La pseudociencia

La pseudociencia

Pareciera que quien diseña la política no sabe de ciencia y tecnología.

10 de marzo 2012 , 04:18 p.m.

Están a punto de botar a la caneca 800.000 millones de pesos. Será, eso sí, un despilfarro repartido por la geografía nacional, para que nadie se sienta discriminado. Dejarán que se pudra una abultada tula en Amazonas, otra en Guajira, Meta, Casanare, Chocó, Córdoba, Atlántico...

No lo digo yo, sino reputados doctores (doctores de verdad), que son una autoridad en la materia. Están preocupados por que la política haya asaltado el poder en Colciencias.

La cifra corresponde al 10 por ciento de las regalías, cantidad que el Gobierno quiso destinar para impulsar la Ciencia, Tecnología e Innovación, siempre tan olvidadas. Sería un loable esfuerzo, que Colombia requería desde hace décadas, si no fuera porque le dieron la llave de la caja a una persona que prefiere actuar como político antes que como académico. ¿Y qué hizo? Poner en práctica el método de distribución favorito del Congreso: un trozo para cada uno y todos tan contentos. Además, serán los gobernadores y alcaldes, que no los científicos, los encargados de decidir en últimas el destino de cada partida; qué susto.

Ese tipo de reparto, supuestamente equitativo, no es el más adecuado para la Ciencia. Comenzaron por crear unos cargos -estructuradores de proyectos, uno por departamento y gerente del proyecto-, que dejarán bajo el mando de las autoridades locales, que, con excepciones, saben de politiquería pero cero de CT+I.

Supongamos que en Córdoba, que contará con 54.697 millones, o en Sucre, al que asignaron 33.800 millones, proponen construir un hiperlaboratorio de investigación de lo que sea. El gobernador lo aprueba y, una vez terminada la obra, si no se roban la plata, las instalaciones quedarán infrautilizadas porque la ciencia exige, antes que edificios, materia gris, escasa en ambos departamentos con mis mayores respetos.

Configurar un equipo de primer nivel es un proceso que toma decenios, y lo normal, lo que hacen los países avanzados, es potenciar las instituciones existentes para aprovechar al máximo los recursos. Pero aquí, el actual director de Colciencias, Jaime Restrepo, y sus colaboradores reinventaron la rueda y entregarán millonadas a lugares donde no existe base científica alguna.

"Pareciera que quien diseña la política no sabe de ciencia y tecnología. En el mejor de los casos, es un problema de ineficiencia absoluta, sin hablar de corrupción. Hay directivos nuevos de Colciencias que son una vergüenza, no tienen ni idea de ciencia." Quien dice esto, cuyo nombre reservo porque no le pedí autorización para identificarlo, es decano en una universidad de primer nivel.

Mientras las regiones reseñadas reciben platales, a Bogotá, que sí tiene entidades de primer nivel, le llegarán tan solo 19.053 millones.

La redistribución de regalías tiene sentido cuando se trata de mejorar la infraestructura vial o educativa, pero en ninguna nación seria del planeta se reparte de ese modo el dinero para la ciencia. Los fondos se destinan a donde hay mayor capacidad construida, salvo que quieran bajar el listón para decir que aumentó la investigación y hacer pseudociencia.

También es preocupante el capítulo de becas para formar doctores, porque no están definidos los criterios para escoger alumnos. Puede terminar siendo un arma electoral enfocada a pagar favores.

En suma, buenas intenciones gubernamentales que no producirán el efecto deseado porque no responde a un plan científico de largo aliento, sino a designios políticos inmediatos.

NOTA. Antes, el Jefe de Estado y sus alfiles se arrodillaban ante Washington. Ahora lo hacen ante un dictador que desprecia los Derechos Humanos y un autócrata protector de terroristas. Vamos mejorando.

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.