Cerrar

Publicidad

Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Últimas Noticias

Ver más últimas noticias

Patrocinado por:

Hay altas probabilidades de que nueva 'lesión' sea 'maligna': Chávez

Afirmó que la operación a la que debe someterse no pasará del fin de semana y será en La Habana.

"No estamos seguros, nadie puede decir, científicamente hablando, que esa nueva lesión sea maligna, sin embargo hay probabilidades altas de que lo sea, porque está en el mismo lugar donde estaba el otro, el tumor grande, por eso hay que extraerlo", indicó Chávez en una comunicación con el canal estatal de televisión VTV. (Vea Recordando el paso de EL TIEMPO... Hugo Chávez Frías).

"Todos estamos optimistas", añadió. Recordó que esa nueva lesión "estaba dentro de las probabilidades" tras la cirugía del tumor en junio, pero aseguró que él está "mucho mejor" que en aquella oportunidad para encarar la nueva intervención quirúrgica. (Una recaída no es metástasis/ Columna del doctor Francisco Fernández)

"Hay que actuar rápido para precisar las características de esta lesión", dijo, y así después "proceder con una nueva etapa de tratamiento". "Nada para alarmarse. De cosas peores hemos salido", añadió. 

Chavez anunció que se operará en La Habana, "allá está todo listo, porque además son los mismos médicos que me operaron, que conocen incluso (...) la herida de aquella operación" de hace ocho meses, indicó. (Lea más información sobre el cáncer de Hugo Chávez)

Tras un fin de semana plagado de rumores sobre un agravamiento de su estado de salud, el presidente venezolano, Hugo Chávez, apareció en la televisión. Su sola presencia parecía significar un desmentido, pero terminó confirmando que en Cuba le detectaron una nueva "lesión".

"A estos rumores que empezaron a circular, les voy a salir al frente. Saben bien que me dio cáncer (...). A mitad de febrero correspondía un nuevo examen. Fui a Cuba el sábado, amanecí allá. Había decidido informar el miércoles con detalles lo que había pasado y los resultados de los exámenes. En el examen se ha detectado una lesión en el mismo sitio donde fue sacado el tumor (en junio).

Eso obliga a extraer esa lesión de dos centímetros de diámetro, que debe ser operada". Según dijo poco después, la intervención "no pasa del fin de semana".

El mandatario, que evitó usar la palabra 'tumor', habló desde un complejo industrial en su estado natal, Barinas, con casco de obrero y el rostro hinchado, acompañado de su hija Rosa Virginia, quien tenía el semblante serio y los ojos aguados.

Comentó que, a partir de los exámenes que se hagan del tejido extraído se sabrá si es benigno o maligno, pero de nuevo evitó precisar cuál es el órgano afectado.

La prensa brasileña señaló la semana pasada que el presidente Chávez estaba muy grave, con metástasis en varios órganos, incluido el hígado.

Estas versiones fueron desmentidas categóricamente por el mandatario. "Desmiento totalmente lo que circula: que tengo metástasis, que tengo cáncer en el hígado y que ya me estoy muriendo. Por lo contrario, los exámenes indican que no tengo metástasis en ninguna parte; solo esa pequeña lesión".

Por otra parte, el periodista venezolano Nelson Bocaranda advirtió desde el domingo, por las redes sociales, que Chávez y parte de su familia viajaron a La Habana para evaluar la posibilidad de que se le efectuara o no una operación de emergencia al mandatario.

Aunque hoy estos datos fueron confirmados, el ministro de Comunicación e Información, Andrés Izarra, respondió el lunes que todo era parte de la "guerra sucia de la canalla".


Campaña de preguntas

Con su salud de nuevo cuestionada, resurgen las preguntas sobre si Chávez soportará los rigores de la campaña electoral que se avecina o si, como ocurrió cuando anunció su padecimiento de cáncer, se verá beneficiado políticamente con un aluvión de solidaridad.

De momento, los venezolanos todavía reaccionan con asombro ante el nuevo anuncio y muchos deploran la escasa información que oficialmente se ha dado al respecto.

El analista y director de la encuestadora Datanálisis, Luis Vicente León, advirtió que al Presidente le será muy difícil ahora retomar el hilo discursivo de 'salud total' que había escogido para la campaña y que "el impacto positivo de la solidaridad por enfermedad en política tiende a ser más bajo y más corto la segunda vez".

Señaló que, a partir de este momento, es previsible la inquietud dentro del chavismo, que estará pendiente de si el Presidente sugiere alguna "ruta de sustitución (un sucesor)", algo que lucía descartado.

Sobre esa base, Chávez ya había comprometido a sus 'delfines': el vicepresidente Elías Jaua sería su candidato para la gobernación de Miranda, y el canciller Nicolás Maduro, para el estado Carabobo. Pero el anuncio de ayer podría cambiar sus roles. Hasta el final de la noche, ningún vocero de la oposición se había pronunciado al respecto.

Todos los ojos y oídos parecen estar esperando los detalles que prometió el Presidente que daría sobre la nueva operación y los resultados para hacer sus cálculos.


Iba a toda máquina por la reelección

La dinámica y furibunda reacción de Chávez a la elección de Henrique Capriles como su rival para las presidenciales parecía no dejar lugar a dudas: estaba curado.

No fue solo su presencia mediática, sino la duración de las cadenas (dos de radio y televisión de casi tres horas cada una) y la vehemencia mostrada en ellas. Desde su despacho desplegó insultos, cantó y prometió batalla.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Con agencias

Publicación
eltiempo.com
Sección
Mundo
Fecha de publicación
21 de febrero de 2012
Autor
VALENTINA LARES MARTIZ

Publicidad

Paute aqu�

Publicidad