre los 12 y 30 años, las integran.

Para una habitante de Carrizal, quien prefiere identificarse como María, la zona crítica de su barrio comienza después de la calle 50, la cuadra siguiente a la iglesia católica San Martín de Tours. Cuando Dios queda atrás, los machetes, palos y balas son parte del paisaje.

María dice que vive con miedo. Que cuando son más de las 9 de la noche prefiere no salir de su casa y si sale trata de no demorarse mucho para evitarse problemas. Ella reconoce que las pandillas la hacen vivir con zozobra, a la expectativa de lo que pueda pasarle al visitar a un vecino o al asomarse a su terraza.

"Hace poco hubo un tiroteo y uno de esos pelaos corrió por los techos", relata.

Que construyan un proyecto de vida y no sigan delinquiendo es la tarea diaria, desde hace tres años, del párroco Tarcisio Cárdenas. El padre recuerda que hasta septiembre pasado unos 250 jóvenes participaron de talleres liderados por el Sena y el Distrito en busca de una vida distinta a la delincuencia. La emoción del cambio sólo les duró dos meses. Después, no volvieron, lamenta él.

El clérigo también evangeliza para alejar a los más pequeños y a los adolescentes de la tentación. Trabaja con 60 niños y 20 jóvenes para enseñarles que hay vida más allá de la pandilla, que pueden tener un futuro distinto al ambiente en el que se han criado.

"Sí, la pobreza se presta para todo: para la droga, para la delincuencia, para la infidelidad", sentencia.

Desde 2008, el Distrito ha hecho más inversión social y de infraestructura en este barrio. Ha pavimentado vías con el programa 'Barrios a la obra', ha fortalecido el servicio de salud con la construcción de un centro médico de primer nivel, y ha mejorado la educación cambiando las instalaciones de las escuelas públicas, aumentando la dotación de computadores y capacitando a los docentes.

"Estamos apostándole a tener niños en mejores condiciones, a un mejor sector para el futuro", solía decir el exalcalde Alejandro Char, mandatario que lideró estas obras.

Ciudad, escenario de 43 pandillas

En Barranquilla delinquen 43 pandillas especialmente en las localidades Suroriente, Suroccidente y Metropolitana, explica el intendente Zoilo Asprilla, quien desde hace ocho años trabaja resocializando pandilleros. Estos grupos suelen tener 40 integrantes, la mayoría hombres, de escasos recursos económicos, con baja escolaridad y adictos a la droga.

Muchos han sido los programas de entrega de armas, organizados por distintos alcaldes, pero al poco tiempo los jóvenes vuelven a delinquir.  Al no concretarse las promesas hechas por las autoridades, ellos vuelven a robar o matar porque no saben hacer algo distinto, continúa Asprilla.

Los pandilleros deben preocuparle a toda la sociedad porque resultan de familias disfuncionales y sin oportunidades, recordó en agosto de 2011 el coronel Sergio López, subcomandante de la Policía, en la entrega de armas de una pandilla del barrio La Luz.

Tatiana Velásquez
Corresponsal de EL TIEMPO
Barranquilla.

Publicación
eltiempo.com
Sección
Colombia
Fecha de publicación
29 de marzo de 2012
Autor
Tatiana Velásquez

Publicidad

Paute aqu�