Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Reparta bien el tiempo entre sus amigos y su pareja

Los planes con los amigos pueden ser también para compartir con la pareja.

Juan y Ximena tienen una relación estable, llevan casi año y medio juntos, pero tienen una problemática que no han podido remediar: ella no desea pasar tiempo con su pareja y con sus amigos al mismo tiempo, insiste en que cada situación es completamente diferente y que debe haber un espacio independiente.

Juan, por otro lado, considera que los amigos hacen parte de un aspecto importante de su vida; son las personas que han estado con él en situaciones complicadas y en momentos de alegría, así que siempre ha anhelado que ella haga parte de sus reuniones y celebraciones. Este es el tema de discusión que se mantiene y que los distancia lentamente.

Otro caso es el de Esteban y Manuela. Son novios desde hace tres años, su relación es tan estrecha que él no volvió a frecuentar a sus amigos, ni siquiera a los más cercanos con los que jugaba fútbol los domingos, y ella se olvidó completamente de sus amigas, las que había conocido durante la infancia, las de siempre.

Ellos viven su relación intensamente; sin embargo, cuando discuten y se alejan, ella no tiene a quién contárselo y él prefiere encerrarse y no hablar con nadie, además, el fútbol ha pasado a un segundo plano.

Según expertos, esto hace parte de las problemáticas que se generan al no involucrar a la pareja en algunas actividades del círculo social, o también al alejarse completamente del grupo de amigos. Así, la ruptura de la relación de noviazgo o el final de la amistad se convierten en crisis por la falta de equilibrio de la balanza.

En ese orden de ideas, Álvaro Bonilla, docente del Politécnico Grancolombiano, considera que es muy importante que cuando se establece una pareja, se tenga presente que no se debe descuidar el círculo social. "Las personas antes de entrar en una relación tienen amistades precedentes, así que cuando un novio o novia exige exclusividad y restringen al otro, pasa que cuando la relación finaliza se quedan sin pareja y sin amigos. Así que es prioritario que se haga una vinculación", subraya.

De acuerdo con Paola Andrea Pardo, psicóloga de la Universidad EAN, experta en problemáticas de jóvenes y adolescentes, "se necesita de un espacio en el que se pueda estar con los amigos y con la pareja al mismo tiempo, sobre todo en el instante en el que la relación inicia y se empiezan a descubrir entre sí", explica.

En el caso de Juan y Ximena, por ejemplo, "intentar excluir a la pareja de los amigos es como alejarla de la familia, ya que ellos son la familia que uno ha formado y elegido.  Muchas veces el hecho de no invitar a la novia o novio a relacionarse con los amigos significa inseguridad, puede ser que esa persona no quiera dar a conocer su forma de comportarse en el ambiente de los amigos", puntualiza.

Este es un signo preocupante, dice Bonilla, "ya que estamos hablando de un tema de aprobación social, entonces cuando una persona no quiere presentar es porque quizás presiente que por un factor u otro su pareja no va a ser aceptada socialmente.

Muchos tienden a pensar que es que esa persona siente vergüenza de presentarlo a su grupo. Así que no es una buena señal ni para quien no es presentada ni para aquella que no lo quiere presentar", asegura.

Por su parte, Andrés Mauricio Cano, docente del Instituto de la Familia de la Universidad de La Sabana, sostiene que el crecimiento de la pareja, al hacer contacto con las actividades del círculo de amigos de cada uno, es inevitable y ese es uno de los aspectos positivos; "definitivamente hacen que la relación se profundice, se haga más fuerte", indica.

Agrega Pardo que tres aspectos son fundamentales para tener en cuenta en este tema. En primer lugar, de alguna forma, cuando se tiene un grupo de amigos donde el vínculo es tan fuerte, se puede ver que ellos siempre están, así los noviazgos de cada uno cambien constantemente, por eso es fundamental mantenerse juntos a pesar de las relaciones de pareja, tal vez no con la misma regularidad que antes, pero hay que conservar y cuidar a los amigos.

En segundo lugar, "participar de las reuniones no significa que se vaya a establecer un vínculo fuerte con las amistades del novio o novia; se trata de una relación de cercanía no más, los amigos son de quien son. En tercer lugar, es justo pensar que involucrar a la pareja no significa compartir todos los espacios, es indispensable que existan momentos donde se esté exclusivamente con los amigos", subraya la especialista.

Una situación adicional es la de Mateo y Gabriela. Ellos comparten el mismo círculo porque se conocieron allí y establecieron su relación. Todo está bien mientras no discutan, ya que cuando lo hacen, el grupo se entera de toda la situación y algunos de sus miembros tienden a manipular un poco a Gabriela, quien siempre espera que sus amigas la aconsejen para actuar.

Este también es un caso típico, dice Pardo: "cuando las relaciones se dan en ese contexto, hay que asumir las condiciones. Por lo general, se debe entender que la pareja está expuesta, diferente a aceptar que su relación está abierta a lo que pueda suceder con respecto a las críticas o intermediación de esos amigos, todo depende de los arreglos iniciales, de las reglas de juego que se hagan para aceptar y asumir", insiste.

De esa forma, el gran problema que afecta a la pareja que se forma de un grupo de amigos es el rumor, este puede ayudar o tal vez hundir la relación, así que hay una estrategia clave para formar esta clase de acuerdos al inicio de la relación, dice Bonilla. "Se trata de negociar que mi pareja va a elegir a una amiga especial que haga parte del grupo y yo escogeré a un amigo al cual se le pueden confiar algunas cosas, para que de allí no salga la información, es una solución que puede funcionar", admite el experto.

Fundamental llegar a los acuerdos de pareja

En el caso de que la relación se proyecte hacia la estabilidad del noviazgo, y alguno de los dos haya sido parte de un círculo de amigos muy frecuente, donde se hacían planes cada ocho días, por ejemplo; es prioritario que esa persona forme acuerdos con su grupo de amigos dándoles a conocer que las salidas no van a ser tan frecuentes y, al mismo tiempo, negocie con su pareja las actividades con ellos de vez en cuando donde esta, incluso, se pueda integrar a las actividades.

Sheyla Vanessa Rojas
Redactora de EL TIEMPO

Publicación
eltiempo.com
Sección
Otros
Fecha de publicación
9 de marzo de 2012
Autor
Sheyla Vanessa Rojas

Publicidad

Paute aqu�